Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Salto Noticias escriba una noticia?

Galanes de comedia romántica con los que las mujeres nunca saldrían

03/03/2011 22:07 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

image

Las comedias románticas suelen ser historias que se nos presentan como un mundo mágico en el que hombres poco atractivos y fracasados, con características bastante peculiares, pueden terminar emparejados con las mujeres más bellas del mundo. Y no parece importar que este tipo de personajes no correspondan con su estereotipo en el mundo real. Así que cuando sacas a esos personajes de su comedia romántica perfecta y los sitúas en el mundo real, no tendrían ninguna posibilidad.

Además, estos personajes suelen estar interpretados por actores que no son precisamente unos triunfadores en el terreno amoroso en su vida personal -salvo algunas honrosas excepciones, claro-. Con ayuda de la web Guyism vamos a repasar unos cuantos ejemplos.

Seth Rogen como Ben Stone en Lío embarazoso. A pesar de que Seth hace una gran interpretación, y tampoco es que sea un adefesio, pongamonos en situación: el hecho de que Katherine Heigl tenga con él un hijo tras una noche loca no quiere decir que ella quiera pasar el resto de su vida con él. En la vida real, un tipo así no tendría ninguna posibilidad, ya que la guapa Katherine tendría a toda una legión de hombres detrás. Y en cuanto al actor, no tenemos constancia de Seth sea un rompecorazones.

Ethan Embry como Preston Meyers en Ya no puedo esperar. Sí, puede que sea un bonito concepto para una película, pero en la vida real abalanzarse sobre la chica con la que has estado obsesionado durante años, y hacerlo precisamente cuando ella -Jennifer Love Hewitt- acaba de romper con su novio, con el que llevaba muchoa años saliendo es de todo menos romántico. De hecho, es bastante penoso, al igual que las noticias que tenemos de la vida del propio Ethan Embry, no precisamente un galán en Hollywood.

Ben Stiller como Reuben Feffer en Y entonces llegó ella. Las mujeres se volverían completamente locas si, cada vez que quieren hacer algo diferente y espontáneo, su pareja tuviera que comprobar inmediatamente, en su ordenador, el riesgo que esa espontaneidad lleva consigo. Y estos papeles le van a Stiller como anillo al dedo, porque da la sensación de que su vida amorosa ha sido bastante escasa.

Jack Nicholson como Melvin Udall en Mejor, imposible. En este caso, conocemos de sobra que Nicholson ha sido bastante mujeriego, y ha tenido mucho éxito entre las féminas cuando era más joven. Pero ya tiene una edad, y no sé si nadie se cree que un señor de esa edad, aunque siga siendo interesante para algunas, pueda ligarse a una mujer como Helen Hunt. Y menos aún cuando el tipo en cuestión tiene un desorden obsesivo que le hace absolutamente intratable ante el resto de la humanidad.

Andrew McCarthy como Jonathan Switcher en Maniquí. ¿Se puede añadir algo más a la locura de que un tipo habla con un maniquí? Andrew/Jonathan se enamora del maniquí Emma/Kim Catrall -sí, la de Sexo en Nueva York- y quiere pasar el resto de su vida con ella. El único problema es que sólo él ve que cobra vida. De manicomio. Y qué decir de McCarthy: nunca conocimos que fuera precisamente un 'donjuan'.

Paul Giamatti como Miles en Entre copas. ¿Quién cree que las mujeres se enamoran de un tipo medio calvo, sin trabajo, que roba dinero a su madre y ahoga sus penas en vino constantemente? Entra en un bar un día de juerga y verás que las únicas que se interesan por este tipo de hombre son las que tienen tres dientes... o menos. Y el pobre Paul Giamatti... bueno, George Clooney no es, evidentemente.

Adam Sandler como Robbie Hart en El chico ideal. Es cierto que a las mujeres les gustan los músicos, pero no el cantante de la banda que toca en la tercera boda de tu tío. El muchacho que lleva el carrito de servir escalopes rellenos de beicon tiene más posibilidades de ligar en esa boda (con Drew Barrymore) que el que canta la conga de Gloria Estefan mientras baila con la abuela Gertrudis. Curiosamente, Adam Sandler se está especializando en este tipo de papeles, ahora mismo tiene en cartel otra comedia romántica, Sígueme el rollo, donde va de auténtico rompecorazones, y se liga a Jennifer Aniston, nada menos. Nadie se explica por qué, ya que Sandler no es precisamente un sex-symbol ni está considerado un ligón en Hollywood. Sus relaciones personales nunca han trascendido, así que no ha debido tener tanto éxito como sus personajes.

Y terminamos con el caso más raro de todos: Tom Hanks como Josh Baskin en Big. Las mujeres siempre se quejan de lo inmaduros que son la mayoría de los hombres. Así que ¿por qué una mujer adulta y de éxito iba a caer rendida a los pies del hombre más inmaduro de todos? En el mundo real, nunca ocurriría. Y si Tom Hanks tuvo alguna vez algún atractivo, hace muchos años que lo perdió. Y eso que nunca fue exactamente un adonis.

Lo cierto es que estos actores, aún sin ser como sus personajes, nunca han destacado por tener un atractivo sexual especial. ¿No estáis de acuerdo? ¿Son creíbles estas historias? Y lo más sorprendente: ¿por qué nos gustan tanto?


Sobre esta noticia

Autor:
Salto Noticias (704 noticias)
Fuente:
saltonoticias.com.uy
Visitas:
4414
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.