Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Un Drogadisto escriba una noticia?

El gobierno, el tabaco, la crisis, las drogas y los impuestos

10/12/2010 19:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cada vez que suben los impuestos del tabaco, el gobierno evidencia su incompetencia

Parece que al actual gobierno todas las circunstancias le quedan grandes y se le escapan de las manos.

Hablan de que el tabaco se ha de equiparar a los precios del resto de europa, lo cual es una aberración más incluso que un sinsentido ¿acaso son los sueldos equiparables con los de Alemania o Francia? Nuestros salarios son más bajos y algunos de nuestros precios son incluso más altos, no sólo comparativamente, valgan como ejemplo los servicios de ADSL y el mercado inmobiliario.

Este tipo de iniciativas sólo subrayan la debilidad de un ejecutivo agónico, incapaz de hacer cuadrar las cuentas a pesar de los importantes recortes sociales decretados y la subida del IVA y otros impuestos, todo ello habiendo gozado de un supehábit hace pocos años.

16% iva

Todo ello para pagar el rescate de unas empresas cuya gestión les ha llevado a la quiebra técnica, de ahí las necesidades de recapitalización, el baile de fusiones ante el que asistimos atónitos y otros esperpentos que se pueden contemplar como la crisis de la deuda provocada en gran parte por esas entidades rescatadas. La paradoja es de carcajada.

Y parece ser que somos los fumadores los que tenemos que pagar más que los demás el precio de la crisis y la reducción del monstruoso déficit que han generado medidas que favorecen más a las clases medias y altas que a las bajas. Dígase por ejemplo el famoso cheque bebé, devolución del IRPF, etc.

Alguna gente no tiene posibilidades económicas de crear una familia aunque le ayuden con una pequeña suma inicial, otros tienen salarios tan bajos que su retención de IRPF no les permitió beneficiarse de la medida completamente, amén de lo confusa que fue. No nos engañemos: Esto no es un gobierno de izquierdas.

tabaco

Dentro de todo este panorama de crisis, el tabaco es el producto que más ha subido, con diferencia. Pueden tener ustedes la certeza que ni el señor Zapatero, ni el señor Rubalcaba, ni el señor Blanco, fuman. Más bien da la impresión de que tienen un odio acérrimo, casi irracional, a los que disfrutamos de la costumbre de tragar humo. No cabe más explicación acerca de la prohibición de fumar en todo establecimiento público vigente a partir del 2 de enero de 2011. (Iba a entrar en vigor el día 1 pero evidentemente han preferido no hacer más el ridículo) La medida supone volver a legislar un asunto que ellos mismo ya habían legislado, al parecer sin el resultado que esperaban: ya hay bares para no fumadores, ahora tendrán que ser todos para no fumadores. Cae por su propio peso que la ley es absolutamente despótica aunque los no fumadores lo vean con connivencia, unos, y otros con el mismo entusiasmo con el que los nazis despojaron a los judíos de sus derechos en la alemania de la primera mitad del siglo XX.

El problema del gobierno ya no es sólo un problema económico, no. Es un problema de talante

En resumidas cuentas, en el conocido tras sus fronteras como "Reino de España", (qué anacrónico suena, ¿verdad?) el problema del gobierno ya no es sólo un problema económico, no. Es un problema de talante. No quiero hacer hincapié en el asunto de los cables de Wikileaks ya que merece artículo aparte, pero en relación al talante del gobierno si que vale la pena subrayar la terrible magnitud de su hipocresía, profundamente vergonzosa.

Y sería una alivio tener la certeza de que estos impresentables señores no van a volver a gobernar en el resto de sus días si no fuera por la seguridad de que lo que nos aguarda no es, ni mucho menos, mejor. En cualquier caso la diferencia con su alternativa política cada día está más atenuada, en algunos asuntos es inapreciable y en otros inexistente.

Para una persona que se considera de izquierdas, como la que escribe estas líneas, no hay panorama más entristecedor que un partido que, hace mucho ya, concluyó su viaje hacia el centro, siga caminando en la misma dirección. Que ante tal desastre, despropósito, desbarajuste, la reacción del voto en nuestro salvaje bipartidismo sea bascular aún más hacia las conductas que son objeto de mayor rechazo. La única traición es la de los gobiernos a sus ciudadanos, no la de los perseguidos por poner de relieve la verdad, volviendo de pasada al asunto de Wikileaks.

crisis

En el marco de la crisis, tratando de encontrar ese dinero que de alguna parte ha de salir, algunos pensadores, incluido el expresidente Felipe González, han tanteado la posiblidad de legalizar algunas sustancias ilegales, alias drogas. Y desde el punto de vista del que nunca ha entendido como puede declararse ilegal algo que crece en el suelo, puede parecer una idea audaz y clarividente:

Pero cuidado, porque en vistas de lo desproporcionadas que pueden ser algunas medidas impositivas cuando acucia la necesidad, esa posibilidad conlleva unos catastróficos peligros morales en nuestra sociedad. Uno de ellos es el pernicioso provecho que se obtiene a través del aumento de impuestos sobre demandas inelástcas. Más pernicioso aún cuando repercuten exclusivamente sobre un grupo social, y más grave si acaso tratándose, como en la hipótesis que se plantea, de un colectivo en el que un significativo porcentaje se encuentra en situaciones próximas a la marginación o de exclusión social.

Por no hablar de como esta sociedad de mercado, a través de la publicidad y el marketing, aliados con el abundante crédito, se ha dedicado a incenhvar el consumo hasta llevar la deuda a niveles de colapso. Aún teniendo en cuenta tales circunstancias uno puede preservar sus convicciones y seguir albergando la certeza fllosófica de que las mal llamadas drogas deben ser y serán legales sin menocabo de la seria duda a la que la posibilidad nos arroja: ¿está la sociedad, y por ende sus gobiernos y las multinacionales que gobiernan a los gobiernos preparados para ello? Hasta fecha de hoy se han demostrado ambos del todo irresponsables en todos los frentes: Gestión económica, productiva, medioambiental, energética...

Este tipo de iniciativas sólo subrayan la debilidad de un ejecutivo agónico, incapaz de hacer cuadrar las cuentas a pesar de los importantes recortes sociales


Sobre esta noticia

Autor:
Un Drogadisto (16 noticias)
Visitas:
7125
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.