Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Bebroker escriba una noticia?

Fuerte apreciación del euro

19/01/2011 21:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Euro se apreció con fuerza la semana pasada, subiendo consecutivamente durante los últimos tres días de la semana

Esta suba estuvo acompañada, entre otros, por una recuperación de los títulos gubernamentales de los países europeos que se encuentran bajo lupa. A su vez, el apetito por el riesgo en el mercado ayudó bastante.

La mayoría de los índices de las bolsas más importantes del mundo ganaron terreno. El Dow Jones marcó nuevos máximos desde agosto del 2008 y extendió su recorrido alcista subiendo por séptima semana consecutiva. El precio de las commodities también subió con la excepción del oro.

Un gran salto

El cruce entre el euro y el dólar (EURUSD) saltó desde mínimos en cuatro meses hasta máximos en un mes. De ser una moneda bajo incesante presión y sufriendo comentarios muy pesimistas, pasó rápidamente al otro extremo.

Desde el punto de vista técnico el par no pudo confirmar el quiebre de la importante zona de 1.3430/50, con lo cual podríamos esperar un retroceso y tal vez una toma de ganancias en los próximos días. De trepar y confirmar el quiebre de este nivel, el euro podría extender el rally alcista frente al dólar.

La apreciación del euro y la mejora en el rendimiento de los títulos de deuda de determinados países europeos no significa que la crisis europea haya pasado. Se trata de algo momentáneo y los desafíos en el continente siguen existiendo.

En la semana que pasó si bien tanto Portugal como España, Grecia e Italia pudieron colocar deuda sin problemas en los mercados, lo siguen haciendo con un costo más alto. A su vez, el éxito de aún financiarse en el mercado es opacado por el gran problema de fondo que es el alto nivel de endeudamiento. Puede que exista mucho dinero para prestarle a dichos países, pero en el final, es desde estos países donde se debe generar el dinero para devolver lo prestado. Esto último depende solamente de la evolución de la economía. Europa para resolver sus problemas necesita crecer y crecer, y para lograr eso. tal vez debería evaluar si determinados países necesitan reestructurar su deuda.

Una reestructuración es vista como algo muy temible, un evento que implica aceptar irresponsabilidades pasadas y un gran fantasma. Sin embargo, si en el pasado sí se operó con irresponsabilidad ¿por qué no aceptarla y solucionar el problema? Una reestructuración de deuda no implica default o caos si es realizada ordenadamente, lo cual sí es posible y no debería ser un escenario temible. Si bien en el comienzo puede que genere tensiones en los mercados financieros, a la larga puede ser un evento que coloque a ciertos países en orden y con mayor predisposición a crecer sin problemas en el futuro. Más vale hacerla antes a la reestructuración antes que el mercado obligue a hacerla.

En parte, la suba de esta semana del euro frente a las principales divisas fue el anuncio tanto de Japón como de China de que compraran deuda europea. Esto fue un evento positivo, pero solo es una ganancia de tiempo para actuar y resolver los problemas.

El debate en la actualidad gira en torno a si se amplía o no el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera. Lo cual si bien puede traer certidumbre, evita la discusión de temas más profundos y necesarios.

Otro evento, que según varios reportes impulsaron al euro, fueron las palabras de Trichet sobre la inflación (que ha superado por primera vez desde el 2008 el objetivo del banco central). La percepción del mensaje fue que el Banco Central Europeo podría subir las tasas para combatir la suba de precios, si esta aumenta su ritmo en el futuro. Si bien esto fue anunciado, genera muchas dudas que vaya a ocurrir. La suba actual de precios está siendo liderada por el incremento en el precio de la energía y de alimentos. Una suba de tasas haría poco por frenar estos aumentos. Además, si bien ha pasado mucho tiempo, aún se recuerda cuando el BCE subió la tasa de interés meses antes de la explosión de la crisis financiera. Eran momentos donde el petróleo cotizaba por encima de $120 el barril.

Los datos económicos también ayudaron al euro: se supo que Alemania creció durante el 2010 al ritmo más alto desde la reunificación del país y la producción industrial creció en diciembre. Por el lado negativo, una nueva rebaja de nota de Grecia (por debajo del grado de inversión) pasó desaperciba por el mercado, que ya ha descontado estos eventos.

Conclusión: en pocos días, el euro pasó de estar bajo presión a subir con fuerza. Al margen de los que muestre el mercado de divisas, no se puede hablar que el euro ya se encuentra en un camino alcista y de recuperación en el mediando plazo. Menos aún cuando hace una semana, el BCE salió al mercado a comprar deuda de Portugal para calmar tensiones, cuando el sistema financiero español sigue fuertemente atado al financiamiento del BCE y cuando la situación en Bélgica sigue empeorando.

La libra acompañó al euro

La moneda del Reino Unido acompañó al euro en su rally a lo largo del mercado y le siguió a la moneda común en el podio de rendimiento semanal. El optimismo llevó a los inversores a comprar la libra y también a darle un respaldo a los títulos del gobierno inglés. El cruce frente al dólar (GBPUSD) quebró una importante línea de tendencia bajista y se impulsó con fuerza, eliminando el sesgo bajista que tenía. Resta saber si esta semana, el par podrá trepar por encima de 1, 60; lo cual es un requisito necesario para ver una continuidad del rally alcista.

En el lado negativo desde el punto de vista fundamental, la economía del Reino Unido comparte con la de Estados Unidos un gran problema que aún no da señales de recuperarse: el sector inmobiliario. Los números siguen mostrando que los precios de las viviendas no solo que no se recuperan, sino que han descendido levemente en los últimos meses.

Esta semana se conocerán demasiando datos de la economía británica lo cual puede agregar volatilidad a los cruces de esta moneda. Las publicaciones abarcaran datos desde empleo e inflación hasta ventas minoristas.

Aussie, bajo presión

La moneda de peor desempeño fue el dólar australiano, que continúa tropezado en el 2011. El optimismo en los mercados no logró opacar las inundaciones que está sufriendo el país, que a su vez se sumaron a un débil reporte de empleo. La caída frente al dólar (AUDUSD) sigue siendo moderada producto de la pérdida de fuerza de la moneda americana. El cruce entre ambas monedas ha perdido mucha fuerza alcista, y si bien esto no implica que se de una gran caída, necesita regresar por encima del nivel de paridad y acercarse a los máximos históricos para habilitar nuevas alzas.

En el extremo opuesto estuvo el kiwi, la moneda de Nueva Zelanda que fue la mejor del grupo de las ligadas a commodities mientras que la de Canadá aún se sigue mostrando fuerte. El cruce de esta última con el dólar (USDCAD) marcó mínimos en años y recién ahora está haciendo lo que el Kiwi y el Aussie hicieron meses atrás.

El dólar de Canadá ofreció interesantes movimientos ya que nuevamente da señales de moverse por sus propios medios y en una sintonía distinta que las del resto del grupo. Estuvo correlacionada por momentos con la evolución del dólar, si este subía a lo largo del mercado también lo hacía el loonie, y lo mismo cuando caía. Esta es una situación singular que se dio en reiterados momentos.

Datos económicos esta vez no acompañaron al dólar

El dólar estuvo entre las monedas de peor rendimiento, cedió las ganancias de la primera semana del 2011 y subió solamente frente al aussie. No está claro el panorama a futuro para el dólar, aunque quedó en el borde de importantes niveles técnicos en varios de sus cruces, con lo cual de seguir cayendo podría habilitar un descenso aún mayor para las próximas semanas.

Esta vez los datos económicos no sorprendieron positivamente. Las ventas minoristas mostraron un pequeño incremento que no ayudó al reciente optimismo y los pedidos de subsidio de desempeño subieron. La confianza del consumidor mostró un sorpresivo descenso. Entre lo positivo, se anotó una reducción en el déficit comercial y en el presupuestario (buenos factores fundamentales para el dólar hacia el largo plazo) y un aumento en la producción industrial.

Los treasuries ganaron terreno en la mayoría de los tramos de la curva, lo que le quitó momento al dólar y explicó principalmente la poca fuerza del dólar frente al yen (USDJPY). Las compras de la Reserva Federal parecen estar haciendo su parte, ya que ni siquiera el apetito por el riesgo impulsó al cruce. El apetito por el riesgo encontró fundamento en el ánimo empresarial y en los positivos reportes de resultados de empresa del últimos trimestre del 2010 que comenzaron a publicarse.

En muchos sectores de la economía se nota un claro optimismo hacia lo que viene en este año. Un claro ejemplo fue el evento realizado en Detroit, en la exposición de automóviles. Los empresarios del sector se manifestaron muy optimistas de cara al futuro y hasta hubo anuncios de contratación de empleos. Este panorama, es ampliamente diferente al que se vivió dos años atrás, cuando en el medio de la exposición, se despedía personal y las principales empresas están rogando al gobierno federal por ayuda financiera en su lucha por sobrevivir.

Otro factor que refleja el actual buen ánimo de los mercados es el índice VIX, un indicador de volatilidad que alcanzó mínimos desde el 2007 (cuando el Dow Jones marcó máximos históricos) días atrás. Una alta volatilidad suele estar asociada a episodios negativos para el mercado y a tendencias negativas, mientas que una baja volatilidad a momentos alcistas para las acciones.


Sobre esta noticia

Autor:
Bebroker (103 noticias)
Visitas:
6648
Tipo:
Suceso
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.