Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

La genial Octavia y un ejército de marines-robot para Afganistán

11/11/2010 12:13 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La idea de traer a los "chicos" a casa y enviar como relevo a marines-robots puede parecer absurda pero el ejército y la marina de Estados Unidos la barajan a golpe de talonario

El ejército de los Estados Unidos tiene en un amplio terreno de Afganistán, "en alguna parte discreta del territorio’ -o sea secreta-dos ejércitos de robots peleándose entre sí. Unos uniformados de azul; los otros de rojo. Una lucha difícil, pues no pueden hacer el menor movimiento bélico por su propia iniciativa, sin que los monitores técnicos militares muevan los hilos. No se asusten, no corre la sangre que por otra parte no corre por venas robóticas. ¿Qué pasa?... ¿Y si uno de los ejércitos de robots ataca a los marines o se rebela contra los monitores?. ¿Saben éstos las normas que trazó Asimov para la conducta de los robots?.

¿Es que los marines de carne y hueso van a ser relevados?. A tal interrogante civil no ha habido respuesta del Pentágono. Mientras tanto dejemos a los que saben que jueguen a guerritas.

La Marina tiene otras ideas del ejército de tierra: en principio los robots obedecerán las órdenes de sus jefes humanos, pero luego tendrán una misión propia personal sin intervención de los humanos. Ni tan siquiera el control micromagnético. Lo cual dejará libres a centenares o miles de técnicos marinos que pasan un tiempo precioso en tareas de dirección en los grandes tableros de los ordenadores de a bordo.

El Alto Mando Naval norteamericano prepara los contratos para asignar la tarea a agencias especializadas de la Navy. Y ya hay un robot de ojos azules que anda enterándose de las labores que le corresponderán en el despacho y dependencias de la Oficina Técnica situada al lado de la Base de la Marina en Virginia.

Para que el usuario camine seguro en estas aguas menos agitadas que el mar Cántabrico, les presentamos a Octavia, un recluta robot que ha costado casi medio millón de dólares y ha sido presentado ya a los mandos más operativos de la Marina como un compañero ‘ movible, diestro y muy sociable", aunque no se ha mencionado de cual de las muchas Academias Navales de los Estados Unidos cursó sus estudios, como es de rigor, porque Octavia se especializó (o le especializaron) en el Naval Research Laboratorio (Laboratorio Naval de investigación de la Marina).

Por supuesto es el marino más joven de la US Navy. Tiene dos años, el novato más joven de todas las marinas del mundo, y podría entrar en libro Guinness de Records... si fuera humano. Pero no lo es... Sin embargo es todo un fenómeno que sabe hablar, girar sobre sus talones con rapidez, y jugar al ajedrez con sus colegas. Por si fuera poco, tiene un rostro angelical, muy blanco, simpático y sus compañeros humanos quedan encantados de su conversación, y de su sabiduría.

Greg Trafton, un conocido científico del Naval Research Laboratory, ríe inconfortable a las mil y una interrogantes que plantea Octavia muchas de las cuales no puede desvelar ni a los periodistas de más confianza. A su hijo de metro y medio-, 65 kilos Octavia.. ¿se le utilizará para hacer detonar ingenios sospechosos que aparezcan en la costa o cerca de los barcos de guerra? ... o ... ¿estará sentado cómodamente en la sala de máquinas, corrigiendo errores o marcando rumbos?... Y así preguntas que quedan sin respuesta.

Tanto el nuevo marino-robot como su creador y departamentos de informáticos de la Marina han declinado responder preguntas sobre sus deberes militares o destino. Pero más difícil todavía es saber porqué le bautizaron como Octavia, pues se han utilizado en la prensa interna de la Marina los dos nombres. ¿Es "he" o "she" o sea "él" o "ella"?. Nadie, ni nuestros traductores habían pensado -hasta ahora- en algo tan elemental como el hecho de que los robots no tienen sexo. Pero alguien de la marina se ha dejado decir que es demasiado caro y, sobre todo, tiene "demasiada clase" para destinarlo/a a desactivar bombas en Afganistan o Pakistán. Y tampoco se pueden permitir sus jefes que los talibanes lo encuentren un día en una zanja porque ha tropezado con una mina antipersonal y los enemigos lo destripen... y copien o plagien su funcionamiento o algo parecido. Y lo mentalicen para luchar en sus filas.

Lo único que puede desarmar todavía Octavia no son bombas sino a la gente que le conoce con su boca bien trazada, sus mejillas perfectas, su manera de andar. Tampoco es fácil desarmarla en datos técnicos porque Octavia es una biblioteca. Todo hace pensar que Octavia es una herramienta, un instrumento dócil que permitirá descifrar o comprender "la complexión interacción hombre-robot y sus consecuencias, Greg Trafton calla. Es el hombre más buscado por la prensa científica y sensacionalista y ha tenido que cambiar de oficina para despistar a los pelmazos. Sus amigos esperan que toda esa guerra por mantener el silencio sobre su Octavia no le lleve al divorcio o a la bebida. En el peor de los casos, nosotros pensamos, que podría desobedeciendo órdenes, dotar a Octavia de sentimientos humanos y tener una relación robótica con ella porque sí se sabe que Trafton es su padre y no su madre, el idilio robótico sería posible.

Ante tanta especulación, la oficina de prensa de la base de la Marina en Virginia ha emitido una nota, un tanto obvia y esotérica, diciendo que... "la misión de Octavia forma parte de un programa piloto de la Marina para ayudar a comprender a nuestros hombres y al personal, la necesidad de colaborar con las máquinas que nos ayudan, sin que tengan que tener éstas una misión específica en las oficinas de la Base o en cualquier teatro de operaciones’ .

Greg Trafton es el creador de la robot Octavia de la cual hablamos en este reportaje. Si fuera humana iría al libro Guinness

Tan extraña nota de prensa la entiende mejor una mentalidad militar que una civil. En general una persona ajena al Pentágono no hace distinción entre "oficinas" del Ejército y ‘ teatros de operaciones’ . Y en segundo lugar la Marina desvela cualquier incógnita del nuevo robot-lobo de mar. Le han llamado oficialmente Octavia. Quizás quien se alegre de ello sea su padre e inventor Trafton.

A alguien se le ocurrió hacer alguna pregunta para tratar de ver la reacción de Octavia. Estaba presente su creador y anticipó que si alguien cree que un robot puede ‘ inventar’ respuestas está equivocado. La cara de Octavia, ante el interrogante que es movible y expresiva, denotó sorpresa. Y no tuvo respuesta hablada. Un alto jefe de la marina parecía feliz; ‘ ...eso es precisamente lo que buscamos... el tratar que la gente aprenda a distinguir realidad humana con ficción mecánica’ . "Si la pregunta es ambigua -aclaro Trafton- el robot lo que expresa es confusión, incapacidad de responder’ . En todo caso lo que pedirá es que se le repita la pregunta.

La idea de la creación de Octavia funcionaba. El hombre tiene que ‘ aclimatarse’ a la máquina antes que se cometan errores imperdonables, como situarla en un terreno desconocido, porque en el caso del robot-soldado, deja de haber liderato en sus filas. "El hombre no se puede copiar... quiero decir plagiar-’ sentenció el as de la creación de robots demasiado inteligentes.

Desde la perspectiva de esas últimas experiencias, es cuestión de no equivocarse en esperar del Software ACT-R cosas imposibles y saber exactamente hasta donde puede llegar nuestra confianza o desconfianza en él. Y decirle cómo debe de procesar la información desde los sensores de infrarrojos de su cabeza, las cámaras de sus ojos, y de los canales de su sistema audio.

Todo eso ayuda a Octavia a crear perfiles de la gente con quien se entrevista o encuentra. Y su actitud frente a cualquier planteamiento o pregunta pueden notarse de sus ‘ identificadores’ no muy expresivos, como son su rostro, forma de hablar y de proceder en sus secuencias expresadas en movimientos o silencio. Como un animal mascota, Octavia nunca olvida un rostro.

Eric Martinson, uno de los ayudantes de Trafton, anda por allí, coloca sus manos en la espalda de Octavia y le saluda. Ella le responde de inmediato, "hello, Eric" (¡qué hay, Eric!), con su voz ligeramente distorsionada e híbrida. Eric se da cuenta casi automáticamente que le ha reconocido, al responderle con su nombre. Es decir, su voz estaba ya en su cerebro...

Octavia es la primera de la US Navy que percibe, capta y responde a mensajes hablados o visuales. Es la primera de los nuevos marinos de la flota. Aunque Trafton no lo ha dicho, parece que no hay recortes de presupuestos en los planes de la marina norteamericana.

El veterano diseñador o creador de robots y antiguo colaborador de Disney, Andrew Bennett está trabajando con sus colegas de las multifacetas del lenguaje natural en vehículos de navegación, que significa más o menos traducir las expresiones del lenguaje natural inglés y la gesticulación de quien lo habla..., e involucrar a los robots para facilitar las tareas de la marina.

Isaac Asimov el padre de la robótica se sentiría satisfecho de que sus ideas hayan evolucionado tanto. Pero al mismo tiempo tendría sus dudas sobre si dedicar a los robots al oficio de las armas en que obviamente hay sangre. Octavia es probablemente el robot más perfecto que se ha creado.


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1279 noticias)
Visitas:
9285
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.