Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Acuarius escriba una noticia?

Fatídicas consecuencias del acoso escolar....¡¡¡

22/03/2011 20:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El acoso escolar es una especie de tortura, metódica y sistemática, en la que el agresor sume a la víctima, a menudo con el silencio, la indiferencia o la complicidad de otros compañeros

El fenómeno del acoso

escolar, ha despertado el interés de las ciencias que estudian la niñez, debido a sus fatídicos efectos. En Venezuela, los colegios se esfuerzan por aplicar métodos que protejan a los niños, niñas y adolescentes de la violencia intraescolar, de manera que se hagan valer sus derechos de ser felices y de vivir en paz durante su formación.

Puede desatarse cuando un estudiante asume una actitud violenta hacia otro u otra, simplemente por ser diferente, para hacerle daño y ejercer poder sobre los demás. Los niños, niñas y adolescentes también acuden a Internet para hostigar. "Este fenómeno se denomina ciberbulling y ocurre cuando, por ejemplo, se filma la agresión que se comete contra un niño y luego se publica en Youtube".

Los padres, madres, representantes y docentes se percatan de la situación de acoso cuando ya ha estado ocurriendo durante varios meses. Para propiciar una oportuna intervención, se debe atender a las señales que tanto víctimas como agresores exteriorizan. La solución parte del acuerdo común entre el colegio, las familias y las y los estudiantes de que la conducta del agresor es incorrecta, porque socava el derecho de los niños a ser felices y a vivir seguros. Actualmente existe gran preocupación por la forma agresiva en la que se relacionaban los niños y niñas, por ejemplo insulto a otro niño por tener kilos de mas, ofender o burlarse, porque el otro compañerito lleva lentes, difundir insultos o rumores maliciosos por un compañero no lleva ropa u objetos de marca, burlas sobre el nombre, es decir, por variadas razones, llevandolo a un acoso escolar.

En cuanto al perfil de la víctima, se puede hablar de dos tipos: activa y pasiva. Tienen en común que viven una situación social de aislamiento y se encuentran en una posición de inferioridad respecto de sus acosadores.

La víctima activa (aquella que reacciona y se subleva ante el abuso), además, sufre problemas de concentración, tiene una tendencia excesiva e impulsiva a actuar, una marcada impopularidad dentro del grupo y tendencia a reaccionar con conductas irritantes sin importarle el lugar donde se encuentre.

Todo lo contrario le sucede a las víctimas pasivas, que se sienten indefensas, tienen una baja autoestima, ansiedad, inseguridad, dificultad de comunicación, y una vulnerabilidad que les provoca temor ante la violencia.

Los jóvenes que realizan 'bullying' a sus compañeros suelen tender a abusar de la fuerza, acusan falta de empatía y dificultad para ponerse en la piel del otro, identifican el modelo social basado en el dominio y la sumisión y buscan el protagonismo humillando e imponiendo su autoridad a otros niños. Además, son impulsivos, no toleran la frustración, tienen escasas habilidades sociales, no respetan las normas y tienen una relación especialmente difícil con los padres o profesores, que representan para ellos la autoridad.

Todo ello, desemboca en unas consecuencias que acaban repercutiendo de manera notable en la víctima: una perdida de confianza tanto en sí mismo como en los demás y un rechazo al contexto en el que se sufre la violencia (generalmente los centros educativos, con lo que también se perjudica el rendimiento académico del alumno). Todo ello puede desembocar en conductas destructivas.

El acoso escolar, es un proceso que se caracteriza por no ser un acontecimiento aislado, sino que se repite y prolonga en el tiempo (en un estudio de 'Journal of Adolescence' todas las víctimas afirman haberlo sufrido frecuentemente o a veces, nunca como algo excepcional). Suele mantenerse debido a la pasividad e ignorancia de las personas que rodean al agresor y la víctima.

Se ridiculiza el nombre de pila o se hace burla de ello, La propagación de falsos rumores, La exclusión, y el maltrato psicológico, envio de mensajes por celular

Algunas de las medidas a tomar para disminuir en lo posible este fenómeno pasan por fomentar, tanto en casa como en la escuela, unos modelos de comportamiento entre iguales basados en la tolerancia y el respeto; y establecer unos modelos sociales positivos y solidarios.

Por ejemplo, cada mañana, justo en la última calle antes de llegar a su colegio, la niña de ocho años sentía náuseas. Eran nerviosas. No quería estar en la escuela.

Esa niña era víctima de acoso escolar, o bullying, práctica cruel de violencia infantil, más frecuente y terrible de lo que se piensa. No debe confundirse con tener que aguantar un sobre- nombre fastidioso durante todo el año o caerse a golpes frecuentemente con determinado compañero. Se trata de agresiones reiteradas, de tipo verbal, físico, de manipulación o cibernéticas, que destruyen psicológicamente a quien la recibe y pueden potenciar un delincuente en el que acosa.

Según, especialista en conducta y desarrollo infantil forma parte del equipo que ha estudiado el fenómeno de acoso escolar en Venezuela. Según sus estimaciones, en el país los episodios de acoso infantil se presentan entre primero y noveno grado, cuando los niños tienen entre 7 y 15 años aproximadamente. El pico máximo de agresividad ocurre durante la primaria. Entre los adolescentes el bullying, como tal, tiende a disminuir un poco.

Es urgente detener esta práctica y en eso deben intervenir los adultos. El niño acosado no puede solo, el chiquillo que es víctima de bullying suele ser tímido y como le cuesta integrarse a los grupos, se autoexcluye. Al ser acosado, su autoestima, que ya es baja, se va al suelo. Como nadie los defiende, se sienten merecedores del maltrato. Pueden desarrollar propensión a la depresión e incluso al suicidio.

El acosador, un niño de la misma edad, sabe lo que está haciendo. La inocencia infantil no puede ser un escudo. Como víctima escogen al niño más vulnerable, al que anda solo. Suele tener un grupo de cómplices, que también agreden al acosado, los estudios de Dan Olweus (uno de los primeros especialistas en estudiar el fenómeno en Europa) y explica que, contrario a lo que se cree, el acosador es un niño de autoestima inflada, se cree mejor que el resto, sabe el daño que ocasiona y no siente remordimientos. Es probable que también sea un niño maltratado, física o verbalmente, en otros ambientes, como en su casa. Como sólo actúa agresivamente en la escuela, los padres pueden ser los últimos en enterarse de su comportamiento.

"A ambos niños se les debe ayudar. A la víctima, hay que darle maneras de defenderse y salir del problema. Al acosador hay que evaluarlo psiquiátricamente, porque se confunde este comportamiento con un trastorno de personalidad, y mejorarle los valores en su trato social. Debe ser detectado y corregido cada vez que comete una fechoría", expresa la pediatra. Un niño que agrede en la escuela, puede convertirse en un delincuente en el futuro".

Niñas peligrosas

Los varones suelen acosar con golpes, insultos o cualquier otra acción física. Las niñas pueden actuar peor que eso.

Las chicas son sigilosas, constantes en su acoso y más crueles al aislar a sus víctimas. Inventan rumores y los repiten sin remordimiento, creando una matriz de opinión que perjudica a la víctima. Pueden decir cosas como "su papá estuvo preso por ladrón" o "fulanita es una ladrona". También se apoyan más que los varones en la tecnología para agredir.

Así ocurrió en un colegio privado de Caracas, en la Trinidad, Una chica de tercer grado se hizo "amiga" de otra y memorizó la clave de su messenger. Después, haciéndose pasar por la otra niña, envió mensajes obscenos a sus compañeros. Los maestros culparon a la pequeña engañada y amenazaron con la expulsión. El padre de la niña víctima fue quien investigó lo ocurrido y descubrió el ardid de la supuesta amiga. Ella sólo fue sancionada durante unos días, lo que es insuficiente para detener su conducta agresiva.

Fuente: Revista Discovery y El Universal


Sobre esta noticia

Autor:
Acuarius (69 noticias)
Visitas:
8518
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.