Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Todo Sobre Mi Gato escriba una noticia?

Gatos y vacaciones

05/07/2012 19:20
0

imageDentro de aproximadamente una semana, haremos nuestro primer viaje vacacional con nuestras mascotas. Aunque hace ya tres años que estan con nosotros, nunca nos habiamos decidido a llevarlas porque a los gatos no suele gustarles viajar. Vamos a probar que tal la experiencia.

Y es que cuando llegan las vacaciones, a los dueños de mascotas nos entra la duda de cual será la mejor manera de combinar viajes y nuestros queridos amigos. La respuesta dependerá del tiempo que estemos fuera, la personalidad de nuestra mascota, el dinero y nuestra situación personal.

Una cosa es segura, y es el que NO hacer con nuestro gatos en vacaciones. Aunque si estas en este blog será porque ni se te había ocurrido esa opción. La gente cuya mascota es una compra compulsiva, poco razonada, tiende a exasperarse cuando llega el verano y abandonar a su gato/perro en cuanto tiene la oportunidad. ¡Menos mal que los lectores de mi blog no caen en este saco!

imageLos gatos son animales absolutamente territoriales a los cuales estresa cualquier cambio en su entorno. Unos gatos son mas tolerantes que otros, y esta tolerancia tambien se puede entrenar con el tiempo, siendo más sencillo hacerlo cuando el gato es cachorro. Si tienes un gatito pequeño, te será más fácil sacarlo de casa y en el futuro estará más tranquilo cuando te lo lleves de vacaciones. Aun así, a la mayoría les gusta más quedarse en su casita donde todo les es familiar, que no irse a un ambiente nuevo y desconocido.

Si tu viaje va a ser corto (menos de una semana), es poco recomendable que saques al gato de su hábitat, ya que a la mayoría les lleva unos pocos días acostumbrarse al cambio, y por tanto, cuando tengas que volver el gato todavía estará adaptándose. En este caso lo mejor es que un familiar/amigo/vecino pase de vez en cuando por tu casa a ponerle comida y agua al gato y a limpiarle la arena.

Se muy claro con las tareas que esta persona debe realizar, diciéndole donde está la comida, la arena y cómo se debe limpiar la caja. Haz hincapié en que es muy importante, sobre todo en verano, de que el gato siempre debe tener agua fresca a su disposición. También debes insistir en que deben de tener cuidado con abrir ventanas o la puerta, para que el gato no se escape por accidente. Y siempre dejarles un teléfono de contacto para que si ocurre algo, te llamen inmediatamente. Por supuesto, ¡no olvides dejarles la llave de casa!.

A veces no es posible que nadie venga a tu casa (quizá porque trabajas en una ciudad que no es la tuya, no tienes confianza en los vecinos...). Hay personas que se ofrecen para cuidar mascotas, tanto yendo a tu casa como llevándose a tu mascota a su propia casa. La desventaja de éste método es evidente: hay que pagarles y que puede que no te sientas cómodo con un extraño entrando a tu casa. Y si el extraño se lleva el animal a su casa, el gato estará en un ambiente diferente de todas formas. No obstante, si la persona es de confianza y no te queda otro remedio, es otra opción más.

Existe otra opción más para dejar al gato en su casita, y es dejarlo sólo completamente. Puede parecer una locura, pero a veces es mejor esta solución que llevar al gato a un ambiente desconocido. Los gatos son animales que pueden tolerar ciertas dosis de soledad transitoria (si tienes más de un gato esto no es un problema) mientras tengan agua y comida. Para estar seguros de que nada les falta durante los pocos días que van a estar solos, recomiendo seguir unas pautas: - Para la comida, existen en el mercado comederos automáticos que podemos programar para que se abran en ciertos momentos del día. Estos comederos van a pilas y por tanto no hay peligro de que un apagón los rompa, aunque debes asegurarte que las pilas están cargadas. Estos artilugios van muy bien para gatos tragaldabas que son capaces de comerse la ración de cuatro días en una sentada.imageimage - El agua es lo más importante, y recomiendo comprar varios bebederos tipo sifón para aprovisionarse bien. Los bebederos de filtro me gustan menos porque si que van enchufados a la corriente eléctrica, y un gato solo en casa me parece una combinación peligrosa (agua, electricidad y gato...). Para cerciorarnos aún más, recomiendo cerrar el tapón de la bañera o ducha y colocar allí varios cuencos de agua. Si el gato volcase por accidente los bebederos, siempre quedaría agua en la bañera para que pudiese seguir bebiendo.

- Respecto a la arena, podemos comprar varios areneros pequeños. Es preferible que tengan varias bandejas aunque sean pequeñas, para que vayan usando una cada vez, que una muy grande. Al menos debes ponerles una bandeja por cada día que estés fuera. Intenta usar la arena de mejor calidad de puedas. - Situaciones peligrosas: retira plantas y cualquier objeto susceptible de peligro a una habitación y déjala bien cerrada. Incluso puedes cerrar las habitaciones más conflictivas de la casa (las que tienen muchos cables por ejemplo). Asegúrate de que las ventanas están perfectamente cerradas. Puedes dejar una ventana abierta con la persiana echada para que entre algo de aire en la casa, preferiblemente una ventana que de a un patio interior (así los ladrones no tendrán tantas facilidades). - Quizás nadie puede ir todos los dias a cuidar al gato, pero es posible que puedas convencer a alguna persona de que se pase al menos un dia para cerciorarse que todo marcha bien por la casa. Intenta buscar a esa persona. - Los más frikis tecnológicos quizá puedan instalarse una pequeña cámara web en casa para "vigilar" a los gatos. Esta opción parece ciencia ficción, ¡pero se de gente que lo hace!

Con estas pautas, podemos estar relativamente tranquilos de que nuestro gato estará bien durante los pocos días que estemos fuera.

¿Qué ocurre si la estancia fuera va a ser más larga?. Pues una de dos, o al gato hay que sacarlo de casa o necesitamos si o si una persona que lo cuide.Para periodos largos se hace más factible buscarle una residencia para gatos o una casa de una persona que cuide animales.imageLa mayoría de residencias de animales están adaptadas para perros, y poco para gatos. Los gatos no pueden estar en jaulas demasiado tiempo y necesitan un ambiente tranquilo y relajado para adaptarse, así que es muy recomendable visitar antes la casa o el centro donde vayas a dejar a tu animal y reservarlo con antelación. Cada animal debe tener su sitio individual, aunque luego tengan zonas comunes para animales que las toleren. El lugar debe estar limpio y no oler, además de tener una zona de sol y otra de sombra, estar acondicionada y tranquila. Siempre deben de pedirte que el animal esté al día de sus vacunas y desparasitaciones (si te lo piden a ti, se lo piden al resto, con lo que no habrá peligro de contagio). También deberían de tener algún tipo de seguro o veterinario en la zona por si ocurre algun imprevisto. Si tu gato necesita una dieta o medicación especial, debes de dejarlo claro.En el caso de que tengas más de un gato, quizá puedan compartir habitáculo para que se sientan más seguros entre ellos.

Si la idea de dejar a tu gato en manos desconocidas no te agrada o bien se sale de tu presupuesto, entonces quizá puedes plantearte llevar a tu gato contigo. Actualmente existe una gran oferta de hoteles, apartamentos o casas rurales que aceptan mascotas, y es más que posible que al lugar donde vayas tengas alguno disponible. Algunos de estos lugares tienen sitios específicos para los animales y otros dejan que tengas al animal en la habitación, siempre y cuando el animal esté educado y tenga su salud en forma. Muchos de ellos puede que cobren un plus extra por llevar al animal, así que es recomendable que avises de que llevas mascota.

Si ya has decidido que vas a sacar al gato de casa, es hora de tener una serie de consideraciones en cuenta. En primer lugar, no estaría de más llevar unos días antes a tu mascota al veterinario para cerciorarte de que no tiene ningún problema de salud que aflore durante el viaje, y además podeis comentar que opciones hay para calmar al gato durante el viaje y los primeros días en el ambiente desconocido.imageExisten una serie de tratamientos homeopáticos que pueden "preparar" al gato para estar algo más tranquilo. Estos tratamientos requieren administrarse tiempo antes del viaje (una semana o dos), y pueden ser veterinarios o bien del tipo de flores de bach. El uso de hormonas felinas, como el Feliway, tanto antes, durante y después del viaje, es muy recomendable, ya que las hormonas les hacen sentir más seguros (es con esta sustancia con la que los gatos "marcan" su territorio y por tanto el olerla les hace sentir que están en casa, aunque no todos los gatos son receptivos a estos productos).En última instancia existen medicamentos que calman al animal, siempre deben usarse bajo prescripción veterinaria y a la dosis adecuada.

Para el viaje, se hará necesario un transportín y las carácterísticas de éste dependerán del medio de transporte: los aviones y trenes suelen cobrar extras por mascotas, además de tener un límite de animales en la sección de pasajeros y medidas específicas para los transportines. Es muy aconsejable llamar a la compañía para informarse sobre estos puntos para evitarse sorpresas desagradables.imageSi vas con tu coche, las posibilidades son más variadas. El transportín o jaula puede ser rígido o no e incluso hay mascotas que van mejor con un cinturón de seguridad para mascotas (de venta en tiendas especializadas) porque les da menos sensación de ahogo. Lo que no puede hacerse es dejar al gato suelto en el coche, ya que es muy peligroso. Lo ideal es colocar el transportín en el suelo, junto a los asientos, para que se mueva lo menos posible y nunca, nunca, NUNCA dejarles solos en el coche porque existe el peligro de que se achicharren (los coches en verano incluso a la sombra cogen temperaturas inferrnales inmediatamente). Si el viaje es muy largo, hacer una parada cada cierto tiempo y darles agua con una jeringuilla es recomendable, así como evitar darles de comer (pueden vomitar) o sacarlos del transportin (un gato asustado puede volverse incontrolable y salir corriendo).El transportín puede ir con el fondo forrado con gasas absorbentes (por si se orina o vomita) y colocarle algún juguete que huela a su casa.

Una vez lleguemos al sitio de vacaciones, elegir una habitación (el baño puede ser una buena opción) y dejar allí sus enseres, así como el transportín (que puede servir de refugio) y enchufar el feliway. Dejar al gato tranquilo para que se habitúe poco a poco y en unos días puede ir explorando el resto de su entorno.Una cosa que se me olvidaba y es de vital importancia. Aunque tengamos todas las precauciones del mundo, es indispensable tener a nuestro animal microchipado con los datos actualizados. Dios no lo quiera, pero en la vida a veces ocurren accidentes, y si el gato escapara de casa o del lugar de vacaciones, el chip podría hacer que quien lo encontrase te devolviera al animal o al menos lo identificasen como propiedad de alguien. También puedes poner un collar con placa al gato, pero el chip es todavía más importante, ya que no se pierde nunca. Aunque cada comunidad autónoma tiene su propio registro de microchips, no están comunicadas entre ellas (inexplicablemente). Es decir, si te vas de vacaciones a otra comunidad que donde has registrado al gato, ese chip no estará registrado. No obstante, el chip estará en el gato y el número de microchip puede buscarse en las bases de datos de otra comunidad, con lo que aun así resulta de utilidad.

Así que después de todo esta perorata, espero que hayas encontrado alguna opción para irte de vacaciones tranquilamente. Ya solo me queda desearos a vosotros y a vuestros peludos un feliz verano!!!!

image

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en