Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gonzalo Sánchez Del Pozo escriba una noticia?

Francisco González cede el timón del BBVA a Carlos Torres

0
- +
27/09/2018 18:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Francisco González abandona la presidencia del BBVA, y será sustituido por el actual consejero delegado Carlos Torres; de su legado cabe destacar la digitalización del banco y haber dejado la acción un 13% más baja que como la encontró

A pesar de que el mismo González fijó como los setenta y cinco años la edad máxima para permanecer en el puesto, deja la entidad financiera meses antes de cumplir esos años.

Este licenciado en económicas por la Universidad Complutense de Madrid, considerado como uno los mejores banqueros del país, deja la jefatura del BBVA, teniendo como máximo logro profesional el haber logrado la fusión de Argentaria, una sociedad que pertenecía al Estado, con el Banco Bilbao Vizcaya.

Carlos Torres toma el mando

En una comunicación a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, el propio Francisco González anuncia que se retira de la presidencia del BBVA y que su puesto pasa a ser ocupado por el que ahora es consejero delegado de la entidad, Carlos Torres Vila.

El anuncio ha coincidido con el también relevo, esta vez en el Santander de su actual consejero delegado, José Antonio Álvarez por Andrea Orcel.

Un límite fijado en los 75 años

Tal como él mismo fijó en el reglamento de su banco, nadie puede, más allá de los setenta y cinco años seguir como «timonel» de la entidad financiera, a pesar de que se va a retirar con setenta y cuatro años, dos antes de lo que había anunciado en Davos.

Inclusive antes de su marcha había anunciado que se sentía orgulloso de lo que había conseguido y lo que dejaba, una entidad saneada inclusive en plena crisis y uno de los bancos más importantes que hay en el sistema financiero mundial.

Un relevo controlado y bien pensado

El traspaso de poder de González a Torres es un proceso en el que nada se ha dejado al albur, y seguirá un protocolo creado exprofeso para que no haya ningún tropiezo en la continuidad de la jefatura del banco.

Desde el BBVA se explica que la retirada de González hay que entenderla en clave de utilidad, porque en nada le hacía bien al banco que quien lleva desde el año 2000 presidiendo el banco, esperase a la edad límite para su jubilación.

Lo que no se tenía nada claro en los «mentideros» financieros es quien le iba a sustituir, barajándose nombres como el de Jaime Caruana, el que fue, entre los años 2000 y 2006, gobernador del Banco de España.

Esa idea, que provenía directamente de las oficinas en Frankfórt del Banco Central Europeo, era que Caruana ocupase una presidencia no ejecutiva, y dejar que Carlos Torres siguiese siendo consejero delegado de la entidad financiera.

Unos cambios puestos al servicio de un proceso de transformación

Los cambios no le son ajenos a la entidad, ya que en los años que Francisco González la ha presidido, desde el año 2000 hasta el próximo 2019, ha tenido ocasión de compartir el puesto de «timonel» con hasta tres consejeros delegados.

El primero de ellos fue Pedro Luis Uriarte, que tuvo que abandonar la «nave» en el 2001, después de resultar salpicado por las cuentas opacas en Jersey, siendo sustituido por José Ignacio Goirigolzarri, que ocupó el puesto hasta el 2009.

Una de las apuestas más arriesgadas de González, la digitalización del banco, va a seguir adelante y promete intensificarse, aunque solo sea por los cientos de millones de euros que se han invertido

El último cambio se produjo en el 2015, cuando cesó el sustituto de Goirigolzarri, Ángel Cano, para dejar paso a que será a partir de ahora el presidente del BBVA, Carlos Torres.

Continuar un proyecto para seguir entre la élite bancaria internacional

En una nota de prensa del BBVA, se identifica como continuista la próxima presidencia de Torres, y se anuncia como continuadora de la senda que iniciase Francisco González, que ha supuesto el ingreso y mantenimiento de la entidad en la élite financiera mundial.

Una de las apuestas más arriesgadas de González, la digitalización del banco, va a seguir adelante y promete intensificarse, aunque solo sea por los cientos de millones de euros que se ha invertido en la misma.

Algunos ejecutivos no salen de su asombro

Son muchos los mandos intermedios, que con la promesa de confidencialidad para dar sus opiniones, que no se creen que González vaya a abandonar la entidad antes de cumplir los 75, dejando estos últimos ejercicios, en los que han vuelto los beneficios, como «broche de oro» para culminar su gestión.

Tampoco consideran de recibo que después de haber liderado el ejercicio de 2017, no sea él el que presente los resultados en la Junta de Accionistas en Bilbao.

Un ejecutivo «de la casa»

El que será en breve nuevo presidente de la entidad, Carlos Torres Vila, se integró en el BBVA en el año 2008, haciéndose cargo del área de estrategia y desarrollo corporativo, para posteriormente ser el responsable de la estrategia digital que González quería para el banco en el siglo XXI.

Llegado el año 2015, es nombrado consejero delegado, debido a lo cual la transformación, no solo la digital, de la entidad financiera, se ha acelerado notablemente.

A día de hoy, y por las políticas que ha instruido para la transformación digital del BBVA, la entidad tiene ventas por ese canal que llegan a los 40% de las ventas totales.

Además, solo en clientes digitales, el BBVA llega a los 25.000.000, con la previsión que el 50% de los clientes globales del banco sean ya digitales al finalizar el año.

Una acción a la baja

Si tomamos la evolución de la cotización de la acción del BBVA desde que Francisco González se hace con las «riendas» en el 2000, esta se ha depreciado un 13%.

Cuando FG desembarca en el lo que hasta ese momento era la fusión de dos de los grandes bancos que había en el país – Banco Bilbao y Banco Vizcaya – la acción se cotizaba a 13, 06 euros; en el cierre de ayer la acción valía 5, 57 euros.

En el mismo periodo, el Santander, su rival más directo, se ha apreciado un 36%, lo cual dice mucho del buen desempeño de Patricia Botín y su equipo.

Hay que tener en cuenta que cuando se produce la fusión de BBV con Argentaria, se convierte en la entidad financiera española con mayor valor bursátil, mientras que ahora el valor del BBVA es algo menos que la mitad del Santander.

Bien es cierto que el BBVA ha tenido que «lidiar» todos estos últimos años con «morlacos» financieros de dimensiones colosales: la crisis de divisas de latinoamérica, la crisis de las punto com, y por último «la madre de todas las crisis», la del 2008 que se llevó por delante algunos de los bancos de inversión más grandes, como Merry Linch.

Fuente - El País / Wikipedia


Sobre esta noticia

Autor:
Gonzalo Sánchez Del Pozo (95 noticias)
Visitas:
301
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.