Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Patitofeo escriba una noticia?

El Gobierno italiano presenta un plan para ahorrar 24.000 millones en dos años

25/05/2010 12:04 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Sueldos congelados, pensiones aplazadas, lucha contra la evasión fiscal, condonación de viviendas ilegales y recorte del 10% del gasto ministerial.- La oposición califica el ajuste como un "pastiche"

Reducir el peso del gasto y empleo públicos y luchar contra la evasión fiscal y la economía sumergida para enviar un mensaje de rigor a los mercados y los especuladores. Esas son las líneas rojas que marcan el plan de austeridad que presentará esta tarde el Gobierno italiano. El ajuste alcanzará un valor global de 24.000 millones, repartidos a la mitad entre 2011 y 2012.

Silvio Berlusconi, refugiado en su optimismo proverbial, ha negado durante dos años la crisis y después ha presumido de que Italia lideraba la recuperación mundial. Finalmente, esta tarde dará la cara para presentar a la prensa un plan que su número dos, Gianni Letta, pintó ayer de forma dramática. "Italia necesita hacer grandes sacrificios para escapar del peligro de Grecia; esperemos que sean provisionales", dijo Letta.

Como exigió el jefe del Estado, Giorgio Napolitano, desde Washington, el ajuste repartirá los sacrificios de manera equitativa. Probablemente, todos quedarán descontentos. La oposición ha calificado el plan como "un pastiche".

Las medidas mezclan la contención del gasto, la lucha contra la evasión fiscal y la búsqueda de nuevos ingresos. Según ha trascendido, se congelarán durante tres años los salarios de los funcionarios; se bloquea el acceso a las pensiones; aumentan un 10% las cuotas fiscales de las opciones por acciones y los bonos variables en el sector privado; se harán nuevos peajes en las circunvalaciones de las ciudades; se obliga a los profesionales a facturar todos los servicios por encima de los 3.000 euros y se restringen los pagos en metálico hasta los 5.000 euros para reducir la evasión fiscal. Además, se emprende la regularización, con una multa, de 2, 5 millones de inmuebles ilegales, partida que puede suponer 5.000 millones de euros en nuevos impuestos.

El ministro de Economía, Giulio Tremonti, ha tenido que hacer encaje de bolillos para cuadrar la maniobra financiera sugerida por la UE y el FMI para el bienio 2011-2012. Los problemas italianos, según la OCDE, proceden de la elevada deuda pública (el 116% del PIB, con un déficit del 5, 3%) y de la excesiva carga de la administración pública sobre la economía.

Con 3, 5 millones de funcionarios, Italia es el quinto país europeo, tras Irlanda, Grecia, Portugal y España, donde más ha aumentado el gasto del sector público desde 1999 hasta ahora: creció un 42, 5% frente al 35, 7% de la media europea, el 53, 1% de España, el 110, 8% de Irlanda y el 17, 1% de Alemania.

Inquieto por su caída de popularidad (que se sitúa en el mínimo de la legislatura), Berlusconi se ha visto forzado a tragar varios sapos de difícil digestión. Su omnipotente Protección Civil, base del governo del fare (el gobierno que hace cosas) y fuente del escándalo de corrupción de los Grandes Eventos, pasará a ser controlada directamente por Tremonti.

Además, el ajuste golpeará el bolsillo de sectores tradicionalmente cómplices del centro derecha, como los dirigentes de los 10.000 entes públicos; los profesionales poco amantes de facturar el IVA, y los 500.000 empresarios que declaran al fisco rentas de menos de 15.000 euros al año.

Tratando de evitar la contestación social, el ajuste evita cargar las tintas sobre las capas más pobres y las clases medias, que son quienes pagan masiva y religiosamente sus impuestos y han abonado ya, por adelantado, la factura de una crisis que en dos años ha dejado la cifra desempleo en 2, 1 millones de parados y ha obligado a cerrar millares de fábricas y empresas.

Después de mucho barajar, Tremonti ha diseñado un plan que podrá ser leído como un golpe de mano contra los furbi (los pícaros) y los evasores. No deja de ser irónico, ya que Berlusconi ha sido juzgado varias veces por tener cuentas secretas en paraísos fiscales y ha justificado la evasión cuando los impuestos son demasiado elevados. La gran paradoja es que en otoño pasado el propio Tremonti aprobó un escudo fiscal que permitió a evasores y mafias repatriar 95.000 millones del extranjero pagando una multa del 5%.

Según los datos de Hacienda, Italia deja de ingresar cada año 100.000 millones de impuestos por culpa de los evasores y la economía sumergida (el 22% del PIB). Seguramente, Romano Prodi habrá sonreído desde su retiro boloñés al ver que las medidas más serias afectan a esos capítulos, vieja obsesión del centro izquierda. La restricción de los pagos en metálico hasta 5.000 euros fue ya aprobada por Prodi en 2006 e inmediatamente cancelada por Berlusconi cuando volvió al Gobierno en 2008 tras ganar las elecciones al grito de "la izquierda quiere un estado de policía fiscal".

Berlusconi, en todo caso, saldrá tocado del ajuste. Cumple su promesa clásica de no subir los impuestos, pero a cambio renuncia a las reformas estructurales que Italia necesita para generar empleo y mejorar la productividad. Dentro del paquete filtrado a la prensa estos días, apenas se adivinan propuestas contra la corrupción, la burocracia, los privilegios de la casta política, el inmovilismo de los sindicatos y el creciente poder de las mafias, que facturan 150.000 millones de euros anuales (datos de la patronal).

Los expertos consideran esas rémoras el gran obstáculo a la modernización del país. Mientras tanto, el sindicato mayoritario, CGIL, ha hecho saber que los salarios y la renta familiar siguen decreciendo de forma inquietante. 13, 6 millones de trabajadores ganan menos de 1.300 euros netos al mes; de los cuales 6, 9 millones cobran 1.000 euros o menos. Entre 2002 y 2008, la renta media familiar ha perdido cada año 1.599 euros entre los obreros, y 1.681 euros entre los empleados.

Algunos creen que lo que necesita el país no son parches, sino una mentalidad nueva. Lo decía Ernesto Galli della Loggia en Il Corriere della Sera hace tres años: "Italia tiene sobre todo necesidad de verdad. Tiene una gran necesidad de que finalmente se rompa el velo de los silencios, las reticencias, a menudo las mentiras que durante demasiado tiempo el país ha extendido sobre su efectiva realidad".

Las medidas del ajuste

A falta de conocer esta tarde, oficialmente, los detalles del plan, estas son las medidas que aprobará el Gobierno italiano.

Sueldos públicos

-Congelación durante tres años de los salarios de funcionarios, a partir del primer mes disponible.

-Los sueldos de los dirigentes que cobren entre 90.000 euros a 130.000 serán recortados un 5%; por encima de los 130.000 euros, el 10%.

-Minirrecorte de un 10% del excedente de 80.000 euros en los sueldos de ministros y parlamentarios.

Bloqueo de nuevos contratos

Durante tres años, la Administración no podrá contratar nuevos funcionarios.

Pensiones

Reducción de cuatro a una de las 'ventanas' que dan acceso a las pensiones. Como consecuencia, miles de ciudadanos deberán aplazar al menos seis meses el momento de su jubilación.

Invalidez

Traspaso del 25% del gasto a las regiones.

Los inválidos con rentas superiores a 25.000 euros no tendrán derecho a acompañante.

Se eleva el porcentaje de invalidez del 74% al 80% para poder acceder al cheque.

Lucha contra la evasión

Factura telemática obligatoria para importes de 3.000 euros o superiores.

Prohibición de hacer pagos en metálico desde los 5.000 euros (hasta ahora era de 12.500).

La declaración de IVA deberá ser certificada por un profesional responsable ante la ley.

Se potencia la participación de los ayuntamientos en la recaudación fiscal.

'Stock options'

Aumento de un 10% de las cuotas fiscales sobre los ingresos por 'stock options'.

Ministerios

Recorte horizontal del 10% para bienes y servicios, salvo para las fuerzas del orden.

Eliminación de los contratos de asesorías en la administración pública.

Casas fantasma

Los dos millones de viviendas construidas ilegalmente deberán regularizarse antes del 31 de diciembre con una multa de un 33%. Las reformas y variaciones deberán ser registradas.

Reembolsos electorales

Rebaja de la subvención a los partidos políticos de un euro a 50 céntimos por elector.

Municipios y entes locales

Los entes locales controlan 5.000 sociedades mixtas. Se prohíbe sufragar las pérdidas con cargo a los balances públicos.

Prohibición de esponsorizar equipos deportivos.

Protección Civil

Derogación de los poderes extraordinarios; desde ahora, las inversiones serán controladas por el Tesoro.

Fuente: elpais.com


Sobre esta noticia

Autor:
Patitofeo (1141 noticias)
Visitas:
3070
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.