Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Eonhadico escriba una noticia?

Un globo para frenar la entrada en la atmosfera de Marte

10/04/2014 19:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El próximo Junio la humanidad vera como un platillo volante con extraños símbolos gravados en su superficie desciende sobre la isla de Kauai. Vale, como titular un tanto sensacionalista ya que en realidad se trata de un vuelo de prueba de la NASA en el que se utilizara una nave con forma de platillo para depositar en tierra cargas pesadas con seguridad, un sistema que, quizás, algún día podría ser utilizado en Marte.

El Desacelerador supersónico de baja densidad (LDSD) alcanzara la estratosfera a bordo de un globo de la Marina de los EE.UU. que será lanzado desde la isla de Kauai situada en el pacifico. Pero este sistema no es una nave al uso, en realidad se comportaría como un airbag de gran tamaño que frenaría la nave en su entrada en la atmosfera.

image

Imagen del Low Density Supersonic Decelerator durante una prueba en tierra. NASA/JPL

"Puede parecer obvio, pero la diferencia entre el aterrizaje y estrellarse está en el frenado", comento Allen Chen del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA, el cual supervisó el aterrizaje del rover Curiosity en 2012, la mayor carga situada en otro mundo por la humanidad hasta el momento. "Realmente sólo tenemos dos opciones para parar en Marte: cohetes y la resistencia del aire. "

Hasta hace poco, la NASA ha utilizado un sistema de paracaídas para depositar las diferentes misiones robóticas en el planeta rojo. Pero a medida que pasa el tiempo, se hace evidente que si queremos realizar grandes avances en la exploración de Marte tendremos que enviar cargas más pesadas. Pero cuanto más pesada es la carga, más difícil es poder depositarla con absoluta seguridad en tierra, con el Curiosity, con un peso de una tonelada, hubo que idear un nuevo sistema que convino un sistema de frenado atmosférico con unos paracaídas para, finalmente, desplegar una novedosa grúa aérea sustentada por unos retrocohetes.

Sin embargo, el Curiosity pareció alcanzar los limites de peso de este sistema, y lo peor de todo es que las futuras misiones tripuladas requerirían sistemas que alcanzarían un peso de entre 40 y 100 toneladas métricas por misión, un peso que la tenue atmosfera marciana no podría frenar al utilizar un sistema de paracaídas. El hacer descender la nave con un sistema de retrocohetes, similar a los utilizados por las misiones Apolo en la Luna, parece estar completamente descartado ya que la entrada en una atmosfera podría provocar una serie de turbulencias que podrían superar cualquier capacidad de un sistema similar.

El diseño del LDSD podría resolver este problema al utilizar un desacelerador inflable y un paracaídas gigante dos veces el tamaño del utilizado por el Curiosity. El desacelerador se situaría justo en frente de nave y se inflaría justo después de que la nave entrase en la atmosfera, cuando esta se desplaza a una velocidad superior a Mach 3, 5. La resistencia del aire añadida ralentizaría la cápsula hasta Mach 2, momento en el que se desplegaría un paracaídas de 33, 5 metros que reduciría la velocidad de forma considerable.

El problema es que no podemos realizar este tipo de pruebas en la Tierra, por lo que para simular la delgada atmósfera marciana, el equipo en Hawaii tendrá que elevar un vehículo de prueba equipado con el sistema LDSD hasta unos 37 kilómetros sobre el océano Pacífico con un globo de gran altitud. La nave se separará y un pequeño cohete le permitiría alcanzar una altitud de 55 kilómetros, a mitad de camino de la frontera del espacio. A medida que desciende, el sistema se inflará y momentos después se desplegara el paracaídas. Finalmente, este platillo volante amerizaría en aguas del Pacifico.

De momento, la NASA tiene previstos tres vuelos de prueba más con el sistema LDSD, los directores de este proyecto analizaran los datos recabados antes de decidir cuál sería el siguiente paso a seguir. Pero además de que este sistema pueda ser utilizado en una misión tripulada, también podría servir para el envió de nuevas misiones robóticas cuyo objetivo sería el de explorar las cimas de alguna montaña. La altitud añadida por una montaña hace disminuir la presión atmosférica, por lo que hay menos aire que frene las naves tras su entrada en la tenue atmosfera, un problema que hasta el momento hemos sido incapaces de resolver con la tecnología actual, dejando estas regiones inaccesibles para cualquier explorador.

.nrelate_related .nr_sponsored{ left:0px !important; }

Sobre esta noticia

Autor:
Eonhadico (607 noticias)
Fuente:
espacioprofundo.es
Visitas:
2465
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.