Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Popiproperfo escriba una noticia?

Los graffitis una plaga en las ciudades

21/05/2009 00:51 2 Comentarios Lectura: ( palabras)

Marcar territorio para encontrar identidad

Armados con objetos punzantes, rotuladores, sprays, ácidos o lo que se les antoje "artistas" de nuestro tiempo desafían el orden establecido y las multas para dejar la impronta de su marca en numerosas ciudades. Los daños al mobiliario urbano y a los bienes públicos y particulares son cada día más abundantes y el coste del borrado cada vez es más caro para los ayuntamientos y las asociaciones de empresarios y comerciantes.

Se ha hablado de destinar espacios específicos a estos compulsivos graffiteros que buscan su identidad ensuciando paredes, transportes públicos o lo que les pete, a lo mejor porque no tienen otro modo de expresión, ni lugar donde exponer sus ansias gráficas. En muchos casos se trata tan sólo de contravenir la legalidad por el simple hecho de cometer un delito y saltarse una prohibición.

Como no se ponga freno a esta "cultura" heredera del hip hop proveniente de los barrios marginales de Nueva York nuestras ciudades acabarán siendo una visualización dadaísta del horror, la soledad y el desamparo de nuestro tiempo.

Al Ayuntamiento de Madrid limpiar las pintadas le viene a costar por año alrededor de 6 millones de euros, a Barcelona 3, 7, a Zaragoza 1, 3 y en muchos centros urbanos ya hay un gasto cada vez mayor para lavarle la cara a la ciudad y quitarle "las espinillas" graffiteras que proliferan como un virus de gripe porcina.

En San Sebastián de los Reyes (Madrid) a los graffiteros que les pillen "in fraganti" la gracia de pintar por doquier les puede costar hasta 3.000 euros de multa. En Madrid puede alcanzar los 6.000 euros. En esta población del norte de Madrid la Policía local ha realizado campañas entre los escolares para informar de los perjuicios que causan las pintadas en lugares no autorizados. Además en muchas ocasiones acabada la limpieza llega el siguiente graffitero y emborrona otra vez lo que limpiaron a modo de venganza por el graffiti borrado. Es el cuento de nunca acabar.

Graffitis

En algunos comercios encargan para sus espacios visibles graffitis bajo presupuesto y de "calidad" para que no les pongan atrocidades visuales de manera vandálica o por darse un aire de modernidad según la clientela a la que se dirijan.

Toni Blair, afirmó en 2006 :"El graffiti no es arte es un delito". Giuliani, cuando fue alcalde de Nueva York dijo que la permisividad con los graffitis incitaba a cometer delitos mayores. El graffiti de mural entre los graffiteros es como menos apetecible y demasiado "light", por lo que muchos siguen considerando que su "vocación" no se cumple si no es con la pintada salvaje en los sitios más inverosímiles y donde más se vean sus "gritos gráficos".

Una ciudad sucia y degradada no es atractiva para el turismo y expulsa al ciudadano y al comerciante. Otros dicen que los graffitis forman parte del paisaje urbano de nuestros días y que lo humaniza. A estos últimos les contestan que entonces dejen que les pinten los graffiteros su casa, su coche y hasta la pantalla del ordenador. Impera hoy por hoy la contaminación visual en dura competencia con la sonora. Otros al graffiti lo llaman "arte de tribus urbanas".

En el fondo se trata de un problema de educación que no es abordado por los padres de muchos adolescentes que delegan sus funciones en otros y se inhiben de lo que hagan o dejen de hacer sus hijos, al menos mientras no tengan que pagar una elevada multa. El quid de la cuestión no es tanto discernir si es algo bonito o feo el graffiti sino el lugar donde se pinta.. Los graffiteros pretenden un cambio de la sociedad por no encontrar su propio espacio en la vida. No parece que pintarrajear la geografía urbana cambie para nada las estructuras y el tono de las injusticias con las que quieren acabar.

La exageración tampoco es buena cosa pues en 1992 un grupo "Eclarieurs de France" mientras hacía la limpieza de las paredes de la gruta de Mayriéres borraron algunas de las pinturas rupestres de bisontes que algún vándalo había pintado allí, se supone para propiciar la caza, hace 15.000 años. No supieron distinguir lo contemporáneo de lo más ancestral y primitivo.

Contaminación visual


Sobre esta noticia

Autor:
Popiproperfo (29 noticias)
Visitas:
20933
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

shine (11/12/2009)

bueno ps esta mal k piensen de esa forma de nosotros los grafiteros ya k es una forma de expresarnos y ps sentimos que les kueste kada ves mas pero nuestro arte es mal visto por las personas k no disfrutan su vida o k piensan se van a matar por una graffiti por el hecho de pisarlo pero no nosotros somos pacifikos pero si se nos provoca pordemos ser fatales

0
+ -
Responder

Manuel (26/01/2010)

Las paredes blancas no dicen nada