Globedia.com

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mi Belli Venezolana escriba una noticia?

El famoso punto "G" en los hombres y algo más..

06/04/2011 22:06

0 ¿El famoso punto “G” en los hombres, a cuántos de ellos les gusta que los acaricien cerca del ANO? Seguramente a tu pareja le gusta y no te lo ha dicho nunca

0

Hombres

Qué es el punto G? Dónde está? Como conseguirlo? Realmente se encuentra entre el ano y la próstata? Sabe mi pareja si le gusta ser acariciado en su famoso punto G, y no me lo ha dicho nunca? Me gustaría a mí acariciarlo en su punto? O por el contrario no me agradaría? Me atrevería a hacerlo, o preferiría que se lo haga otra mujer? A él le gusta ser tocado en ese punto, y nunca me lo ha dicho por pena? O Por no saber qué pensaría yo?

Amiga, estas y muchas otras interrogantes acerca de este tema surgen cuando comenzamos a pensar o a darnos cuenta que los hombres tienen su momento máximo de placer cuando son acariciados en el famoso punto "G".

No me preguntes como lo sé y cuanta experiencia tengo al respecto, ya que ese es mi secreto (si se quiere, profesional) pero si les puedo asegurar que a un 70% del sexo masculino, de todas partes del mundo, les gusta ser acariciado entre el ano y la próstata, y sobre todo justo cuando está en su momento máximo de placer, a punto de eyacular.

En mi experiencia, he estado con hombres de diferentes nacionalidades y diferentes edades y desde que comencé a practicarles lo que llaman " masaje de próstata" mi sorpresa ha sido cada vez mayor.

Al momento de practicarles el sexo oral, a los hombres les encanta ser acariciados suavemente con el dedo, en la puntica del ano, y poco a poco mientras se relajan y su mente se concentra solo en lo que están sintiendo, ellos se van expandiendo y este dedito que ha estado acariciando solo por fuera puede ir entrando en el ano, muy muy suavemente, hasta llegar a la prostata... y es allí cuando el hombre siente su máximo y mayor placer, aún más si en ese momento llega a eyacular... ellos dicen "es lo máximo..."

En repetidas ocasiones, les he hecho la siguiente pregunta: Sabe tu pareja (esposa, amiga, novia, etc.) que a ti te gustan las caricias anales? O, tu pareja te ha acariciado antes analmente? O, le has pedido a tu pareja, que te toque el ano y te introduzca un poquito el dedito mientras te practica el sexo oral? A estas y otras preguntas, las respuestas siempre son las mismas: Noooooo, cómo crees? A mí me da pena pedírselo a mi esposa... O, Noooooo, yo tengo muchos años de casado, si le pido esto a mi esposa ahora, quien sabe lo que pensaría de mi... O, Noooooo mi novia es muy recatada... O, Noooooo mi novia pensaría que soy gay... Y lo más gracioso del asunto, es que todos los hombres cuando responden, se sonríen como si lo que les estuviera preguntando, no es lo mismo que les acabo de hacer... Y además de esto, muchos de ellos me dicen que se enteraron, por un amigo, o que escucharon en una conversación donde estaban platicando sobre el punto “G”, y fue así que ellos a escondidas, decidieron practicarlo. Pero lo increíble de todo, es que después que lo prueban y les gusta, pues, siempre lo siguen pidiendo. Pero no a su esposa, novia, o amiga, eso jamás... lo buscan en otra persona, (como yo) que no los juzga, que les hace exactamente lo que quieren y que tal vez no volverán a ver. Pero de que lo siguen practicando, de eso sí que estoy convencida.

También a muchos de ellos, además de ser acariciados con el dedo, les gusta que les pasen la lengua por la parte externa del ano, práctica, que a muchas mujeres no les agrada hacer, les parece desagradable cochino o impuro, o sencillamente no pueden aceptar o tolerar la idea de que a su hombre, le gusta ser acariciado en esa parte, bien sea porque los creen gays o porque esa parte del cuerpo que también recibe placer, es reservada solo para nosotras las mujeres. Pero pensar de esta manera es un error, y gravísimo, porque así estamos empujando a nuestros hombres a explorar lo que más les gusta, en la calle, o con otra chica que no sea su pareja fija.

¿"... Noooooo, cómo crees? A mí me da pena pedírselo a mi esposa... O, Noooooo mi novia pensaría que soy gay..."

Me parece interesante aclarar que a hombres de todas las edades, (que se entienda bien) de todas las edades, en el rango de los 20, 30, 40, 50, 60. 70 años... a todos les gusta esta práctica, no pienses que porque tu pareja es del siglo pasado, esto no le va a interesar, no creas que porque tienes con tu viejito más de 30 años de casada, esto no es para ti.... no, no, no... Lo que sucede es que no te lo ha dicho nunca, y probablemente no lo hará, pero a todos les gusta que se lo hagan. Por esos vienen a chicas como yo y lo piden. Y demás está decir que los jovencitos, de esta era que parece tan moderna y sin prejuicios, tampoco se lo piden a sus novias. Esto es algo que por lo general se guardan para ellos mismos, y que tal vez, ni se lo cuenten a su mejor amigo. Para que no piensen mal de ellos. Lo que no saben, es que seguramente a su súper mejor amigo del alma y de toda la vida con el que supuestamente no tienen secretos, ja, ja, ja, también le gusta que le hagan el masaje de próstata... qué tal???

Así pues, que sin ánimos de preocuparlas, o de ser indecente con este tema, mucho menos de caer en una conversación prohibida o escandalosa. Lo que quiero con este artículo es compartir con ustedes algo de mi experiencia y de lo que pienso al respecto. También abrirle los ojos a una parte de la realidad y del sentir del sexo masculino que muchas veces no sabemos que existe y otras no queremos aceptar y nos hacemos de la vista gorda. Pero de que esto existe, y es real, es así.

Para las mujeres es muy difícil aceptarlo. Y es por ello que los hombres no nos piden muchas veces, lo que realmente le gusta que le hagan. A ellos les da pena, vergüenza, que una piense mal. Y así es como ellos buscan satisfacer ese placer con otra persona.

Como no soy quien, para dar consejos, simplemente, me atrevo a darte una sugerencia:

1.- Si estás leyendo este artículo y eres hombre: poco a poco y sin vergüenza, pídele a tu pareja todo, todo, todito, lo que te gusta que te hagan, ya que tú no sabes realmente si ella está dispuesta a complacerte. Nunca la subestimes ni pienses por ella, de pronto te dice que sí, y que sorpresa!!! Además, hay muchas maneras de pedir las cosas, busca en la intimidad de ustedes el momento oportuno para sacar el tema, o simplemente llévala tú mismo con tu cuerpo y hazle saber cuáles son tus puntos máximos de placer...

2.- Si eres mujer y estás leyendo este artículo: amiga mía, ponte las pilas y hazle a tu hombre todo lo que le gusta a él. No te detengas, no te de pena, o pienses mal de él. Hazle saber que tu estas dispuesta a complacerlo en todo lo que te pida, sin juzgarlo. Pregúntale que es lo que le gusta que le hagan. Explóralo. Y sin prejuicios debes decirle que su placer es tu placer... Total eso quedara en la intimidad de la habitación, y así el no tendrá que buscar por otra parte la satisfacción de sus más íntimos deseos y placeres.

Conclusión : El cuerpo humano está lleno de puntos nerviosos, que cuando los acarician explotan como un mar inmenso lleno de felicidad, por llamarlo de alguna manera. Así que siéntete libre de pedir lo que te gusta que te hagan, pero también, siéntete libre para complacer a tu pareja en la intimidad. De lo contrario siempre habrá otra persona dispuesta a hacerlo. Ok.

P.D. En la próxima oportunidad hablaremos un poco sobre las fantasías sexuales, y acerca de cómo y cuándo ellos pasan de este nivel, a experimentar con los juguetes.

Comentarios

No hay comentarios, se el primero en