Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jhon Dorado escriba una noticia?

Fraudulento final de "Lost" (Perdidos)

06/07/2010 00:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los guionistas de la serie se justifican por no haber sido capaces de satisfacer todas las expectativas generadas

No puedo dejar de decir después de mucha buena fe puesta en los autores de esta serie que el final de “Perdidos” me ha decepcionado. Es fraudulento, apenas está relacionado con los enigmas que va planteando la serie. Nos relata como quien no quiere la cosa la muerte y la reunión idílica de todos ellos en una especie de limbo.

Lo que gustaba de Perdidos era que había grandes elementos significativos: los saltos en el tiempo (recordemos que James estuvo viviendo en los años cuarenta en los albores de la iniciativa Dharma), la estatua mitológica en la isla, monstruos (el humo negro), niños con extraños poderes (el hijo de Michel que tenía una especie de “resplandor”), etc., que formaban una gran incertidumbre que todos esperábamos que se esclareciera en algún momento de la serie.

La trama argumental de una obra, si esta tiene alguna calidad, tiene una estructura interna, unos elementos que van conformando la acción y van creando un ámbito de verosimilitud (aquello que es posible o no dentro del universo inventado). Esto ya está teorizado en la poética de Aristóteles y reflexionado por Cervantes. Si se rompe esa verosimilitud la obra empieza a fallar por todas partes, no cuaja y, por lo tanto, se convierte en un fracaso. El final de “Perdidos” defrauda porque promete durante seis temporadas algo que no acaba ofreciendo. Es como si estuviéramos viendo un magnífico partido de fútbol y alguien nos lo quitara a 20 minutos del final diciendo que lo que importa es el juego que ya hemos visto, no el resultado.

Según Damon Lindelof y Carlton Cuse, guionistas de la serie, que han tenido que dar explicaciones a sus miles de indignados fans en una entrevista en la revista “Times”, sólo hay dos preguntas que a todo espectador deberían interesarle a las que el último capítulo responde: “¿Qué sentido tiene todo esto? Y ¿Cuál es el motivo por el que he visto este programa durante seis años?”.

No había un final establecido, tan sólo y de nuevo fuegos de artificio

A la primera pregunta: lo que nos preocupaba era saber, era tener conocimiento sobre qué pasaba en esa extraordinaria isla en la que igual se podía viajar en el tiempo, que había una luz que proteger, o un monstruo del que huir; además de bestias que habitaban la noche, fantasmas que inquietaban a los vivos y extrañas relaciones espacio temporales. El sentido último que queríamos saber era qué explicación cuajaba con todas esas incertidumbres. Que no se confirmaran las sospechas que algunos ya venían advirtiendo desde la tercera temporada: “esos giros argumentales no eran sino pastiempos mentales con las que mantenernos enganchados, no tienen ningún fin preciso, ni juegan una verdadera baza en el todo de la historia”. Verdaderamente este final no sólo es fraudulento, sino que hace toda la serie fraudulenta, efectivamente eran fuegos artificiales. Si no, respondan sinceramente a esta pregunta ¿Verían de nuevo las seis temporadas sabiendo cómo acaba, sabiendo qué te vas a quedar en ascuas? No señores su final no explica el sentido de “todo esto”.

La segunda pregunta está más o menos respondida: he visto esta serie durante tantos años porque he estado intrigado durante mucho tiempo, he estado esperando respuestas durante mucho tiempo. De nuevo lo fraudulento viene porque no las he obtenido, sólo sé que “todos mueren”, que “Jack antes que ninguno”, “que todos se quedaron prendados de su experiencia en la isla hasta tal punto que crearon su limbo particular en el que “todos” se querían y reunían de nuevo siendo las personas que querían ser (James policía, Jack con hijo, etc.). Pero no sé nada de por qué había saltos temporales, por qué Richard era inmortal, por qué había un tipo que se convertía en un humo negro malvado, por qué había un niño con visiones, qué pasaba allí, el motivo por el que la he estado viendo. No señores guionistas, no estamos satisfechos con ese final porque nos habéis engañado, no sabíais el final, ni lo que ocurría allí, habéis escrito el guión a “salto de mata” sin saber a dónde ibais, citando a Poe “Jamás la pluma debiera rozar el papel hasta que al menos un propósito general bien asimilado hubiera sido establecido”, no teníais un final establecido, tan sólo y de nuevo fuegos de artificio.

De ahí que muchos de los argumentos que han esgrimido los autores sean más justificaciones que otra cosa. ¿Cómo han podido decir que “Perdidos” era una serie de personajes? ¿Qué lo que importaba en realidad era únicamente la personalidad de unos maltrechos desconocidos ante las adversidades de una isla? En la ficción uno si juega con fuego tiene que estar dispuesto a quemarse, no valen medias tintas, ni jugar con dos barajas. Los guionistas de “Perdidos” se han perdido, han jugado con un género que no han sabido dominar.

Aún con eso hay que decir que tiene mérito haber creado tantas expectativas, habernos hecho creer que la serie tenía un contenido altamente significativo y relevante cuando en realidad no lo tenía. Es una lástima ver que al final James, Kate, Jack, Hugo, Charlie, Desmond, Claire, etc. Lo único que hacían eran dar palos de ciego como una rata de laboratorio que no saben que están siendo utilizadas. Esta es la verdadera tragedia de “Perdidos” no que estén muertos.

Lo que gustaba de "Perdidos" era que había grandes elementos significativos que formaban una gran incertidumbre que todos esperábamos que se esclareciera en algún momento de la serie


Sobre esta noticia

Autor:
Jhon Dorado (5 noticias)
Visitas:
4113
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.