Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que El Tercero escriba una noticia?

Free movies para todos

26/08/2009 22:54 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La oferta y la velocidad de internet modifican los hábitos del consumidor y afectan la industria cinematográfica

El paulatino aumento de usuarios conectados a la red provoca que las barreras caigan una tras otra. Algunas encuestas expresan que hay más de mil millones de personas conectadas. Esta realidad permite, entre otras actividades, bajar películas gratis.

Un abuelo en Canadá debe pasar inesperadamente la tarde con sus nietos y decide descargar Transformers. Este hombre no tendrá que barrer la nieve de su garaje y conducir hasta el videoclub a menos 20 grados de temperatura. Otro caso al azar de quien decide bajar películas es el de un adolescente peruano, que pasa una tranquila velada con su novia en la playa, y no tiene la intención de desplazarse hasta el cine para que ella vea la última de DiCaprio.

Bajar películas es ilegal, todo el mundo lo sabe, pero pocos dejan de hacerlo. Tal vez porque la industria del entretenimiento ha impuesto sus reglas por décadas y ahora los consumidores se toman revancha. Sin importar las razones, queda claro que no se trata de una moda inofensiva. En la actualidad resulta muy difícil controlar y sancionar este hábito. Y ello provoca un desplome estruendoso de la industria cinematográfica. Casi como el golpe de King Cong, en caída libre desde la cúpula del edificio Empire State.

Muchas veces la calidad de la grabación no es buena, y son pocas las películas que el espectador iría a ver al cine o alquilaría antes de verlas gratis en la tele

Existe quien se dedica a bajar películas como un negocio. En todas las ciudades del mundo hay vendedores ambulantes y galerías turbias. Son la cabeza visible de una pirámide que tiene como base miles de computadoras (o freidoras, como se las llama en la jerga), que bajan y graban sin descanso. Esto refleja el lado obscuro, ya que sostienen un negocio de distribución ilegal que se realiza de manera pública.

Finalmente, el papel de protagonista afortunado se lo ha adjudicado el consumidor, ya que existen innumerables páginas web en todos los idiomas que permiten bajar películas, y le permiten ahorrarse la entrada al cine o el alquiler. No obstante, muchas veces la calidad de la grabación no es buena (al menos no como en su versión original), y son pocas las películas que el espectador, realmente, iría a ver al cine o alquilaría, antes de verlas gratis en la tele.

Por el momento las productoras de cine no han encontrado solución a la temible plaga del download, como se lo conoce en internet. Y no parecen estar cerca de hacerlo. Mientras tanto el consumidor aprovecha del revuelo y exclama: free movies para todos.

El download de películas es difícil de controlar y provoca el desplome de la industria cinematográfica. Como el golpe de King Cong, en caída libre desde la cúpula del edificio Empire State


Sobre esta noticia

Autor:
El Tercero (4 noticias)
Visitas:
3684
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.