Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Tirando Teclas escriba una noticia?

El frío: de villano a salvador

13/01/2010 00:01 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Estuvo la mano de DIOS

Karen M. Henderson estaba trabajando en una tienda por departamentos en Miami, cuando le sobrevino un infarto masivo, cayó al suelo y perdió el sentido. El primero en llegar a auxiliarla fue un policía, quien por medio de un desfibrilador portátil la revivió. Mientras llegaban los paramédicos, el corazón de Karen se detuvo otra vez. En la ambulancia, sufrió un tercer paro cardiaco y entró en coma. Son pocas las posibilidades de sobrevivir un ataque al corazón después de entrar en estado comatoso. Las estadísticas muestran que un 75 por ciento de las personas en tal situación mueren. Mientras Karen estaba inconciente, su mejor amiga y su hermana preguntaron a los médicos en la Sala de Emergencia del Aventura Hospital and Medical Center, adonde la paciente fue llevada, si ella sobreviviría, y en tal caso si quedaría con daño cerebral. Los médicos les dijeron que para evitar tales resultados nefastos iban a probar un nuevo recurso: la hipotermia inducida; en otras palabras, conectarían a Karen a una máquina que le descendería la temperatura corporal por debajo de los límites normales. Ellas no podían comprender cómo enfriar a Karen de manera extrema pudiera ayudarla, pues de la hipotermia sólo sabían que era una forma de morir, cuando alguien está expuesto a temperaturas muy bajas en aguas o bosques helados. Preguntaron si los médicos tenían la suficiente experiencia para manejar el equipo de hipotermia. Les respondieron que era la primera vez que iban a usarlo. Sin más alternativa, ellas autorizaron el procedimiento. Durante varios días Karen estuvo inconciente. Se le había salvado la vida, pero saber si quedaría en un estado vegetativo era un gran misterio. “Me morí tres veces”, cuenta Karen un mes después. “Lo único que recuerdo de los tres días que estuve en coma, fue que llegué a la casa donde me crié y adentro estaban todas las personas más queridas que se me han muerto, mis padres, abuelas y tías. No tenían cuerpo humano, las veía como rayos de luz, pero yo sabía quién era cada una. Una de mis abuelas, la que era la matrona de la familia, me dijo que yo no podía entrar allí, que regresara a casa”. Karen ha regresado a su hogar y se recupera con medicamentos, dieta y ejercicio, satisfecha de haber podido conservar sus funciones cerebrales sin daño ninguno. La Dra. Christine Pierre, neuróloga afiliada con el Hospital de Aventura y quien observó a Karen en emergencia y cuidados intensivos, explica que algunos hospitales están adoptando los nuevos lineamientos de la Asociación Americana del Corazón para el tratamiento de infarto cardiaco usando frío extremo. “Estudios clínicos ha mostrado que la hipotermia inducida en pacientes resucitados después de un ataque al corazón ayuda a prevenir daños neurológicos y mejora los resultados. El caso de Karen es una buena muestra de los beneficios de este avance, ” expresa la Dra. Pierre. Estela Carmona, enfermera registrada y directora de la sala de emergencias del Kendall Regional Medical Center, otro de los hospitales que está usando esta estrategia en Miami, coincide al explicar que el problema cuando una persona sufre un ataque al corazón es que se para la circulación y no llega sangre a los órganos vitales, por consiguiente no se oxigenan y se presentan daños que pueden ser irreparables, o aún la muerte. “Se ha encontrado que la hipotermia terapéutica, al bajar la temperatura del cuerpo tres o cuatro grados, es útil para proteger esos órganos”, dice. La hipotermia se puede inducir de manera externa o interna. Cuando el paciente es resucitado por medio de masaje cardiopulmonar y respiración artificial, se puede enfriar en la misma ambulancia por medio de compresas. Arctic Sun, uno de los fabricantes del equipo no invasivo que permite mantener a un paciente en hipotermia inducida dentro de una ambulancia, explica que al descender la temperatura corporal se hace más lento el metabolismo; eso quiere decir que los tejidos y órganos necesitan menos oxígeno y nutrientes para mantenerse saludables por más tiempo. Básicamente este sistema consiste en almohadillas de un material especial por el cual puede correr agua fría impulsada por una bomba. Estas almohadillas se ponen al paciente en el pecho y la espalda. “Al llegar el paciente al hospital, nuestro trabajo es mantenerlo en hipotermia durante 23 horas, hasta que sale de peligro”, expresa Carmona. Para lograrlo, se conecta el paciente a una máquina que de manera intravenosa le hace circular líquidos fríos.


Sobre esta noticia

Autor:
Tirando Teclas (17 noticias)
Visitas:
4756
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.