Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lainvasiondelasultracerdas escriba una noticia?

Goyas 2011. O el extraño caso del público español.

14/04/2011 19:32 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Pues nada, ya tenemos las nominaciones para la próxima edición de los Goya. Y yo no sé si es que este año he sido más consciente de lo que se ha hecho y estrenado por estos lares, pero el caso es que me encuentro con nominaciones más que cantadas, nominaciones que echo muy mucho en falta... y nominaciones que no entiendo a santo de qué vienen, la verdad. En el apartado timei-A , podemos subrayar la mayoría de nominaciones para Balada triste de trompeta (film de factura técnica yo creo que casi impecable), la del señor Cruz como mejor actor por Biutiful (¿acaso no fue ya premiado en Cannes?) o También la lluvia como mejor film (sería raro que nuestra candidata para los Oscar de este año no estuviera nominada a los Goya como mejor película).

En el apartado timei-B , es decir, en el de nominaciones que echo mucho de menos, sin duda va a la cabeza La herencia Valdemar , película ejemplar a nivel técnico (excelentes banda sonora, fotografía, vestuario, maquillaje, diseño de producción, efectos especiales... todo ello mucho más arriesgado y muy por encima de la media de lo que suele hacerse en nuestro país) que, sin embargo, ha sido premiada con un vacío absoluto e incomprensible en las nominaciones. Que me lo expliquen. También me sorprende que Carlos Areces no haya sido nominado a actor revelación por el film de Alex de la Iglesia , que la soberbia banda sonora de Jocelyn Pook para Habitación en Roma parece que no es tan soberbia para los académicos, que un film tan conseguido como La isla interior esté ausente del todo en la lista... o que, una vez más, Manuela Vellés se quede con el culo al aire en lo que a reconocimientos se refiere por su visceral trabajo en Secuestrados (sí, sé que la película no está ni estrenada, pero sí fue propuesta y aceptada para los Goya de este año).

Por último, y ya pasando a nominaciones de las que yo pasaría total, me deja con el culo twisted extremo que se reconozca la labor de Carolina Bang como mejor actriz revelación (ya dije en su momento que la chica está verde como la hiedra y verde como tus ojos verdes) o Terele Pávez como actriz secundaria (yo casi diría "actriz terciaria", por lo poco que sale... y por lo poco que hace, dicho sea de paso, pues el papel es anecdótico a más no poder), ambas por la película del director de la Academia. Y hablando del director de la Academia, esto me viene al pelo para hacer la reflexión que quería traer a colación: la "particular" relación del público español con la ficción que se factura en este país nuestro. Una relación peculiar, cuanto menos, y que me ha traído más de un quebradero de cabeza... pero a cuya desconcertante conclusión creo estar llegando por fin.

Hace poco leí en Facebook un comentario de un conocido mío que desconfiaba de tanta nominación precisamente a la última película del director de la Academia de Cine Español. Todo le parecía muy sospechoso, máxime cuando decía que Balada triste de trompeta se había llevado un importante palo crítico en nuestro país. Dejando de lado que dudo entre bastante y mucho que este conocido se haya molestado en pagar una entrada por ver la película, supongo que lo que él desconocía era no sólo que no hay unanimidad entre la crítica española a la hora de poner a caldo a De la Iglesia, sino que la película ha sido más que bien recibida fuera de nuestras fronteras (como suele suceder de forma alarmante de un tiempo a esta parte: ver los últimos Almodóvar , Médem , incluso Amenábar ...). Y es que casi se diría que hay que bajarse del burro y reconocer que es verdad aquello de que "nadie es profeta en su tierra". Basta con darse un paseíllo por determinados foros, o incluso tan sólo bajarse a pie de calle, para constatar que la opinión general es, tristemente, la misma de hace veinte años: el cine español es una mierda, sólo se salva una de cada diez películas, yo no pago por ir a ver cine español ... etc. Aún los hay que defienden que "el cine español sólo trata de la guerra civil, putas, yonquis y maricones" , pero lo cierto es que las pruebas que rebaten esta opinión son ya tan sangrantes que cada vez son menos los que se acogen a esta teoría. Por el contrario, lo de que el cine español es una basura sigue siendo moneda corriente entre la opinión general.

Hasta aquí, uno podrá estar más o menos de acuerdo, pero no nos queda más remedio que admitir que, para gustos, los colores... y que todas las opiniones son respetables, por irracionales que nos suenen. Sin embargo, es ya con estadísticas en la mano cuando uno comienza a fliparlo. Me explico: el mes pasado, estaba leyendo La Revista 40 (sí, señora, yo también cometo errores) y me topé con un interesante artículo que se titulaba Amamos las series españolas o algo así. En él, se analizaba el boom de la ficción televisiva nacional, que ha llegado a superar con creces la audiencia que tienen las series americanas. Para redondear la tesis, se mostraba una comparativa de la audiencia que había obtenido el último capítulo emitido en España de una lista de series americanas frente a la audiencia que había obtenido el último capítulo emitido de una lista de series españolas... y os puedo asegurar que los números te dejaban de piedra. Cuando uno veía que el último capítulo de Aída había superado con creces (muchas creces) al último de Dexter , no podía por menos que enmudecer. Lamento mucho haber tirado la revista, porque los datos eran de lo más elocuentes y ahora me vendrían al pelo, pero la conclusión sí la recuerdo: hay más público español que consume series nacionales que americanas. Lo cual, por supuesto, choca frontalmente con esa opinión general de que el cine español es una mierda y que nadie paga un mal Euro por ver una película española... ¿O, en realidad, no choca tan frontalmente como parece? Al fin y al cabo, ¿se puede considerar que las series españolas son cine? Y, sobre todo, ¿pagamos por ver televisión, del mismo modo que pagamos por ver cine? Obviamente, no.

Más preguntas: sin salirnos de los audímetros españoles, ¿tiene una serie de éxito tan rotundo como Águila Roja más calidad formal (y de cualquier tipo) que series de éxito más modesto como son Espartaco o Roma ? Evidentemente, no. Sería muy osado afirmar que Águila Roja , con esa ambientación como de parque temático (ni hablemos de los guiones) es ya no te digo superior, sino comparable siquiera, a las otras dos producciones mencionadas. Y sin embargo, ahí tenemos los números de audiencia, cantando La Traviata a todo pulmón. O vayámonos a una serie yanqui de éxito contrastado como The Walking Dead , que en su estreno español alcanzó un 14, 2% del share ( 2.961.000 espectadores), mientras que el último capítulo de Hispania la superaba de forma más o menos amplia con el 17, 8 del share (3.376.000 telespectadores). Y yo me pregunto: de cara a las taquillas de cine, ¿de verdad toda esa audiencia pagaría entrada por ver antes Águila Roja o Hispania que por ver Espartaco , Roma o The Walking Dead ? Si en vez de series, fueran películas, ¿en serio el público español que tanto favorece a las series nacionales convertiría en rompetaquillas a Aída o Sin tetas no hay paraíso en detrimento de, pongamos, Mad Men , A dos metros bajo tierra o incluso Cómo conocí a vuestra madre ?

Pero voy aún más allá. Dejándonos de comparativas con lo que viene de fuera: si nos ponemos con una balanza en la mano, por no decir con un manual de cine/televisión en la mano, ¿alguien se atreve a afirmar que Los Serrano tiene más calidad que cualquier película de Pedro Almodóvar , Juanma Bajo Ulloa o, qué sé yo, Agustín Díaz Yanes ? ¿De verdad alguien tendría el cuajo de decir que una ordinariez como Los hombres de Paco es mejor producto que cualquier película de Alex de la Iglesia o Icíar Bollaín ? ¿Tiene El internado la tensión y el nivel cualitativo de una película de Jaume Balagueró o Alejandro Amenábar ? ¿Podemos decir que una serie tan burda y tosca como Aída se puede comparar en lo más mínimo con la lucidez de cualquier García Berlanga o algunos ejemplos de alta comedia (que haberlos, haylos) de un Gómez Pereira ? ¿En serio Doctor Mateo alcanza en sus momentos más emotivos un ápice de lo que logran incluso en horas bajas Julio Medem o Isabel Coixet ?

Y sin embargo, mientras el cine español "es una mierda", las series españolas (en general, contrastadamente inferiores, incluso burdas en la mayoría de casos) siguen arrasando. ¿Nos hemos vuelto locos o qué? ¿Cómo se come eso? Pues, después de analizar los factores, yo creo que se come muy fácil: el público español está muy dispuesto a ver ficción española, obviamente, por muy mala que sea... pero, eso sí, siempre y cuando no tenga que pagar por ello. No pagaremos por ir a ver una comedia negra tan resultona y estimulante como Sexykiller (fracaso absoluto en las taquillas españolas, éxito relativo en los videoclubs europeos), pero sin embargo, no tenemos inconveniente en convertir a Los protegidos (esa imitación barata de Héroes y Los Increíbles ) en una de las series más vistas. ¿Por qué? Me reitero: por Sexykiller hay que pagar, por Los Protegidos no. Así que llego a una conclusión: si el cine español pudiera hablar, miedo me da lo que tendría que decir de sus espectadores...

NOTA BENE: Ojo, que la mayor parte de la ficción televisiva española actual sea de una vulgaridad que asusta no significa que todo sean desechos. Ahí tenemos miniseries como La princesa de Éboli o La duquesa , ambas de una factura más que notable (en el caso de esta última, por momentos exquisita, casi cinematográfica), series como Cuéntame cómo pasó (que me dicen que es de calidad, aunque no la veo) , Hay alguien ahí (hay varias personas que me habían hablado bien de ella y, ahora que la estoy viendo, he de decir que, pese a ese look excesivamente televisivo y algunos fallos menores, no está nada mal) o las ya clásicas Aquí no hay quien viva y Siete Vidas (las cuales, pese a una calidad decreciente en sus temporadas, han tenido guiones bastante aceptables).


Sobre esta noticia

Autor:
Lainvasiondelasultracerdas (55 noticias)
Fuente:
lainvasiondelasultracerdas.blogspot.com
Visitas:
3309
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.