Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Luis Fernando Torres escriba una noticia?

Gallos, apuestas y toros

29/01/2011 12:13 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La consulta entra en el campo de los gustos, las preferencias y las costumbres

En las preguntas de la consulta popular se incorporaron temas relacionados con costumbres, gustos y decisiones estrictamente personales.

¿Es de incumbencia del Gobierno lo que haga un ciudadano, con su dinero, en juegos de azar en casinos y salas de juego?. Las apuestas son decisiones personales. Nada tiene que hacer el Gobierno en esta materia.

A las autoridades públicas les corresponde asegurar que los ciudadanos, que apuestan en juegos de azar en casinos y casas de juego, no sean víctimas de engaños ni delitos. Con tal finalidad, deben limitarse a inspeccionar la condición de los locales, a establecer horarios y lugares de funcionamiento y verificar que un casino, por ejemplo, no sea una máscara para lavar activos.

Sin embargo, después de considerar, en forma ligera, que las apuestas conducen a la perdición de los individuos, con el vicio de la ludopatía, en la consulta se trata de impedir que el ciudadano apueste en juegos de azar practicados en casinos y salas de juego. Para el Gobierno, los apostadores, en juegos de cuarenta, black Jack o 21, pócker, estarían en medio de una condenable inmoralidad. ¡Hasta dónde se ha llegado!.

Sobre los animales, la consulta expone argumentos sorprendentes. Presenta un cuestionamiento, de fondo, al hecho que el hombre mate animales. Afirma que éstos son seres que, al igual que los seres humanos, “tienen derecho a que su vida sea respetada”. De esto se deduciría que el caldo de gallina, el hornado, el seco de chivo, la carne asada y otros platos, tendrían una inmoralidad de origen, debido a que, para prepararlos, el hombre previamente sacrificó animales.

No se llegó en la consulta al extremo de reconocerles racionalidad a los animales. Sin embargo, se les atribuyeron derechos, entre ellos, a la vida y a la integridad física.

Con inapropiadas reflexiones sobre el dolor y las sensaciones de los animales, en la consulta se le propone al País que se proscriban los espectáculos donde se sacrifican animales, por diversión. Así, el propósito último de la consulta no es otro que el de terminar con las corridas de toros y las peleas de gallos y, por añadidura, con los majestuosos toros de lidia y los vigorosos gallos de pelea, dos especies únicas que se convertirán en objetos de museo. ¿Quiénes se dedicarían a la crianza de toros de lidia y de gallos de pelea si se cerraran las plazas de toros y las galleras?.

La ludopatía es el pecado que la consulta quiere extirpar de la sociedad ecuatoriana

Las ferias taurinas y las peleas de gallos no solamente forman parte de la cultura popular ecuatoriana, de la que participa y disfruta un buen número de compatriotas, sino que es un medio de vida de miles de familias, desde las que son propietarias de ganaderías y de criaderos de gallos hasta las que tienen a sus padres e hijos en la elaboración de trajes y utensillos taurinos y galleros.

¿Por qué se debe negar los derechos al trabajo y a una vida digna a las personas que dependen de las actividades taurinas y galleras?. Los constitucionalistas deberán ponderar entre los derechos fundamentales y del buen vivir de estos miles compatriotas y los derechos no fundamentales que les han atribuido a los toros y a los gallos.

Y no sólo esa ponderación es necesaria. Falta otra: por un lado, entre los derechos al disfrute de los bienes culturales y a la autonomía de la voluntad individual para asistir a un espectáculo taurino o gallero, y, por otro, las expectativas de los defensores de la vida del toro y del gallo.

Si bien el objetivo importante de la consulta es el control de la justicia por el Gobierno, de las prohibiciones taurinas, galleras y las relacionadas con la ludopatía emergen desproporcionadas restricciones a los derechos fundamentales de libertad de los ecuatorianos.

Es normal Que en los emiratos árabes las libertades, los gustos y las tradiciones se encuentren a merced de los estados y de los gobiernos, pero no en el Ecuador.

Las actividades galleras tienen más de dos milenios. En Grecia era una costumbre democrática. Los jóvenes tenían la obligación de asistir, por lo menos una vez en su adolescencia, a una pelea de gallos para que aprecien la valentía de los gallos de pelea.

En grecia los jóvenes estaban obligados una vez en la vida a ver peleas de gallos para apreciar la valentía de los gallos


Sobre esta noticia

Autor:
Luis Fernando Torres (78 noticias)
Visitas:
5173
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.