Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elplural.com - Política escriba una noticia?

Formas de oposición

01/04/2011 00:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ver desde fuera

Formas de oposición

Cuando en un país existen víctimas que deben su condición de tales a fenómenos de violencia, todas ellas tienen el mismo valor, todas deben ser tratadas con un mismo criterio y todas merecen el mayor de los respetos. No obstante, debemos admitir que a veces hay diferencias de carácter cualitativo entre las víctimas

Si miramos hacia la guerra civil española sabemos que hubo miles de personas que murieron como consecuencia de la represión, bien en la zona republicana o en la sublevada, y todas merecen nuestro recuerdo, sin embargo todos admitimos también que algunas poseen un valor simbólico, como puede ser el caso de García Lorca, asesinado en Granada, o el de Melquíades Álvarez, el político liberal asesinado en Madrid.

Como es bien conocido, en España el fenómeno del terrorismo de ETA ha generado también unos cientos de víctimas en los últimos años, y también en este caso algunas de ellas son desde un punto de vista cualitativo diferentes a las demás. Entre otros, ese sería el caso de Francisco Tomás y Valiente, asesinado en su despacho de la Universidad Autónoma de Madrid el 14 de febrero de 1996. Dos meses antes de esa fecha había publicado un artículo titulado “ ETA y nosotros” . Allí pedía que nos olvidáramos, para hablar de ese tema, del lirismo y de la rabia y que “ midiéramos las palabras antes de entregarlas al viento” ; también alertaba sobre los sectores más violentos de la organización terrorista, “ que se consideran animados y beneficiados por nuestras divisiones, debates, querellas partidarias y acusaciones al vecino” , por tanto no deberíamos olvidar nunca quién es nuestro vecino, porque la única división posible es entre ETA y nosotros, entre los que hemos sido espectadores de sus víctimas y los que matan “ porque ésa es su única forma de vivir” .

Resulta imposible no recordar apreciaciones tan lúcidas como esas cuando se escucha el comportamiento de los dirigentes del Partido Popular en los últimos días con el tema del terrorismo y las últimas fracasadas negociaciones. Supongo que a cualquier persona, aún más si está relacionada con las víctimas del terrorismo, le resultará increíble que un partido con tan importante representación parlamentaria, y que aspira a gobernar de nuevo en España, le conceda más credibilidad a las actas de los militantes de ETA que a las declaraciones en sede judicial de negociadores y policías.

Se trata de una forma de hacer oposición que, en mi opinión, roza lo inmoral. Además, recurren a un argumentario que desde 2004 se ha convertido en una constante: buscar cualquier posibilidad de acusar al gobierno socialista de que recurre a la mentira. ¿Por qué? Porque aún no pueden, ni saben, quitarse de encima el comportamiento que tuvieron en los días siguientes a los atentados del 11-M. Saben que mintieron entonces, así como que esa mentira fue uno de los factores que condujo a la pérdida de las elecciones, y en consecuencia andan a la búsqueda de equiparar aquel comportamiento indigno con otro similar en el gobierno socialista.

Nadie que sienta verdadero respeto por las víctimas y que comprenda que el problema del terrorismo es algo que nos debe situar de manera clara a todos en otro bando diferente al de ETA sería capaz de recurrir a los métodos utilizados por el PP, que además cuentan con el coro de algunos medios de comunicación dispuestos a jalear esos comportamientos de la derecha. Decía Tomás y Valiente que cualquier razón política desaparece cuando un individuo es capaz de dispararle a otro un tiro en la nuca, y aunque no sea equivalente, podríamos decir que ninguna razón política puede justificar la división frente a ese individuo que es capaz de utilizar la pistola, y menos si para ello se utilizan métodos ajenos a la moralidad y a la ética.

* José Luis Casas Sánchez es Profesor de Historia


Sobre esta noticia

Autor:
Elplural.com - Política (4516 noticias)
Fuente:
elplural.com
Visitas:
4250
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.