Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Daniel Higa escriba una noticia?

La furia roja conquistó al mundo y en su reino no se pone el sol

13/07/2010 20:27 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Como en los viejos tiempos, dos potencias europeas se disputaron en un territorio colonial el reinado del mundo y España lo conquistó con un gol de Iniesta

Sudáfrica fue nuevamente el botín de dos de las grandes potencias europeas que se disputaban el trono del mundo. Holanda, con todo su arsenal y todo su pasado real ibérico y España, que buscaba nuevamente tener un reino en donde no se pusiera el sol.

Y España lo logró. Durante cuatro años será el rey absoluto del mundo. Hace dos años ya había conquistado a toda Europa venciendo en la última batalla a los alemanes y en ese entonces, un guerrero llamado Fernando Torres, que ya tenía experiencias en las tierras inglesas, acertó un golpe mortal en el corazón del área bávara y con eso fue suficiente para reinar todo el territorio europeo.

El ejército de la furia rojo se ha destacado, desde su resurgimiento debido a la grandeza de una generación de entregados guerreros que además de carácter tienen mucho talento, ha combatir y arrollar a sus adversarios. Los hace correr en el campo, los elimina a base de inteligencia; una vez que los desarma, los envuelve, los adormece, los liquida con su magia.

Pero les faltaba algo que nuca en su historia habían logrado y era conquistar el heroico título de rey del mundo. Sorprendentemente nunca lo habían conseguido a pesar de ser uno de los frentes más potentes y a pesar de que dos de sus fortalezas más importantes son consideradas como imbatibles, sobre todo la del reino de Cataluña, que es la base de la tropa que hizo historia ahora en 2010.

Todo sucedió en las lejanas tierras de Sudáfrica, que alguna vez fueron parte de la corona británica y que a partir de la revolución social de Nelson Mandela, los ingleses perdieron todo el control, a tal punto, que ahora en sus antiguas colonias, sus enviados fueron un verdadero desastre.

Cosa contraria a los representantes de las tierras de Flandes y de la antigua Iberia romana, que ambos buscaban pasar a la historia en esta batalla. El reino holandés y el español se dieron cita en uno de los palcos del moderno centro de batalla llamado muy pomposamente Soccer City. El rey y la reina de Holanda convivieron muy protocolariamente con el Príncipe de Asturias, su esposa y la Reina de las tierras españolas hasta que uno de los rojos arremetió contra el enorme Maarten Stekelenburg y le puso el arma lejos de su cuerpo; tan lejos, que se enredó en las redes de la gloria.

El responsable de esta hazaña es un comandante muy adelanto que se llama Andrés Iniesta y dice que es de tierras catalanas. Esas mismas tierras en las que domina un fuerte espíritu de identidad local y que ha mantenido fuertes conflictos, incluso armados, contra la región del centro español y que le ha dado sentido a uno de los clásicos más importantes del mundo.

El ejército de la furia rojo se ha destacado por que una vez que desarma a sus enemigos, los envuelve, los adormece, los liquida con su magia

Pero esta hazaña, que ha puesto a la furia roja en la cima del mundo, también ha permitido a sus habitantes olvidar momentáneamente todas sus diferencias político-sociales para disfrutar de esta fiesta. Todos los pueblos que pertenecen geográfica y políticamente al estado español, pero que cada una tiene una identidad propia y que defiende su lugar de origen como una nacionalidad más, le han dado una tregua al regionalismos y se han permitido cantar por ejemplo: “hola, hola, hola, Barcelona es española…”

A 35 años de la muerte del caudillo y de la caída de una de las dictaduras más largas del siglo XX, una selección de españoles con más de la mitad nacidos en Barcelona, ese lugar que durante la guerra civil española defendió a muerte la república y su gente luchó en contra del poder central, pudo reunir a todo el territorio español con un solo gol.

En este mundial de Sudáfrica 2010 ganó el buen futbol y se hizo justicia –algo que a menudo no pasa ni en la cancha ni en la vida- con un grupo de futbolistas que son los mejores del mundo por la manera en la que juegan y por la manera en que hacen disfrutar el futbol.

España es campeona del mundo por primera vez en su historia y como en México 70 con el Brasil de Pelé o el 86 con la Argentina de Maradona, ganó el talento, la sabiduría de un entrenador y afortunadamente se comprueba una vez más, que ganar es importantes pero siempre se recordará a aquel que lo hace con alegría y creatividad.

Y aunque a veces no se logre el triunfo como en las tres finales de Holanda, la “naranja mecánica” siempre será un referente del buen futbol y de la magia que produce hacerlo de esa manera, por tal motivo todos seguimos hablando de este equipo a pesar de no haber ganado nunca un título mundial y es que “de las grandes derrotas también se alimentan las leyendas”, como bien lo dijo Johan Cruyff.

Gracias España por recordarnos que

el buen futbol todavía existe y que no todo se basa en la filosofía del “equilibrio defensivo” y en el ahorro de talento. España es campeona del mundo y en su reino nuevamente no se pone el sol….


Sobre esta noticia

Autor:
Daniel Higa (208 noticias)
Visitas:
2795
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.