Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Black Heart escriba una noticia?

Fantasías

24/05/2011 22:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las fantasías eróticas son tan inherentes al ser humano como su sexualidad. Imaginar escenas excitantes es un estímulo para el placer. F a n t a s í a s PODEROSO ESTIMULANTE

  T ener fantasías eróticas no hace daño a nadie; sólo si su poseedor se preocupa o se avergüenza de ellas, sus fantasías pueden llegar a ser nocivas para él. Queda la pregunta de su conviene expresarlas –o incluso llevarlas a la práctica- o sí es mejor mantenerlas en secreto. Las fantasías, tanto las de carácter general como las sexuales, suelen girar alrededor de lo que no tenemos. Por ejemplo, el adolescente, que todavía no está en condiciones físicas o psíquicas de hacer el amor, sueña con situaciones futuras.

CUANTO MÁS EXCITANTES, MÁS SECRETAS Hay fantasías que son, sencillamente, una extensión del estilo amatorio de una persona, y otras, que expresan lo diametralmente opuesto a la personalidad "visible" de su poseedor. En este sentido, las fantasías cumplen una función de descarga: las situaciones que son imaginadas secretamente, no necesitan realizarse, cosa que podría ser embarazosa para su dueño, trastornar su vida o hacer daño a otros. A muchos nunca se les ocurriría convertir sus fantasías en actos reales mientras que a otros sí. Sin embargo, para todos, ellas constituyen un fuerte estímulo de la vida sexual.

FANTASÍAS FEMENINAS Y MASCULINAS Igual que en los esquemas eróticos de su vida real, también en sus fantasías el hombre suele ser más directo y la mujer más compleja. Son fantasías típicamente masculinas las del gran macho con una potencia ilimitada (incluido un pene enorme), en las que hace el amor durante horas; o las de una urgencia sexual suprema, en las que se llega al coito inmediatamente, en cualquier lugar. Las fantasías de las mujeres son, por lo general, más elaboradas: primero construyen cuidadosamente la situación, imaginándose el lugar, el ambiente, los colores y los olores. Con frecuencia, transforman al objeto de sus fantasías, haciendo que el salvaje que las ha raptado, se enamore repentinamente de ellas, por ejemplo. Sin embargo, entre las fantasías más extendidas existen dos que les son comunes a hombres y mujeres. Son aquellas en las que se hace el amor entre varios, así como las escenas sadomasoquistas. Pero también en estas fantasías cada sexo se plantea la situación a su manera: directamente a la acción en el caso de los hombres y recreándose en los detalles, las mujeres.

¿QUÉ HACER CON NUESTRAS FANTASIAS? Primero, alegrarse de tenerlas; es absolutamente común inventarlas. En lo más profundo de cada ser humano viven multitud de personajes, y cada uno representa una faceta de la personalidad. Sólo aquellos de estos personajes que se adecuan a las normas sociales reciben nuestro permiso para salir al exterior; los demás son relegados al mundo de la fantasía. Algunas mujeres no se permiten fantasear por miedo de que el lado oculto de su personalidad salga a la luz y sus fantasías se hagan reales. (De la misma forma en que los chicos confunden realidad y deseo: si su hermano rival está enfermo, piensan que se ha enfermado porque ellos lo han deseado.) No se sabe muy bien si las fantasías sexuales son tan excitantes porque pertenecen a lo más secreto de la persona, o si se mantienen en secreto porque son tan excitantes. Muchos prefieren con contarlas ni a su pareja, por temor a que, una vez sacadas a la luz, pierdan su efecto y ya no les sirvan como estimulante. Otros encuentran placer en contarlas en la intimidad o, incluso, llevar alguna fantasía a la práctica. Está en manos de cada pareja tantear lo factible. ¿Pueden llegar a ser preocupantes las fantasías o, incluso, requerir una terapia? Sólo si se convierten en obsesión y se prefieren al amor real e interfieren severamente en la vida cotidiana. De todos modos, ellas suelen ser buenos ingredientes para hacer más placentera la realidad.


Sobre esta noticia

Autor:
Black Heart (15 noticias)
Fuente:
reydecorazones2000.blogspot.com
Visitas:
1526
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.