Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Saludconcosas escriba una noticia?

Gestión clínica en Andalucia: ¿modernidades?

08/06/2011 07:11 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Hablar de gestión clínica no es ponerse la chapita de " soy una moderna " en la solapa, ni mucho menos. Mirando un poco atrás, el propio Insalud ya publicaba guías para crear unidades de gestión clínica en el año 2001, justo cuando las transferencias estaban a la vuelta de la esquina. Pero desde entonces, pocos servicios de salud se han atrevido a dar pasos de gigante y cambiar una organización sanitaria que sigue igual desde principios de los ochenta, con más silencios que aplausos.  Así que estamos con lo de siempre, algo que ya está pensado desde hace años y nadie se atreve a poner en marcha (los miedos y las presiones de siempre).

Una de las comunidades más activas en estos temas es Andalucía, que ya había realizado una aproximación en 2007 en el ámbito de la atención primaria (más sencillo dado su carácter fragmentado) transformando los centros de salud en unidades de gestión clínica. Sin embargo, dar un giro como ese de atención primaria de 180 grados en el ámbito hospitalario no era sencillo. 

¿Y qué es la gestión clínica? En resumen se trata de un modelo organizativo que pretende agrupar a los profesionales de una forma diferente, según la afinidad de sus áreas de conocimiento y la asistencia que prestan. Un ejemplo sencillo sería la Unidad de Gestión Clínica del Cancer, con profesionales de oncología, radioterapia, farmacia, cirugía, etc. que dejan de pertenecer a su servicio de origen y trabajan en un entorno más centrado en el paciente, no en su propia especialidad. Este tipo de unidades mejora el trabajo en equipo y potencia la atención integrada.

Pero los hechos han sido casi más  rápidos  que los rumores, y eso siempre es de agradecer. La Consejería de Salud de la Junta de Andalucía estaba trabajando un borrador de Decreto que creaba unidades de gestión clínica en todos los ámbitos y niveles asistenciales, transformando la realidad organizativa del servicio de salud. Tras una de las charlas que se realizó para explicar este cambio, y cuyas impresiones recogió la semana pasada  Rosa M. Nieto en su blog Enfermera 2.0, los comentarios empezaron a sucederse en la entrada que publicó al respecto. Además de propuestas y análisis muy interesantes por parte de profesionales sanitarios, se publicó un enlace al texto completo del borrador del decreto y posteriormente en otra entrada la propia Consejera de Salud (María Jesús Montero) reflexionaba sobre la importancia de la gestión clínica para mejorar aún más el servicio que se presta a la población. La Consejera ofrecía crear un espacio abierto para recibir ideas y propuestas respecto de la norma, y 24 horas ya estaba en marcha el blog UGCAndalucia.

Hoy realizaremos unas cuantas reflexiones en voz alta sobre la gestión clínica tal y como la entiende el citado borrador del Decreto de Unidades de Gestión Clínica, algunas muy concretas y otras un tanto genéricas.

- El modelo que plasma el proyecto de decreto rompe las actuales fronteras organizativas, basadas en crear unidades de un solo tipo de profesionales (" servicios de ") que se relacionan con otros en base a procedimientos arcaicos y poco ágiles. El Decreto habla de " red distribuida de espacios organizativos de ámbito multiprofesional ", que es una definición bastante acertada. - El gran cambio con el modelo actual se basa en las llamadas unidades de gestión clínica que no están circunscritas al actual concepto de unidad (servicio, sección, planta, etc). Sin embargo, si la inercia y la presión sindical y profesional evita la creación de estas unidades y el nuevo modelo acaba repitiendo la vieja estructura, la fase de desarrollo habrá fracasado. El cambio organizativo necesita ir acompañado de un cambio en la forma de entender la asistencia. - Tanto las unidades intercentro como la multinivel son partes necesarias del modelo, ya que permiten saltar la frontera hospitalaria actual, más espacial (ceñida al edificio) que asistencial (adaptada al paciente). - En el artículo 9 encontramos la forma de asignar al personal que presta sus servicios en varias UGC, que se basa en porcentajes de asignación. La excesiva rigidez en dicha asignación puede provocar que dentro de 5 años estemos repitiendo el actual esquema que casi impide que un profesional del área A y ante necesidades asistenciales pase temporalmente al área B. Todos sabemos que la asistencia sanitaria no es fácil de planificar y por ello deberían existir mecanismos para reasignar efectivos de forma temporal o para movilizarlos ante necesidades puntuales. - Uno de los pilares básicos para el éxito de la medida, pese a que será objeto de múltiples críticas, es la globalidad del modelo. Esto es, todos los profesionales deberán estar asignados a una o varias UGC y existe una fecha tope. De otra forma, la puesta en marcha se habría eternizado con el consiguiente descrédito y la desmotivación de los profesionales implicados. - No se establece con claridad como se prestará el apoyo administrativo y logístico a las UGC. Habrá personal de este tipo en la unidad, ¿pero se mantienen las compras centralizadas? ¿Y la selección de personal temporal? - Se supone que la asignación del personal fijo que obtenga plaza en el centro de trabajo en cuestión será asignado a una u otra UGC por ¿el gerente? ¿el nombramiento será directo a la UGC? ¿Habrá movilidad interna entre UGC? - Este tipo de reorganizaciones ayuda a generar una nueva cultura de trabajo, menos preocupada en el poder y más centrada en la asistencia. No obstante, vigilaremos de cerca la implantación del modelo dado que los típicos grupos de presión intentarán por todos los medios no perder ni un ápice de su actual posición. - Consideramos un acierto que haya grados de autonomía diferenciados según la responsabilidad que pueda asumir cada UGC, para de esta forma evitar problemas en unidades poco consolidadas.  - El Decreto presenta herramientas muy potentes para gestionar de forma ágil la unidad, pero se trata de herramientas que pueden favorecer la arbitrariedad en la gestión. Es fundamental que el papel del político y del director siga unos principios éticos básicos para no repetir los errores del presente y del pasado que han ocurrido en todas partes.

Y finalmente, una petición para cada colectivo implicado: - Políticos. Dado el papel fundamental del director de la unidad, es necesario que se nombre a personas capaces. Nada de " regalar " el puesto ni de asumir la cultura jerárquica " cuasimilitar " de algunos hospitales. El hecho de que los jefes " pata negra " se integren como mandos intermedios y no como directores es una garantía. - Profesionales. O participamos todos o el decreto al río... Este tipo de cambios puede suponer una mejora sustancial en la forma de trabajar, y de hecho la carga de valores y de principios que incluye el decreto, aunque utópica, puede ser muy útil de cara a trabajar de otra forma. - Gestores y jefes. Nada de poner trabas, ni de ir con miedo, y mucho menos de luchar por no perder poder. Es fundamental no desmotivar al profesional, y los directivos y jefes tienen un papel esencial para ello. Además, ante el miedo, nada como explicar, contar y escuchar para que la puesta en marcha sea lo más consensuada posible. - Sociedades, sindicatos, medios de comunicación. Nada de alarmar a la población o a los profesionales, que todo tiene muchas caras. Ya hay ejemplos de supuesta "privatización" o luchas corporativas para sacar cabeza más que otros. - Pacientes. En teoría todo se hace para mejorar la atención al paciente y para ser más eficientes. ¿Lo notará el paciente? ¿Cuando? ¿Hay un estudio económico del modelo? ¿Será viable? ¿Se conseguirán mejoras y ahorros a medio y largo plazo?

La letra del Decreto promete, y solo queda esperar que en unos años no todo sea " mismos perros con distintos collares ", imitando el modelo actual con otros nombres. Ah, y si alguien quiere hacer comentarios al modelo concreto o al texto, nada como acudir al blog UGCAndalucía para escribir su idea o reflexión, que para eso está.


Sobre esta noticia

Autor:
Saludconcosas (631 noticias)
Fuente:
saludconcosas.blogspot.com
Visitas:
2981
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.