Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Claudio Ron escriba una noticia?

La fragilidad de la opinión pública

22/06/2009 12:46 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

De pronto a finales del S. XX los gobiernos vieron que no había tiempo para ser cuidadosos, pero allí estaba la opinión pública, ¿Cómo reaccionaría ante este descaro?

Hasta fines del siglo pasado los personajes públicos, principalmente de la política, valoraban muy especialmente la discreción. Se acataban unas pautas acerca de las maneras de hacer, un refinamiento aristocrático y un respeto por el sentir de la gente. Pienso que muchas de estas pautas fueron heredadas de los sucesos de la Francia de 1789 en donde se demostró el poder del pueblo.

Pero lo que hasta la segunda mitad del siglo XX habían sido cambios leves y paulatinos, adquirió una velocidad de vértigo. De pronto se vio que no había tiempo para ser cuidadosos, había que se rápidos y efectivos, pero allí estaba la opinión pública, ¿Cómo reaccionaría ante este descaro de los gobernantes?

Los sucesos que tuvieron lugar en países de Sudamérica en esas décadas, entre los ‘ 60 y los ‘ 90 se podrían entender como experimentos sociales en este sentido. Personajes públicos hicieron barbaridades ante la vista indignada de una población que habló, soportó, se hundió, hasta que su sistema económico y social acabó explotando sin mayores consecuencias para dichos gobernantes, que salieron airosos y dueños de grandes fortunas.

De estas experiencias seguramente se pueden sacar muchas conclusiones desde la sociología, la política y la economía.

Creo que lo más importante es que esos hechos sumados a nuevas teorías de comunicación de masas y de marketing demuestran de una manera contundente la fragilidad de la opinión popular.

Coincide con otro fenómeno que refuerza la idea de que la voluntad del pueblo como tal es prácticamente inexistente, ese fenómeno es Internet.

El poder de una idea está dado por la cantidad de seguidores de la misma.

Creo que los hechos acontecidos el siglo pasado sumados a nuevas teorías de comunicación de masas y de marketing demuestran de una manera contundente la fragilidad de la opinión popular

Internet hace que haya casi tantas ideas como personas, y el poder de dicha idea por tanto es ínfimo.

Estar frente a una pantalla como observador anula el protagonismo. Hoy se puede decir la mayor verdad o la mayor barbaridad que no habrá respuesta fuera de este medio, porque la célula social se ha reducido al individuo.

Sintetizando: no puede haber voluntad popular porque no hay conciencia de pueblo. Se dice ‘ el pueblo ha votado’ , y no es verdad, han votado millones de individualidades sin identidad de pueblo.

Hemos pasado de ‘ unión de A con B’ , aunque A y B tuvieran como único factor común el ser compatriotas, a ‘ intersección de A con B con C con D’ , lo que llevado a la práctica y teniendo en cuenta que A, B, C o D son conjuntos dados por el la provincia de nacimiento, el sexo, el equipo de fútbol o la bandera política, deja a las personas aisladas y desconfiando unas de otras. La intersección de todos esos conjuntos es uno mismo.

Posiblemente si esto que estoy diciendo se hubiera publicado en un periódico de gran tirada a mediados del siglo pasado, habría provocado más de una reacción en ambos sentidos, pero dicho aquí, ya es de agradecer que me estés leyendo, amigo mío.


Sobre esta noticia

Autor:
Claudio Ron (4 noticias)
Visitas:
3886
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.