Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Patitofeo escriba una noticia?

La nueva frontera rusa en el Cáucaso

25/08/2010 08:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Reconocida por Moscú desde hace dos años, la región separatista de Abjazia se rearma y da la espalda a Georgia

Protegida por guardacostas y misiles antiaéreos rusos, Abjazia vive tranquila dos años después de que Moscú la reconociera como Estado el 26 de agosto de 2008. La URSS agonizaba cuando esta región del mar Negro entró en conflicto con Georgia, de la que dependía. Abjazia tenía 535.000 habitantes. El resultado de la guerra (1992-1993) desencadenada por el líder Eduard Shevardnaze para someter a Abjazia fueron miles de muertos y centenares de miles de desplazados, sobre todo georgianos (que eran la mayoría), pero también griegos, rusos y armenios. En Abjazia viven hoy menos de 217.000 personas.

Mientras Rusia le construye nuevas fronteras, Abjazia ignora a Georgia y explora horizontes en el Caribe. La sociedad se sumerge en la amnesia histórica y rechaza el retorno de los georgianos huidos. Temen que sus antiguos vecinos traten de volver convertidos en "ciudadanos rusos" y, como tales, reclamen las casas que fueron ocupadas tras la guerra.

En julio, el presidente abjazo, Serguéi Bagapsh, visitó Venezuela y Nicaragua, países que han reconocido su independencia, e hizo una "escala técnica" en Cuba. El líder abjazo sonríe cuando le llamo "comandante Bagapsh". Hugo Chávez y Daniel Ortega prometieron visitarle, pero Bagapsh comprende que "pueden decir que vienen al día siguiente y llegar medio año después. Así es en América Latina". "En Venezuela nos aconsejaron no salir a la calle con joyas y objetos de valor", comenta uno de los viajeros a Latinoamérica, que ha vuelto reforzado en su identidad "europea" y no entiende "por qué a Venezuela y Nicaragua los reconocen, y a nosotros no". Del Caribe, han traído la idea de crear un enclave para reexportar tabaco, ron y productos tropicales a Rusia.

El ministro de Exteriores, Maxim Gvindzhiya, afirma que su departamento ha abandonado el "problema de Georgia". "Si nos ocupáramos de Georgia, todo el Ministerio tendría que centrarse en ese tema, porque comenzarían a aparecer iniciativas que nos distraerían de las cosas reales". Lo real "es la búsqueda de nuevos amigos", y "es más realista preparar una expedición conjunta a Marte de Georgia y Abjazia que su reintegración", subraya Viacheslav Chirikba, representante abjazo en las conversaciones de Ginebra con Georgia, Osetia del Sur, UE, EE UU y Rusia.

"Nuestros líderes nos están vinculando con el antiamericanismo, pero Abjazia es un proyecto nacionalista y conservador, no un terreno para ideas izquierdistas o socialistas, y no debe ser reconocida como un proyecto antioccidental", dice el politólogo Irakli Jintva. "Aislar a Abjazia es la mejor vía para convertirla en parte de Rusia".

"Europa tiene que recibir información nuestra, de lo que pasa aquí, de nuestros propios intereses, y no vernos como marionetas de Moscú. Si condenan el estalinismo, deben saber que Abjazia fue parte de Georgia por causa de Stalin", sentencia el jefe del Gobierno, Serguéi Shamba. La memoria del estalinismo está viva en Abjazia, pero la de los años noventa se convierte en un tabú, sobre todo la de los desplazados georgianos (calculados en 200.000) que en parte malviven hasta hoy de la asistencia social de Tbilisi. "Los georgianos fueron los agresores, pero examinaremos su caso si nos compensan por la destrucción causada, unos 14.000 millones de dólares", dice el vicepresidente, Aleksandr Ankvab.

En junio, la televisión abjaza mostró el documental Falta de voluntad, del georgiano Mamuka Kuparadze. En la cinta, dos georgianos adolescentes investigan la guerra de 1992-93 y, al concluir, uno de ellos considera posible la independencia de Abjazia. Esta novedad no impresiona a los abjazos, que recelan de la estrategia de Tbilisi para "los territorios ocupados" (Abjazia y Osetia del Sur). Con el lema "vinculación mediante cooperación", Georgia ofrece incentivos económicos, ignora reivindicaciones políticas y culpa a Rusia de los males.

El documental fue muy criticado. "A la gente le escuecen las heridas, sobre todo a quienes perdieron a sus parientes y no aceptan nada georgiano. Además, se utilizó en el juego político interno", dice Manana Gurgulia, de la agencia Apsnypress. Según Shamba, la cinta evidencia "el temor a que los pasos a la reconciliación sean aprovechados por Georgia para reintegrarnos".

Abjazia fomenta el retorno de los descendientes de los majadzhírov, los pobladores autóctonos que huyeron al Imperio Otomano durante la conquista rusa del Cáucaso, concluida en 1864, en Krásnaya Poliana, cerca de Sochi. Varios miles de personas han abandonado Turquía para asentarse en su tierra de origen. No son muchos, pero algunos temen la influencia del islam. En julio, el jefe de la comunidad musulmana de Gagra, Emnik Chachmach-ogli, se convirtió en el segundo dignatario islámico abjazo asesinado en tres años.

La historia del siglo XIX podría entorpecer los Juegos Olímpicos de Invierno 2014. En marzo, un Congreso sobre el "genocidio" de los pueblos del Cáucaso celebrado en Georgia concluyó con un llamamiento para que Sochi sea considerada el símbolo de una limpieza étnica.

Los rusos de Abjazia reclaman sus casas

Abjazia no es una marioneta de Moscú. Prueba de ello es que el Kremlin, pese a ser el garante de la seguridad de Abjazia y de haber prometido 15.000 millones de rublos al territorio. no ha logrado resolver el problema de los ciudadanos rusos, que residieron en esta región del mar Negro en época soviética y que fueron despojados de sus hogares durante la guerra o después. De forma truculenta por medio de documentos y testimonios falsificados, sus viviendas fueron ocupadas o expropiadas en complicidad con funcionarios municipales y judiciales.

Cuando el Kremlin reconoció la independencia de Abjazia, estos rusos ignorados redoblaron sus esfuerzos para ser oídos. El ministerio de Exteriores de Rusia tiene ahora unos 120 casos registrados, pero hay muchos más.

En febrero Rusia comenzó a plantear el tema a sus interlocutores abjazos. Le presionan los desposeídos, que han llevado al ministerio de Exteriores ruso a los tribunales por su pasividad y que amenazan con acudir a la corte internacional de Derechos Humanos de Estrasburgo. Temerosos de que los georgianos utilicen la "ciudadanía rusa" para regresar, los responsables abjazos quieren poner condiciones a Rusia para tratar el problema, en esencia, ejercer un derecho de veto selectivo.

De aceptar las concepciones rusas, Abjazia tendrá "muy serios problemas con los refugiados georgianos que vivieron en Rusia tras la guerra y que recibieron ciudadanía rusa, y serios problemas con los que lucharon contra nosotros durante la guerra", afirmaba el jefe del Gobierno, Serguéi Shamba. "La vuelta de los refugiados georgianos a Abjazia creará inevitablemente una nueva situación de conflicto, llevará a una nueva guerra", afirmaba el político. "No permitan que nos convirtamos de nuevo en una minoría", escribía el autor de un artículo contra la comisión ruso-abjaza, publicado en la revista "Núzhnaía". Antes de la guerra de 1992-93, los abjazos constituían una minoría poblacional del 17%.

"Hay fronteras que no podemos transgredir. No podemos ordenar al gobierno abjazo que tome una u otra decisión. No podemos luchar contra la corrupción en Abjazia", señalaba a principios de agosto Semén Grigóriev, el embajador de Rusia en Sujum. El diplomático explicaba que las ocupaciones de viviendas "no están dirigidas contra los rusos, sino que responde a un problema de corrupción y afecta también a los mismos habitantes locales". Los abjazos han "legalizado" las expropiaciones y ocupaciones de viviendas con una disposición que les da derecho disponer de los inmuebles que llevan diez años abandonados.

Gastos militares aparte, Rusia ha prometido cerca de 15.000 millones de rublos a Abjazia. Según el presidente Bagapsh, esto incluye 11.000 millones para el desarrollo social en tres años, 2000 millones para el tendido del ferrocarril y 700 millones para el sistema bancario. El turismo ruso a este lugar privilegiado se ven frenado por el alza de los precios y la dificultad para cruzar la frontera y para llegar a ella desde Sochi, debido al caos de tráfico producido por las obras para los Juegos Olímpicos de Invierno de 2014. Abjazia se distancia de esas obras. "No queremos que por nuestra causa Occidente hostigue a Rusia con motivo de las Olimpiadas", afirma Bagapsh. "En cuanto comencemos a ayudar o a ocuparnos de las Olimpiadas, Occidente dará la espalda, y Georgia se pondrá a ladrar, por eso nos mantenemos al margen. No queremos llamar la atención", dice.

Fuente: elpais.com


Sobre esta noticia

Autor:
Patitofeo (1141 noticias)
Visitas:
5264
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.