Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Tahydia escriba una noticia?

FUENTE: Santísimavirgen

21/06/2011 22:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

MEDITACIÓN DE HOY

Vale la pena sufrir.

Decía san José de Calasanz que "no sabe ganar a Cristo el que no sabe sufrir por Cristo". Y antes lo había dicho el Apóstol: Porque entiendo que los padecimientos del tiempo presente no guardan proporción con la gloria que se ha de manifestar en orden a nosotros. Extraordinaria ganancia seríapadecer todas las penalidades sufridas por los santos mártires, durante nuestra vida, a trueque de disfrutar aunque fuera sóloun momento, de la gloria del Paraíso; luego ¿con cuánta mayor razón habremos de abrazarnos con nuestra cruz, sabiendo que los trabajos de esta breve vida nos conquistarán la bienaventuranza eterna? Porque lo momentáneo, ligero, de nuestra tribulación, nos produce con exceso incalculable, siempre creciente, un eterno caudal de gloria. San Agapito, joven de pocos años, cuando el tirano lo amenazó con abrasarle la cabeza con un yelmo encendido, respondió: "Y ¿qué mayor fortuna podría ser la mía que perder la cabeza para verla coronada luego en la gloria?" Esto hacía exclamar a san Francisco: "Tan grande es el bien que espero, que las penas se tornan gozos". Quien quiera la corona del Cielo, fuerza es que pase por tribulaciones y trabajos: Si constantemente sufrimos, también con Él reinaremos. No puede darse premio sin mérito, ni mérito sin paciencia. No es coronado si no lucha conforme a ley. Y al que con más paciencia combatiere, le ha de caber mayor corona.

"Práctica de amor a Jesucristo" – San Alfonso María de Ligorio

Comentario:

Con el sufrimiento aceptado pacientemente, no solo ganamos méritos para el Cielo, sino que, además, evitamos mucho tiempo de Purgatorio y, sobre todo, evitamos ir al Infierno.

Con el padecimiento hacemos penitencia y reparación por nuestros pecados y los de todo el mundo.

Ojalá fuéramos héroes y nos animáramos a sufrir, porque el dolor es redentor, y si Cristo tomó ese camino regio de la cruz, nosotros no podemos ir por otro lado.

Es difícil sufrir. Pero cuando uno se da cuenta de que con el dolor y los trabajos de esta vida, se gana un lugar maravilloso en el Cielo, se lo hace ganar a los seres queridos, consuela a Dios y recibe innumerables y escogidas gracias, entonces al menos dan ganas de sufrir.

No pidamos sufrimientos como los pedían los santos, porque nosotros, comparados con los santos, somos menos que nada y muy débiles; pero al menos tratemos de hacer pequeños sacrificios y renuncias en las cosas lícitas, no probar un bocado de un postre apetitoso, levantarnos a la mañana apenas suena el despertador, etc., y así seremos también fieles en lo mucho, porque hemos sido fieles en lo poco, en lo pequeño.

Al menos aceptemos el sufrimiento cuando Dios lo permite en nuestras vidas, porque es un gran don que Dios nos hace, un gran regalo que muchas veces no sabemos apreciar.

Visite:Www.santisimavirgen.com.ar


Sobre esta noticia

Autor:
Tahydia (39 noticias)
Fuente:
ta-hydia.ning.com
Visitas:
550
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.