Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

El fascismo siempre ha sido un enemigo de la propiedad privada

28/06/2019 08:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLa izquierda y la corriente principal de la ciencia política identifican al fascismo italiano y al nacionalsocialismo alemán como una ideología de derechas. Su motivación es clara: no quieren ser asociados con regímenes que llevaron a la civilización el horror y el sufrimiento de una escala sin precedentes. La izquierda tradicionalmente corrobora su punto de vista con dos proposiciones teóricas. En primer lugar, el fascismo y el nazismo no pertenecen a la izquierda porque esos regímenes no instituyeron la propiedad colectiva total sobre los medios de producción como prescribió Marx. En segundo lugar, el nacionalismo y el racismo han sido tradicionalmente características de la derecha, mientras que la izquierda es percibida como internacionalista por naturaleza.

Propiedad privada sólo en el nombre

Consideremos el primer postulado sobre el fracaso de estos regímenes para llevar a cabo la socialización total de la propiedad privada. Así, Stalin señaló en su entrevista al periodista estadounidense Roy Howard: «La fundación de la sociedad [socialista] es de propiedad pública: propiedad estatal, es decir, nacional, y cooperativa, de la agricultura colectiva. Ni el fascismo italiano ni el nacionalsocialismo alemán tienen nada en común con esta sociedad. En primer lugar, porque la propiedad privada de las fábricas y obras, de la tierra, de los bancos, del transporte, etc., ha permanecido intacta y, por lo tanto, el capitalismo sigue teniendo plena vigencia en Alemania e Italia». Ese ha sido el notorio argumento de los socialistas marxistas.

El gran Ludwig von Mises atacó las inferencias lógicas de la izquierda al señalar que en los regímenes socialistas no marxistas la propiedad privada estaba permitida de jure, pero de facto el Estado era el principal propietario de los medios de producción. «Si el Estado toma el poder de disposición del propietario de manera fragmentaria, extendiendo su influencia sobre la producción; si se incrementa su poder para determinar la dirección de la producción, entonces el propietario queda por fin sin nada más que el nombre vacío de la propiedad, y la propiedad ha pasado a manos del Estado», escribió Mises en Socialismo.

Indiscutiblemente, sus argumentos describen auténticamente los asuntos económicos reales bajo estos regímenes. De hecho, los empresarios se vieron privados del mercado libre de productos básicos, del mercado laboral y del mercado monetario internacional; el Estado estableció controles salariales y de precios y, en general, influyó en todas las etapas de la producción, la distribución y el consumo. Sin embargo, debe reconocerse que los argumentos de Mises no encuentran la comprensión y el efecto adecuados en las realidades modernas.

La cuestión es que el siglo XX se resquebrajó por dos sangrientas guerras mundiales y la prolongada Guerra Fría. Sólo un estado puede librar guerras mundiales, ya que puede reunir y administrar los recursos financieros, económicos y humanos necesarios. Así, durante el siglo pasado, el Estado había estado muy firmemente arraigado en la esfera económica de la sociedad, y renunció de mala gana a su posición. Después de todo, muchas generaciones de personas viven en condiciones en las que el Estado dicta las condiciones de la economía. Ni siquiera sospechan que el Estado y la economía puedan tener relaciones diferentes. Los países industrializados contemporáneos son culpables de llevar a cabo políticas que se asemejan a las de los libros de cocina de los gobiernos italiano y alemán. De hecho, el Estado ha puesto en marcha varias regulaciones que afectan negativamente a las empresas y a la economía en su conjunto, incluyendo, entre otras cosas, el control sobre el salario mínimo, el establecimiento de programas sociales que son impulsados por la redistribución sustancial de la riqueza, y muchas otras medidas.

Mises señaló que el Estado controlaba la vida económica, llevando a cabo diversas medidas de coerción. Sin duda tiene razón; sin embargo, los regímenes socialistas han utilizado ambos métodos: la coerción y la persuasión, y estos últimos ocuparon un lugar aún más destacado. En los entornos contemporáneos, los adoctrinamientos colectivistas absolutos en las instituciones educativas se convirtieron en una forma primaria de persuasión.

Más sobre

Los humanos son la especie más adaptable y fácilmente afectada por una convicción hábil. La mayoría de la población correspondiente aceptó casi sin esfuerzo las ideas nacionales de fascistas y nazis. Gotz Aly mencionó en Hitler's Beneficiaries que el Tercer Reich no era una dictadura mantenida por la fuerza. Dio un vívido ejemplo de que en 1937, la Gestapo tenía poco más de 7.000 empleados, lo que bastaba para controlar a más de 60 millones de personas. La gran mayoría de la población somete voluntariamente sus pensamientos a las ideas del partido gobernante. En consecuencia, la población que se sometió a la colectivización de la mente apoyó con entusiasmo cualquier política, incluidas las medidas económicas propuestas por el Estado. Los empresarios alemanes eran parte integrante del movimiento nacionalista y no les importaba aceptar las nuevas reglas del juego y participaban con entusiasmo en el experimento social.

En cuanto al argumento de la «posesión de jure-de facto» presentado por Mises, es necesario complementarlo con las siguientes proposiciones. Si uno es dueño de la propiedad, debe ser capaz de controlarla. Lo contrario también es cierto: si uno controla la propiedad privada, de hecho es dueño de ella. Es más fácil y efectivo administrar la propiedad si uno también posee esta propiedad. Por lo tanto, era muy natural que los estados fascistas y nazis desarrollaran una tendencia a convertirse en verdaderos dueños, no sólo de facto sino también de jure. La dicotomía de la propiedad «uno posee, pero privado de control total ? otro controla, pero no posee» no puede ser considerada como un paradigma estable. Esta construcción tuvo que derrumbarse y descansar en la posición estable ? «uno posee, otro controla». Una ambigüedad inherente a las «posesiones de facto y de jure» se resolvería inevitablemente a favor de una contraparte más fuerte: un Estado. La historia muestra que el estado fascista se estaba desarrollando por este camino. En 1939, la Italia fascista alcanzó la tasa más alta de propiedad estatal del mundo, aparte de la Unión Soviética.

Por lo tanto, el primer argumento presentado por la izquierda debe ser rechazado junto con el siguiente razonamiento. En primer lugar, el fascismo italiano y el nacionalsocialismo pertenecen a la izquierda, ya que son encarnaciones del socialismo no marxista que utilizó la colectivización de la conciencia en lugar de la socialización de la propiedad privada como el camino primario hacia el socialismo. En segundo lugar, el control estatal sobre la economía conducirá en última instancia a la socialización de la propiedad privada, lo que convertirá al Estado en propietario de jure.

El nacionalismo no es único de la derecha

El supuesto nacionalismo y racismo exclusivo de la derecha es un mito político impulsado por la viciosa propaganda izquierdista. Se sabe que los fundadores del marxismo fueron xenófobos que se adhirieron a la división hegeliana de las naciones a histórica y no histórica. El fundador del sindicalismo revolucionario Sorel era un ardiente antisemita. Algunas corrientes del socialismo predicaban abiertamente el chauvinismo; otras utilizaban la retórica internacionalista para obtener beneficios políticos. Además, el nacionalismo no fue un factor que dividió el espectro político en las alas de izquierda-derecha a principios del siglo XX. En cambio, fue la actitud hacia los derechos de propiedad (o antagonismo entre el capital y el trabajo, en términos marxistas) lo que dividió el espectro político. Por lo tanto, el nacionalismo puede ser inherente a diversas filosofías políticas, tanto en los defensores del capital como en los defensores del trabajo. Ningún hecho histórico firme sugiere que el nacionalismo sea una característica particular de la derecha. Por el contrario, como defensores del libre mercado, la Derecha promueve una división internacional del trabajo y del comercio. Al mismo tiempo, los regímenes institucionalizados de izquierda, incluyendo el fascismo italiano y el nacionalsocialismo alemán, implementaron una economía de autarquía nacional.

El fascismo italiano y el nazismo alemán constituyen una corriente antimaterialista y antipositivista del movimiento socialista, que era extremadamente hostil a las ideas del marxismo y del socialismo democrático. Sin embargo, compartían un banco continuo del equipo socialista. Los comunistas ocupan la extrema izquierda, seguidos por los socialdemócratas; el flanco derecho pertenece a los fascistas y a los nazis; son el ala derecha de la izquierda.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1624 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1363
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.