Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diariodesalud escriba una noticia?

Federico Leazard y las nostalgias serie 23

05/08/2018 02:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Dr. César Mella

Este médico de familia, al igual que yo, fanático de las Estrellas Orientales y amante de las tradiciones de San Pedro de Macorís, ha hecho un recorrido romántico por la otrora ciudad de los bellos atardeceres y cuenta lo siguiente:

"Una mañana lluviosa de fin de semana, me dirigí al Parque Duarte, frente al Restaurant el Piano.

Seguí avanzando en procura del periódico del día donde mi amigo Raúl. A pocos pasos recordé la casa donde estuvo la sastrería de Guarionex y al lado, el bar de Marcelito que luego pasó a ser propiedad de Guapi Ravelo. Allí se reunían los parroquianos a escuchar la emisora CMQ donde se transmitían los juegos de la pelota cubana".

"La barbería de don Emilio Toribio se instaló en el mismo lugar y posteriormente la Ferretería Gabino que actualmente es regentada por el popular "Primo".

Al frente mi imaginación recordó la Ferretería Villa y la Famosa Farmacia Chevalier.

En ese mismo block funcionó el consultorio del Dr. Antonio Musa Dipp. Actualmente está el grupo médico a cargo de su hijo, el prominente ciudadano Dr. Carlos Juan Musa Hazim.

Al lado de la Farmacia Chevalier operaba la Ferretería de Quiquito Ricart.

Al doblar de esa esquina en el callejoncito "del sufrimiento" tenía su taller don Homero Vargas, experto en reparación de motores.

Al lado, la residencia de Ramón Montes Arache, héroe de la Revolución de Abril del 1965.

En el entorno se encontraba la Librería Bíblica y luego la tienda de discos de Bambán Núñez".

Decidí hacer una pausa y narrar mi caminata y rememoré que en esa esquina en el año 1968 yo corría celebrando el triunfo de campeones de las Estrellas Orientales.

A pocos metros me detuve a saborear unos pasteles en hojas donde mi amigo Amable.

Crucé el Parque Duarte buscando afanosamente el Restaurant Apolo... Pero estaba cerrado.

Seguí exhausto llamando a las Hermanas Olivier y su BB y VV (bebe y vete), lugar de reunión de la juventud sana de los años 60 . El Dr. Oliver Pino, su hermano, montó una clínica justo en el segundo piso de la Av. Independencia esquina Sánchez, arriba de la tienda de calzados La Parisién.

Llegué a la Iglesia San Pedro, hoy catedral y toqué buscando a los monaguillos de la época cuando oficiábamos la misa en latín y de espaldas a la feligresía.

Nando y Tuntún habían muerto. Frank Payano, Machín Peña, Dao, Chiche y una decena de monaguillos que conocimos el sabor del vino y los pequeños hurtos de ostias no sagradas, no me respondieron...

Me encaminé sudoroso a la cancha de baloncesto a orillas del río Higuamo y no pude localizar a Quique Antún ni Josecito Hazim mis panas en la clasificación D Yunior, no logré amistarlos.

Seguí alucinando y me introduje en las riberas del Higuamo, subí al Muellecito de Chuchú, pero no tenía ni anzuelos, ni hilo de naylon ni carnada...

Llamé a Pickin y a Tango para e recordarles que los pargos estaban "picando" y a nuestra espera.

Tango llegó arrastrando las piernas después de un fulminante derrama cerebral...

Dr. Leazard: ¿qué le ha pasado a la Sultana del Este, en donde sólo cenizas hallarás?.


Sobre esta noticia

Autor:
Diariodesalud (19102 noticias)
Fuente:
diariodesalud.com.do
Visitas:
546
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.