Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

¿Es el fin de las hipotecas baratas? Consejos para que la subida del euríbor no te arruine comprar una vivienda

0
- +
04/02/2020 12:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El euríbor Sigue escalando. El índice al que están referenciadas la mayoría de hipotecas en España se anota cinco meses de subida y se sitúa ya en el -0,253%, según los datos publicados este lunes por el Banco de España. Aun así, financiar la compra de una vivienda a través del banco sigue suponiendo una rebaja considerable respecto a años anteriores, ya que el índice se encuentra en su nivel más bajo de toda su historia para el primer mes del año.

La caída que ha registrado el euríbor en los últimos años (que lo ha llevado a situarse en negativo) ha propiciado que los bancos tengan que ofrecer hipotecas más baratas para evitar perder clientes. Los últimos datos publicados por el INE (Instituto Nacional de Estadística) así lo avalan. El tipo de interés medio de los préstamos hipotecarios destinados a la compra de vivienda se situó el pasado mes de noviembre en el 2, 47%, el nivel más bajo de su historia.

Esta situación está beneficiando a aquellas personas que quieren adquirir un inmueble, pero no cuentan con el dinero suficiente. No obstante, el desconocimiento y la presión por querer conseguir financiación lo antes posible puede llevarnos a cometer errores, por ejemplo, el de acabar contratando una hipoteca con demasiados productos vinculados o con unos intereses muy elevados.

Para evitar sorpresas, conviene tener en cuenta diferentes elementos, que van desde la naturaleza y las características del préstamo hasta el lugar en el que lo busquemos, según Finect.

Cuando llega la hora de conceder un crédito, las entidades financieras analizan ciertas características imprescindibles sobre el demandante. Por este motivo, antes de acudir a un banco tendremos que asegurarnos de que cumplimos con los requisitos mínimos para conseguir el préstamo.

Entre los elementos más importantes se encuentran la edad (por lo general, entre los 18 y los 75 años), además de los ingresos que se perciban o el tipo de contrato laboral. Este último punto es clave, ya que en la mayoría de las ocasiones las entidades valoran más a quienes tengan un contrato indefinido y con cierta antigüedad.

Además de estos elementos, los bancos también comprobarán, por ejemplo, si nos encontramos en una lista de morosos oficial y, de ser así, es posible que nos rechacen por considerar que puede existir riesgo de impagos.

Otro de los requisitos que establece el banco como medida de reducción del riesgo de impago es la cuota mensual de la hipoteca. Por lo general, esta cuota no debe ser superior al 30% de nuestros ingresos aunque, en algunos casos, podrá elevarse hasta el 40%.

Esto significa que si ingresamos 1.000 euros netos al mes y la cuota del préstamo es de 500 o 600 euros, no nos aprobarán la operación, ya que el banco entiende que puede existir riesgo de impago. Por este motivo, antes de acudir a la sucursal conviene asegurarse de que el importe que se va a solicitar está al alcance de nuestras posibilidades económicas.

Conseguir la mejor hipoteca no solo dependerá de nuestra situación económica. En estos casos, la vivienda que elijamos jugará un papel un fundamental en el préstamo, ya que marcará el importe del mismo. Por lo tanto, debemos elegir una casa que nos podamos permitir y, para ello, lo mejor será acudir a inmobiliarias profesionales y portales especializados en vivienda en los que nos podrán aconsejar en función de las posibilidades de cada persona.

Más sobre

Una vez elegida la vivienda y sabiendo que cumplimos los requisitos económicos mínimos para conseguir una hipoteca será momento de acudir al banco. Entre los elementos más importantes que habrá que analizar se encuentran los productos vinculados, ya que aumentarán considerablemente el precio de la hipoteca.

Desde la entrada en vigor de la Ley Hipotecaria en junio de 2019 se prohíbe expresamente la venta de este tipo de productos para aprobar una operación de crédito, además de limitar las comisiones de apertura o repercutir la mayoría de gastos de constitución del préstamo a la entidad y no al cliente. Sin embargo, aunque las entidades no puedan obligar al cliente a contratar estos productos, sí pueden ofrecerlos a cambio de rebajas en los tipos de interés del préstamo.

En estos casos, será imprescindible calcular detenidamente qué nos conviene más en términos económicos. Para ello, será preciso analizar el gasto que supondría pagar las primas de los productos que nos ofrecen con un diferencial menor en la hipoteca o aceptar un tipo de interés más elevado sin la necesidad de tener que pagar por seguros que no necesitamos. No obstante, conviene tener en cuenta que la ley sí obliga a todos los hipotecados a contratar, al menos, un seguro de responsabilidad civil, aunque podrán hacerlo fuera del banco.

A la hora de elegir la mejor hipoteca hay que tener en cuenta que no solo existe una única hipoteca, sino varios tipos. Actualmente, las más generalizadas son las de tipo fijo y tipo variable. Para poder elegir cuál es la que más nos conviene tendremos que analizar las ventajas e inconvenientes de cada una en función de nuestra situación financiera.

La Hipoteca fija suele aportar seguridad, ya que los tipos serán siempre los mismos, por lo que se pagará la misma cuota durante toda la vida del préstamo independientemente de las variaciones del euríbor, que es el indicador más común para medir este tipo de créditos. Sin embargo, estas hipotecas también son más caras, ya que en estos casos el banco asume los riesgos de que los tipos de interés suban.

En la Hipoteca variable es el cliente quien asume los cambios en este índice. Si el euríbor está en niveles bajos, la hipoteca será más barata, aunque si sube las cuotas se encarecerán.

Actualmente, con el euríbor todavía en negativo, ambas opciones resultan relativamente baratas. Por ello, elegir entre una u otra dependerá de nuestra situación laboral, familiar, y, sobre todo, de cómo de arriesgados seamos. No obstante, lo que sí es claro es que cuanto menor sea la duración de la hipoteca menos intereses se pagarán y, por tanto, más barata será aunque para ello habrá que analizar previamente el importe de las cuotas.

Aunque lo más lógico al solicitar una hipoteca es acudir a nuestra sucursal de confianza, en estos casos conviene analizar diferentes ofertas, ya que pueden existir diferencias considerables. Bancos, cajas de ahorros, cooperativas de crédito o establecimientos financieros son todos los agentes que podrán ofrecernos préstamos hipotecarios, por lo que es recomendable visitarlos y analizar las ofertas.

Además, en la actualidad son muchos los bancos online que han surgido ofreciendo productos mucho más baratos respecto a las hipotecas que se encuentran dentro de los bancos tradicionales. Una buena forma de ver todas las ofertas a las que podríamos acceder es a través de comparadores de hipotecas o asesores hipotecarios que, además, en muchas ocasiones cuentan con acuerdos con las entidades bancarias, por lo que podremos conseguir una hipoteca con mejores condiciones siempre y cuando tengamos un perfil adecuado para las entidades


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (53603 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
129
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.