Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ariel escriba una noticia?

Un gigante de las paradas cortas en el beísbol cubano. Eduardo Paret

18/03/2010 00:31 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los despachos noticiosos provenientes de nuestra amada Cuba refieren que el estelar torpedero Eduardo Paret Pérez reapareció durante el primer partido del Play Off inicial de la Zona Oriental de la Serie Nacional entre su equipo Villa Clara y Santiago de Cuba

Su debut en esta temporada fue en sustitución del joven torpedero Aledmis Díaz -gran prospecto- por salir de juego al recibir dead ball en su codo izquierdo. La reaparición de Paret fue adornada con una cerrada ovación que hizo parecer que el estadio Augusto Cesar Sandino se derrumbaría ante la emoción desenfrenada de miles de sus fieles seguidores.

A no dudar, Paret ha sido el villaclareño más admirado desde el retiro de Víctor Mesa y Pedro Jova. Ahora mismo goza de más simpatía que La Explosión Naranja por cuanto se mantiene en activo, además de su calidad y longevidad deportiva, espectacularidad, entrega al juego fuerte, sencillez y modestia tanto dentro como fuera del terreno.

Este hijo ilustre del humilde barrio Condado de la ciudad de Santa Clara nació el 23 de octubre de 1972, al igual que el superestrella Omar Linares, aunque este en 1967 y en la provincia Pinar del Rio. Asistí como testigo de los comienzos de Paret en la pelota cubana en la que debutó en la Nacional 1989-1990 y en la que como heredero de su ídolo y profesor Pedro Jova compiló para astronómico 366 con apenas 17 años de edad.

Internacionalmente dio temprana dotes que hizo adivinar a una futura estrella en el Campeonato Mundial Juvenil celebrado en La Habana en 1990. En dicha cita mundialista fue elegido como el torpedero del Todos Estrellas y el Más Valioso por terminar entre los primeros bateadores y encabezar las comparecencias, veces al bate, carreras anotadas, hits, triples y bases robadas.

En sus comienzos en Series Nacionales no demostraba excepcionales dotes a la defensa, pero gracias a su dedicación y la ayuda de sus entrenadores en especial de Pedro Jova, su manager entre 1992 y 1997, hicieron que ya a partir de 1993 se codeara de tú a tú con la gran estrella de esa posición en Cuba después de 1959: Germán Mesa.

Paret -junto a Víctor Mesa, Jorge Luis Toca, Rolando Arrojo, Oscar Machado, Eliecer Montes de Oca, entre otros- fue eje fundamental de los tres títulos y dos subtítulos al hilo conseguidos por Villa Clara bajo la dirección de Jova. Entre 1993-1996 tuvo rendimientos integralmente superiores a Germán Mesa, que le posibilitó integrar ininterrumpidamente el Team Cuba desde los Centroamericanos celebrados en Puerto Rico en 1993. Sin embargo, debió ver los juegos desde la banca en la mayoría de las ocasiones en que coincidió con Germán, no solo por ser este el indiscutible titular de la posición, sino también gracias a la injusta terquedad de los técnicos de dejar la alineación regular de Cuba en casi todo momento sin importar que el marcador reflejara una ventaja abultada a favor de los criollos, algo bien común en esa época.

Para algunos Paret debió recibir más oportunidades e incluso ir a algunos eventos de menor importancia como el dueño del campo corto. Esto no ocurrió hasta la suspensión temporal de Germán Mesa en 1996 en el villaclareño se desempeñó con acierto en la Olimpiada de Atlanta, no cometió errores y bateo para average de 375. En esa temporada de 1996 inscribió su nombre en la historia de las nacionales como el tercer pelotero que lograba en una serie robar 15 o más bases y disparar 15 o más jonrones, algo que solo han hecho con posterioridad Yulieski Gourriel y Alexei Bell aunque en temporadas de mayor cantidad de juegos y cuando el nivel del beisbol criollo denota una merma. Pero su estrella se vería apagada de repente.

Durante el entrenamiento de la Preselección Nacional en julio de 1997 fue suspendido por Decreto del Instituto Nacional de Cultura Física y Recreación INDER. La causa de su sanción -junto a sus compañeros de Villa Clara Jorge Luis Toca, Osmany García, Ángel López, Jorge Díaz, Pedro Jova y los también entrenadores Orlando Chinea y Luis Enrique González- fue por supuesta conversación telefónica con el ya “desertor” Rolando Arrojo y recibir dinero de este.

Por esta causa ajena al deporte estuvo alejado en su mejor momento de la pelota cubana por espacio de un año y por consiguiente perdió una Nacional. De los sancionados fue el único que volvió a jugar en Series Nacionales y sin delatar a ninguno de sus colegas, algo de lo que no pueden vanagloriarse muchos peloteros cubanos de esos años. Su regreso se produce en la Serie 1998-1999, pero fue marginado del equipo Cubana hasta el 2001 por no ser confiable políticamente, se sospechaba de una posible salida ilegal del país o una deserción en el exterior, pero su rendimiento fue el de siempre, de altos quilates.

En el Mundial de China Taipei, en el 2001, regresa a la Selección Nacional en condición de regular del campo corto por encima de Germán Mesa, pero se notaba errático a la defensa –hizo tres errores en pocos lances, los únicos que cometió en Campeonatos Mundiales, Olimpiadas, Clásicos Mundiales y Copas Intercontinentales- y también a la ofensiva. Al concluir el Mundial supimos por un entrenador miembro del cuerpo de dirección del equipo que Paret jugó bajo mucha presión, de un lado las habituales y naturales ofertas para que jugara en el beisbol profesional, de otro; la derivada de funcionarios de la delegación cubana que lo chequeaban constantemente para evitar una posible deserción e hicieron que el mencionado entrenador no se separara de él un instante, así como el rigor propio de la competencia después de varios años sin jugar en eventos internacionales de importancia y el pleno conocimiento que debía hacerlo bien, pues tenía a un astro como Germán en la banca cubana.

Pero Paret demostró su clase estelar a partir de ese amargo momento y se erigió como el indiscutido número uno del short stop cubano e integró todos los equipos nacionales desde esa fecha hasta el II Clásico Mundial de Beisbol. Desde el 2005 fue el capitán del Team Cuba. En el 2005 fue elegido como el mejor pelotero del Mundo por la IBAF gracias en gran medida a su gran rendimiento en el Campeonato Mundial celebrado ese año en que fue el mejor torpedero y el Más Valioso.

A partir del 2006 comenzó a declinar su rendimiento en el aspecto ofensivo y en la velocidad, aunque no la potencia de su brazo y calidad defensiva. En la Serie Nacional 2008-2009 apenas jugó una veintena de partidos, pues recibió permiso para acogerse a un tratamiento de fertilidad junto a su esposa, proceso que se ha extendido hasta el presente y que ha hecho que no haya podido jugar hasta el pasado domingo 28 de febrero. Su regreso no pudo ser mejor, instantes después de haberse situado a la defensa y realizó dos joyas defensivas en batazos por encima de almohadilla de segunda que hicieron delirar a la afición. Uno de sus engarces prodigiosos sirvió para impedir un hit al jardín central de Héctor Olivera jr. A la ofensiva vino a batear en medio del caluroso recibimiento de su público y dio línea de hit que dos carreras, se coló con el tiro del jardinero en segunda base y minutos después anotó otra. Cuando ancló en segunda el torpedero Luis M. Navas como y el segunda base Héctor Olivera, acudieron en gesto deportivo a abrazar a quien ha sido un ejemplo como pelotero y persona.

De no ser por su ausencia de la pelota cubana en las dos últimas temporadas tendría mejores números de los que ya tiene en el beisbol de Series Nacionales. Esta entre los primeros en casi todos los departamentos ofensivos con excepción de los jonrones, impulsadas y average. También está entre los primeros en lances, asistencias, doble plays, innings y partidos jugados.

Algunos compatriotas no entendían que a Paret se le haya con cedido ese privilegio de recibir un tratamiento indefinido en México y que ahora juegue sin problemas. Pero el héroe de los naranjas nunca ha dejado de ser parte del roster de su equipo. Además, pienso que tal vez las autoridades deportivas de la isla han querido enmendar las injusticias cometidas con él entre 1997 y el 2000. Pero somos del criterio que lo que se le permite a él se les debe permitir a todos los que estén en situaciones

análogas. Sin dudas algo que puede suscitar polémica.

A favor de él hay que apuntar que durante muchos años como miembro estelar del equipo Cuba no faltaba a casi ningún juego de la temporada cubana, mal que tradicionalmente ha aquejado a la mayoría de las estrellas de Cuba que han sido miembros de su selección nacional durante muchos años en un acto típico de acomodamiento por saberse “sembrados”, pero a la vez que falta el respeto a la afición que los sigue y a los rivales de sus posiciones que rendían al máximo sin casi esperanzas de hacer el grado a eventos internacionales. Por ese fenómeno negativo es que peloteros que viajaron poco al exterior como Víctor Bejerano, Sergio Quesada, Enrique Díaz, Carlos Yanes, Alexander Ramos y Agustín Lescaille están entre los punteros de varios departamentos de los tres aspectos del juego, por encima de estrellas permanentes del equipo nacional.

Una realidad ha sido que Paret no tenía relevo efectivo en su posición dentro del equipo nacional. Las causas son diversas como el descenso del nivel del beisbol en varias posiciones entre ellas el campo corto y la poca posibilidad de que sus posibles sucesores participen en eventos internacionales de menos rigor donde Paret no tenía que asistir. Además, varios de ellos han decidió jugar como profesionales fuera de Cuba como José Antonio Candelita Iglesias, Yadil Mujica y Adeinis Hechevarría. Solo quedan en el patio otros tres con determinada calidad para desempeñarse en el equipo Cuba, pero aun distantes del veterano Paret. Este ha dejado de hacer el equipo de las cuatro letras por decisión personal, porque de encontrarse jugando tendría más resultados que los que actualmente se desempeñan, al menos en el aspecto defensivo, pues en la ofensiva solo lo supera claramente el tunero Alexander Guerrero.

No menos polémico es establecer quien ha sido el mejor short stop en Cuba después de 1959. Para mí -con la dispensa de Germán y compañía- el más grande e integral torpedero de Series Nacionales ha sido Eduardo Paret, algo así como el Antonio Pacheco de segunda base, el Pedro Medina o Pedro Luis Rodríguez de la receptoría y el Víctor Mesa del center field. Aunque sé que eso es como especia de sacrilegio para algunos aficionados principalmente capitalinos y la mayoría de la prensa, determinados especialistas y

\"entendidos\" de Cuba que siguen pensando que ser mejor o más

espectacular a la defensa es lo que indica cual torpedero es superior entre uno que

que fildea tanto como el otro, aunque menos espectacular, pero

que batea, corre y roba mucho más, en fin; es

superior.

Sostengo que Paret es el mejor torpedero de Series Nacionales, ojo: el más integral, no el más

espectacular que sin dudas ha sido Germán Mesa, no por gusto apodado El Mago y El Imán. Paret ha sido mejor bateando y con más poder, pues hasta jugó más con madera,

corría, robaba y anotaba más carreras, que son las que deciden los juegos. A la defensa no ha sido segundo de nadie en cuanto a efectividad y ha estado dotado de un tan buen brazo como Germán.

El industrialista ha sido el máximo astro defensivo por su

indiscutible calidad defensiva y sobre todo espectacularidad, pero

ojo con Paret en eso, pues ha sido bien seguro con el

guante y el brazo. Ilustrémoslo también con otras posiciones. Por

ejemplo, Antonio Pacheco fue inferior a Juan Padilla en defensa, al igual que Pedro Medina a Juan Castro. En Cuba igualmente muchos dicen que Castro fue el mejor, que bárbaros, un pelotero que ni bateaba bien con el aluminio. ¿Quién duda que ambos fueron integralmente superiores a Padilla y

Castro integralmente gracias a su bateo? También quieren seguir en la tesis de que

el short stop debe ser más defensivo que ofensivo y eso fue así en Grandes

Ligas, con algunas excepciones, hasta el 70-80, ahora muchos batean más de 300 y dan más de 20, 30 y 40 jonrones.

Cuando ambos coincidieron, después que Paret maduró como pelotero (es 5 años menor que Germán) entre 1993-1996 y 1999-2002, este fue superior en el rendimiento

integral (JAS) a Germán e incluso a la defensa tuvo cuatro series o

temporadas mejores y Paret sí le llegaba a bolas y no le

cogía miedo a lances difíciles, o sea que los números ahí no son tan

fríos. Muchos juegos y campeonatos que les salvó a sus equipos en nacionales y al equipo Cuba, del que fue su primer bate en varios torneos. En el aspecto ofensivo en toda la historia de las Series Nacionales solo ha sido superior a Paret su antecesor Pedro Jova. También no puedo desconocer a Luis Ulacia, mientras jugo en el campo corto, pues después de 1991 se desempeñó en otras posiciones, aunque nunca fue un astro a la defensiva.

Ojalá Paret pueda recuperar los dos últimos años y deje mejores

números históricos de los que ya tiene. No niego que fue el

pelotero que más seguí desde 1996 –en que comenzaron un retiro masivo y obligatorio de 87 peloteros- a la fecha, pero pienso que hubiera podido llegar lejos

en el beisbol profesional fuera de su patria, al igual que Germán. Aunque en favor de Paret bateaba mucho más que alguien como Rey Ordoñez y este fue buenísimo pero cuando jugaba en Cuba no era mejor al

guante que Germán y Paret. Pero Rey quiso tocar el techo más alto, se desarrolló mucho más como pelotero y pudo demostrar sus tremendas potencialidades en el mejor beisbol del mundo, Las Grandes Ligas.


Sobre esta noticia

Autor:
Ariel (3892 noticias)
Visitas:
308
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
1
+ -
Responder

Usuario anónimo (27/01/2011)

De acuerdo 100%. Excelente comentario.