Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Rogelio Paniagua escriba una noticia?

Fisiopatología de un celoso

06/08/2009 00:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando una persona se somete a diversos estados afectivos, existe una serie de cambios fisiológicos y bioquímicos que pueden influir positiva o negativamente en su salud y en el restablecimiento o desarrollo de enfermedades orgánicas

La Fisiopatología es el estudio de los procesos patológicos (enfermedades, físicos y químicos que tienen lugar en los organismos vivos durante la realización de sus funciones vitales. Estudia los mecanismos de producción de las enfermedades en relación a los niveles molecular, subcelular, celular, tisular, orgánico y sistémico o funcional. La fisiopatología desprende de la Fisiología (ciencia biológica que tiene por objeto el estudio de la dinámica de los cuerpos organizados), está muy relacionada con la anatomía, biología molecular, bioquímica, biología celular, genética, fisiología, inmunología, farmacología y ciencias morfológicas. Por ende, la Fisiopatología se constituye en una disciplina unificadora en proporcionar las bases científicas de la práctica médica. Además, constituye un puente entre las disciplinas básicas y clínicas. Casi todos los estados afectivos de una persona se exteriorizan como tensión o relajamiento de su musculatura, por la orientación de sus ojos, la ingurgitación de su piel, la actividad de su aparato vocal, y de sus diferentes componentes corporales. En ciertos estados anímicos denominados afectos, la coparticipación del cuerpo es tan llamativa y tan grande que muchos investigadores dieron en pensar que la naturaleza de los afectos consistiría sólo en estas exteriorizaciones corporales suyas. Es cosa sabida cuan extraordinarias alteraciones se producen en la circulación, en las secreciones, en los estados de excitación de los músculos voluntarios, bajo la influencia por ejemplo, del miedo, de la ira, del arrobamiento sexual y de otras emociones. Uno de estos estados afectivos muy común son los CELOS. Se consideran celos normales, si se entiende a la captación de la atención de la persona celada como una de las características de los celos, se puede entender que en ciertas situaciones los mismos son necesarios. En el matrimonio, por ejemplo, este tipo de celos es útil, porque actúa como generador de energía vital en la pareja. Cada uno se esfuerza en mejorar para mantener encendida la llama del amor. Los celos, como una reacción de alerta ante un bajón amoroso de cualquier miembro de la pareja, son saludables y constructivos. En una pareja es importante respetar la libertad de cada miembro, su estado anímico y sus necesidades. Cuando en ocasiones uno de los integrantes de la pareja se cree propietario de los sentimientos de él o de ella, entonces, el equilibrio se rompe y aparecen los celos. El perfil psicológico de la persona que siente celos se relaciona con la baja autoestima y la inseguridad. Estas personas, además de tener reacciones emocionales negativas, tienen necesidades de estimación y demanda continua de aprobación. La persona celosa reclama un sacrificio, desea ser amado incondicionalmente, siendo incapaz de sacrificarse, puesto que suele ser demasiado egoísta y desconfiado. Por estas necesidesde de estimación, suelen demandar constante aprobación. Cualquier cambio en el contexto de la pareja puede llegar a ser motivo para una reacción de celos en personas. Aparecen pensamientos de engaño y se atiende selectivamente a señales de alerta, creando de esta manera un rival imaginario inexistente. Al no poder controlar estos sentimientos la persona se torna cada vez más insegura e hipervigilante, generando, como consecuencia, reacciones agresivas. No hay duda que los impulsos agresivos tienen en los vínculos humanos una presencia básica, universal y permanente, y sus consecuencias son determinantes para la salud mental y orgánica de las personas, los grupos, y las comunidades. Originariamente, la agresividad está vinculada al cuerpo por los dispositivos musculares y osteoarticulares pero su significación excede ese ámbito. Por empezar, un intento de definición, la agresividad es la tendencia dirigida a dañar, destruir, perjudicar, lastimar, arruinar a un otro, en realidad o en fantasía. Puede tratarse de conductas motoras activas u otras equivalentes: por la palabra o por el silencio, por la actividad o la pasividad, por el sarcasmo, la ironía, la burla, el chiste, el desprecio, entre otros. Lo que la caracteriza es su intención latente y no la forma que se manifiesta. Una conducta aparentemente protectora de una madre puede resultar agresiva o dañar a su hijo. Si bien lo que se denomina agresión tiene status propio, también forma parte de emociones de distinto signo como la ira, rabia, celos, odio, hostilidad, envidia. Comparten el carácter destructivo o dañino hacia el objeto que se tematiza en forma diferente en cada una: En los celos, la agresión va dirigida a un tercero en una relación amorosa, en la envidia hay que destruir a quien posee algo valioso para uno. A su vez, el sarcasmo puede ser una versión atenuada de la envidia. En hombres, con temperamento depresivo, tristes, con problemas en sus relaciones conyugales la reacción de los celos ha de ser depresiva y la tragedia final irá precedida de una gran angustia y de una lucha interna agobiante. En cambio, en hombres de gran trabajo, acción, responsabilidad, la reacción celosa será activa, dinámica, explosiva, extendida en el espacio y en el tiempo. No se conforman, luchan siempre, pues corren al unísono el sentimiento amoroso y la razón analítica. A su vez, los tímidos y opacos, sufren para sí, los celos son poco expresivos, aunque padecen mucho daño interior. Las mujeres y hombres de emociones rápidas, de irritación fácil, de carácter colérico, poseen celos pasionales y terribles, y que suelen esclavizar a la persona amada. Cuando una persona se somete a una actitud enfermiza de celos existen múltiples cambios fisiopatológicos, los que padecen de alteraciones hormonales, hombres o mujeres, tienen celos patológicos que pueden ir acompañados de cambios radicales en el carácter y conducta. La glándula que más influye en los estados de celos es la Tiroides. Su disfunción puede traer manifestaciones somáticas: cervicales, genitales, corazón y otros órganos efectores. Las personas con exceso de celos caen en un estado de stress continuo y a nivel orgánico existe una serie de eventos bioquímicos que pueden alterar el funcionamiento normal de diversos órganos, las personas sufren de: estreñimiento, depresión, cansancio continuo, dificultad para bajar de peso, alto colesterol, caída del pelo, pérdida de interés en el sexo, frío en las extremidades (manos o pies), piel reseca, retención de líquidos, infecciones recurrentes, problemas digestivos y otros síntomas adicionales. Las bruscas descargas hormonales, traen variaciones en el comportamiento sexual, alteraciones en la conducta y sadismo intelectual para con su pareja y resentimiento en contra de las personas de su entorno. Por otro lado el bienestar de la pareja teñida de celos se va debilitando paulatinamente. James Parr, filósofo existencialista, propone causas y prevenciones de los celos románticos en su libro "Nuevas maneras de amar: cómo la autenticidad transforma las relaciones". En este libro expone su creencia sobre los celos y dice que surgen en una relación amorosa debido a tres factores: comparación, competencia y el temor a ser reemplazado. Si la persona se vuelve más autónoma y creativa la probabilidad de que los celos se produzcan es menor, ya que la relación entre estos tres factores se torna menos significativa. Si uno se ama a sí mismo, la comparación con los otros disminuye y cuando la competencia no existe, se es menos vulnerable a sentir celos. Al volverse irremplazable en una relación los celos desaparecen. Según Parr, la manera básica para prevenir los celos, es volverse una persona única e irremplazable para la persona amada, y para eso, tornarse más auténtico es lo que se necesita. Así, se trasciende el peligro de ser reemplazado por potenciales rivales. En ocasiones, cuando los celos aparecen, son debido a malinterpretaciones de situaciones ambiguas. En vez de parar a pensar en otras posibles explicaciones, se permite que las emociones inunden el raciocinio. Por este motivo, es muy importante tomarse un momento para analizar tanto las impresiones como los pensamientos que atraviesan la mente en situaciones ambiguas.

Señales de alarma: Necesita controlar todos los movimientos de su pareja. Opina que la pareja es ingenuo (a) y la puedenengañar. No le gusta que salgan sólo/a o con algún amigo. No le gusta que use cierto tipo de ropa provocativa. Sólo te quiere para si. Arma una escena de celos sin motivos.Cree saber más sobre usted que usted mismo/a.

Tácticas para evitar los celos: Intenta que se sienta seguro/a de su relación, mostrando lo bien que están juntos, pero sin dar explicaciones de lo que haces constantemente. Aclare desde el principio cualquier situación que le pueda llevar a crear una sospecha más. No intente que reconozca que todo lo que le ocurre es por celos. Explíquele cómo te sientes cada vez que te espía o te interroga. Preguntale por qué no puede confiar en ti si es que realmente te quiere.

En una pareja es importante respetar la libertad de cada miembro, su estado anímico y sus necesidades

Reflexiones para una persona celosa. Piensa que tu pareja está contigo porque te quiere como eres. Si tienes amistades, ¿No es lógico que tu pareja también las tenga? Es importante fomentar aficiones al margen de tu pareja. Cuando le asalten dudas cálmate y luego habla sobre ellas. No se puede desconfiar de alguien que confía en ti. Tu pareja es libre de estar a tu lado. Tu pareja es una persona y no una propiedad.

Recuerden siempre que el respeto a la otra persona es primordial, cada persona es individual y tiene su propio espacio personal, social, familiar, profesional, y mental. Y que siempre la armonía se logra con la máxima confianza y la comunicación interpersonal. Evitar caer en celos enfermizos influirá enormemente en que la bioquímica funcional del organismo logre su estado óptimo y por ende el mejor bienestar físico.


Sobre esta noticia

Autor:
Rogelio Paniagua (127 noticias)
Visitas:
24585
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.