Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Porustedes escriba una noticia?

"La figura del pran es productiva para algunos reos y autoridades"

06/12/2010 19:42

0 Según investigación, los líderes y su séquito pueden ganar miles de bolívares

0

Lo que ocurre en las cárceles es una paradoja: "son los reos, sobre todo sus líderes (conocidos como pranes) los que tienen el control de los recintos y no las autoridades, como deberían". Así lo afirman el sociólogo Roberto Briceño León, director del Observatorio Venezolano de Violencia; y el abogado Carlos Nieto Palma, coordinador de la organización no gubernamental Una Ventana para la Libertad.

De acuerdo a Briceño León, las cárceles son sitios en los que se supone se debe cumplir la ley y en donde más seguridad debería haber, "pero eso no sucede", agrega.

Los que mandan son los pranes, que son delincuentes que llegan a los recintos penitenciarios con un prontuario muy nutrido en crímenes como homicidios, asaltos a bancos y camiones blindados. Suelen ser maleantes muy sanguinarios que rápido se ganan el "respeto" de la población reclusa. "A muchos ya los conocen porque han entrado y salido. A otros porque se conocen de fechorías pasadas o simplemente por la 'fama' que se ganan en la calle... además tienen esa condición de liderazgo ganada", explica Nieto Palma.

Pocos son los que llegan a ser pranes apenas entran. Esos maleantes con nutrido prontuario cuando ingresan sí pasan a formar parte del "carro negro" (una suerte de consejo de ministros) o del grupo de "luceros" (hombres de confianza del líder que sirven como vigilantes), es en ese momento cuando comienzan a planificar la estocada para ellos quedarse con el liderazgo, que además significa un negocio lucrativo.

De acuerdo a la investigación que realizó Patricia Clarembaux y que publicó en su libro "A ese infierno no vuelvo", cada pran puede ganar cada mes varios miles de bolívares. Los que se lucran menos son aquellos que reparten el dinero reunido con la gente de su "carro negro" y con sus "luceros".

Más sobre

Sangre es respeto

Para ganarse el puesto de líder mayor, matan al que quieren sustituir y a los hombres leales de ese hombre. Mientras más sanguinaria sea la masacre, más respeto se ganan. "Yo aprendí a matar en la cárcel... en la masacre de 2007, maté a muchos, por eso de ser un simple ladrón de carros que pedía rescate y los devolvía, me convertí en el pran de este centro penitenciario", dijo un reo que es líder, pero que prefirió mantener su nombre y apodo en reserva, así como el del retén.

A este pran lo respetan y le temen hasta las autoridades. Si él ordena que no habrá traslados a los tribunales porque se desarrollará alguna actividad extraordinaria, la medida se cumple sin titubeos.

"En las cárceles hay concordancia y armonía entre los pranes y las autoridades... hay directores de cárceles que se sientan a negociar directo con los líderes... La figura de los pranes es productiva para algunos reos y para las autoridades... Y mientras más caos haya, más productivo será el negocio de venta de armas, de municiones y de droga", explica Nieto.

El abogado agrega además que: "los pranes se convirtieron, desde hace 15 años, cuando comenzaron a tener auge, en la pieza clave de las mafias y en la corrupción que hay intramuros". En las cárceles, agrega Briceño León, "la ley no existe, ahí el que domina es el más fuerte, el que controla las armas y el tráfico de droga".

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en