Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

La buena, la mala y la fea crisis crediticia

11
- +
06/06/2020 08:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageComienza junio y ya han pasado dos meses de los oscuros días del Gran Confinamiento, cuando el Dow cerró en 18.592 puntos el 23 de marzo. A pesar de no tener el deber de proteger el mercado de valores, las oraciones de los inversionistas fueron respondidas cuando la Reserva Federal anunció una de las mayores intervenciones anticapitalistas que la nación ha visto nunca. Las nuevas y extensas medidas de apoyo a la economía prometieron una amplia gama de facilidades de crédito para «apoyar a los hogares y las empresas» apoyando «el flujo de crédito» en tiempos de crisis.

Veamos cómo los banqueros centrales han salvado la economía desde entonces:

La Reserva Federal tiene ahora 106.900 millones de dólares en préstamos (activos) en su balance, una cifra que era sólo de 1 millón de dólares, o prácticamente nula para un banco central a partir del 1 de marzo. De estos 106 mil millones de dólares, 49, 2 mil millones son del Programa de Protección de Cheques de Pago (PPP) Facilidad Líquida y 34, 9 mil millones de dólares de la Facilidad de Crédito Corporativo LLC (CCF LLC) utilizados para comprar bonos corporativos y fondos negociados en bolsa (ETF).

El resto de los préstamos del saldo son para otros costosos servicios antimercados libres, pero son menos conocidos, porque «Main Street» no participa directamente en ellos (es decir, Crédito Primario, Servicio de Crédito del Comerciante Primario, Servicio Líquido del Fondo Mutual del Mercado Monetario, y el Servicio de Financiación de Papel Comercial II LLC).

También recuerde que el Programa de Préstamo de Main Street, el Servicio de Préstamo Municipal, y los programas de Préstamo de Valores a Término respaldados por Activos aún no se han abierto. El Financial Times citó un cálculo hecho por TD Securities con respecto a las facilidades de préstamo:

Eso es todavía menos del 4 por ciento de los al menos 2, 6 millones de dólares que el banco central ha dicho que pondría a disposición en una gama de clases de activos sin precedentes.

Así que a pesar de la pequeña aceptación de los programas de préstamos de la Fed, el balance general casi se ha duplicado en los últimos dos meses, alcanzando un nuevo máximo de 7, 097 billones de dólares . Esto se debe a que la Reserva Federal casi ha duplicado las tenencias del Tesoro desde marzo, actualmente en 4, 110 billones de dólares , y a un aumento en las compras de valores respaldados por hipotecas (MBS) de aproximadamente 500.000 millones de dólares, actualmente en 1, 835 billones de dólares .

Los números son tan grandes que se vuelven difíciles de comprender. Sin embargo, podemos tratar de predecir lo que la Reserva Federal dirá al final de la reunión del comité de la próxima semana. Tengan en cuenta que no tenemos muchos «buenos resultados» que esperar tanto como otros menos dolorosos.

Más sobre

Empezando por lo bueno: tal vez la Reserva Federal llama a la crisis y comienza a reducir o incluso dejar de hacer préstamos y compras de activos. Si la economía se está reabriendo, los consumidores se sienten confiados y se han resuelto las preocupaciones sobre la liquidez, entonces tal vez haya poca necesidad de seguir ampliando el balance.

Lo malo: es que la Reserva Federal podría decir que la crisis está llegando a su fin y podría optar por seguir proporcionando estímulos hasta que llegue al máximo de sus instalaciones de un billón de dólares. Para ello, tendrán que convencernos de que la crisis aún no ha terminado pero que lo hará si se inyecta un poco más de liquidez en la economía.

Lo feo: Este sería el peor de todos los escenarios. Es posible que independientemente de si la crisis ha terminado o no, la Fed encuentre razones para hacer continuamente compras al Tesoro y MBS, e incluso extender los programas de préstamos a perpetuidad, justificándolo usando nada más que tácticas de miedo y el Fedspeak.

Si este es el caso, y esperamos que no lo sea, entonces el anuncio del 23 de marzo puede haber iniciado una nueva era de banca central para las economías desarrolladas, una en la que el balance y la oferta de dinero se establecen en una trayectoria parabólica sin posibilidad de bajar nunca. Algunos pueden decir que es una crisis debido al virus, la liquidez, la solvencia, la confianza de los consumidores o el gasto de los consumidores, pero ¿realmente hace una diferencia?

Independientemente de la crisis, podríamos apostar que la respuesta será siempre la misma y que la perpetua flexibilización cuantitativa siempre estuvo en la agenda. ¿Quizás esto no es nada terriblemente nuevo después de todo? ¿Tal vez no fue más que la progresión natural de un «plan central» que avanza cada vez que aparece la siguiente crisis? Si la última crisis fue la de las hipotecas, esta es la de los préstamos y los bonos. Cuando la próxima sea de acciones, ¿alguien se sorprenderá?

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2069 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
772
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.