Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Arlequibre escriba una noticia?

La Geografía Como Metáfora de la Libertad (Enlace a Libro google)

23/04/2010 20:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Una vida poco común, una ética indefectible y una obra geográfica insuperable, realizada por un solo hombre, es el legado de Eliseo Reclus, guía de varias generaciones en el estudio de la relación entre la sociedad y el territorio

IR AL ENLACE: http://books.google.com.pe/books?id=qn0-AHQwG8MC& printsec=frontcover& source=gbs_v2_summary_r& cad=0#v=onepage& q& f=true

GEOGRAFÍA

COMO METÁFORA

DE LA LIBERTAD

TEXTOS DE ELISEO RECLUS

Selección y presentación de

Daniel Hiernaux-Nicolás

“Comparar con los otros intentos de lanzarse en un viaje por mar en el que los barcos

son desviados de su curso por el magnetismo del polo norte. Descubrir este polo norte.

Aquello que para otros son desviaciones, son para mí los datos que orientan mi curso.”

Walter Benjamin

(…) Esta característica de la obra de Reclus y sus colegas es esencial; hoy, cuan­do disponemos de tantos medios tecnológicos, ¿logramos también, o mejor, la interpretación, o más bien nos quedamos tan frecuentemente en la fría descrip­ción? Esta capacidad de interpretación del mundo es tan notoria como la ex­traordinaria capacidad de entender el Mediterráneo y la historia, que demostró Fernand Braudel.

Por ello, Reclus es avant la lettre, un geógrafo global lo que de por sí no es poco mérito. Y curiosamente, hoy en que nos hundimos frente al conocimiento, cuando nos avasallan las bases de datos y las imágenes digitalizadas, agacha­mos la cabeza frente a la necesidad de dar una interpretación global al mundo actual: más allá de la exuberante información, debemos encontrar el polo norte benjaminiano. Claro que la complejidad del mundo es mayor en nuestro turbu­lento momento finisecular, pero, ¿no es mayor aún la información a nuestra disposición?

El mundo de Reclus no es entonces el mundo de fragmentos que nos invitan a recorrer el National Geographic o el canal de televisión Discovery. Es un mundo complejo, contrastado, pero unificado por grandes procesos centrales. Resaltaré primero la diversificación: Reclus nos ha demostrado, en sus miles de páginas, la riqueza de la tierra, de sus sociedades múltiples: "bárbaros" o "civilizados", como los califica, han desarrollado múltiples formas de abordar la relación entre el hombre y su medio. Reclus nos pone, a través de sus textos, en la obligación incondicional de admitir la variedad, obligándonos, a través de la comprobación científica, a ser sensibles a la diversidad: a tener el sentido del otro (Auge, 1995). Por ello, Reclus es además un geógrafo de la diver­sidad.

La diversidad Reclus la enumera, la describe y la asocia a la idea fundamen­tal del papel del individuo como base de la construcción del desarrollo. Anar­quismo y diversidad están intrínsecamente ligados por un eslabón común: el ser humano como individuo que expresa sus derechos y manifiesta silenciosa­mente su capacidad de vivir en la tierra a través de una inteligencia básica que quizás estamos a punto de perder: La inteligencia de la tierra, la capacidad de crear sociedades que conviven en la faz de la Tierra y con ella.

Pero Reclus no es un partisano de la total diferencia y de la ausencia de elementos unificadores. Ciertamente» no admitiría una visión unitaria tal y como se desarrollaría en cierta geografía marxista en la segunda mitad del siglo XX. Esta visión se sustentó, en la mayoría de los casos, en discursos preconstruidos, donde las palabras claves de un marxismo de divulgación se repetían ad ascum, asumiendo así, implícitamente, la carencia de diversidad del mundo a través de grandes conceptos vanamente impresos sobre los hechos geográficos, como máscaras mortuorias que disimulaban sus verdaderos rasgos.

Por ello, los geógrafos marxistas no se han fijado en Reclus, o quizá delibe­radamente lo han escondido de sus ilustres predecesores. Reclus consideraba, sin embargo, que existen elementos centrales que unifican este mundo hecho de fragmentos aparentemente tan distintos; lo expresa en forma decisiva en El hombre y la tierra, cuando afirma que existen tres leyes fundamentales para entender el devenir histórico de la Tierra: la primera es "...un desarrollo desi­gual en los individuos y en las sociedades [...] se desdoblan en clases o en castas la segunda ley que reconoce el autor es el enfrentamiento entre los grupos o clases por los intereses divergentes. ¿Es marxista entonces Reclus? Por supuesto que no, si la tercera ley contradice un aspecto fundamental del marxismo. Reclus considera que el individuo es la célula fundamental, como lo manifestábamos anteriormente, es la base de la sociedad. Entonces geógrafo anarquista con ciertas ideas marxistas sobre las clases y la lucha de clases; esta posición se acerca mucho a los derroteros del anarquismo comunista pro­pugnado por su amigo Kropotkin.

No existe, por lo tanto, un divorcio entre la geografía de Reclus y su posi­ción política. Ambas se asocian para integrar y ofrecernos una visión particu­larmente rica del mundo, de Un hombre frente al nundo.

(…) En su irreprimible pasión por el hombre y la tierra, Reclus tampoco ofreció recetas: no fue un geógrafo militante, dedicando la causa de su conocimiento al servicio de una ideología. Se contentó con demostrar a través de la presen­tación. En cierta forma, su trabajo es la presentación y no la connotación orientada. Reclus ofrece al hombre en el mundo una visión de otros hombres en el mundo y su peculiar relación con el mundo mismo. La comprensión de la diversidad de estas relaciones por el lector, es la que guiará su evolución y la de la sociedad de la cual forma parte. En este sentido, la geografía de Reclus no pretende ser una bomba política, como lo quiso ser buena parte de la geo­grafía militante de los sesentas y setentas: es, antes que todo, una visión esclarecedora de la realidad, que permite a las mentes de su época conocer, analizar y plantearse reflexiones que orientan su propia acción. Este trabajo es propio de la ola de fondo que pretende establecer Reclus y que considera central para el cambio: la transformación progresiva de las mentes a través de la edu­cación. La evolución, como proceso esencial de transformación, se sustenta evidentemente en un proceso de largo plazo, lento, con retrocesos, pero con una meta segura: el fortalecimiento del hombre (lo que los anglosajones llaman empowerment) y el mejoramiento de su relación con el ambiente en aquel entonces conocido llanamente como “tierra”.

(…)La carencia de conceptualización tampoco puede ser interpretada como un menosprecio a sus lectores, muchos de los sectores populares. Por el contrario, en su inmensa fe en el hombre, consideramos que Reclus cree en la capacidad del hombre para construir su propia interpretación de los hechos antes de leer la versión oficial o aquélla de los opositores. El respeto al ser humano más humilde ha caracterizado su desempeño, y su enfoque hacia la presentación es, antes que todo, la profunda señal de una nueva forma de concebir la edu­cación, quizás insatisfactoriamente aplicada aun en nuestros tiempos. Reclus no escribe conceptos, nos induce a usar nuestro libre albedrío (una de las divisas de los masones que fundaron la Universidad Libre de Bruselas), para entender el mundo en vez de caer en las interpretaciones preconcebidas. Hoy, cuando los fundamentalismos de derecha e izquierda, de capitalistas o verdes, religiosos o políticos, amenazan nuevamente el planeta, no deja de impresionar esta lección de fe hacia el individuo, de respeto hacia su mente y de discreción, en contraste con la presencia creciente del exhibicionismo, aun en el mundo académico.

Elíseo Reclus se presentó como un hombre frente al mundo, enseñando a sus contemporáneos y a aquellos que todavía lo leen hoy una suerte de discreción que debemos mantener como individuos frente a la majestad de la naturaleza.


Sobre esta noticia

Autor:
Arlequibre (1 noticias)
Visitas:
7966
Tipo:
Suceso
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.