Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Cuando falla el compromiso democrático: Se proscribe la matanza kosher en Bélgica

25/01/2019 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El 1 de enero de este año, entró en vigencia una nueva ley en la región flamenca de Bélgica, que prohíbe efectivamente la matanza kosher de animales "después de que los parlamentos regionales introdujeron prohibiciones para los animales que no han sido aturdidos".1

Según The Jewish Chronicle:

La shejita está prohibida en Flandes a partir del 1 de enero, mientras que restricciones similares se aplicarán en la región valona de habla francesa a partir de septiembre de 2019.

Los rabinos locales dijeron que estaba en directa contradicción con la ley judía, que requiere que un animal no esté lesionado y tenga una salud óptima antes del sacrificio.

Uno agregó que las medidas belgas estaban poniendo la vida judía "en riesgo".

La motivación detrás de las nuevas leyes proviene en parte de las preocupaciones sobre el bienestar animal. Así, los legisladores belgas tuvieron que elegir entre la libertad religiosa para los judíos y el bienestar animal. Eligieron a los animales.

Claramente, aquí hay un conflicto de valores fundamental entre aquellos motivados por el bienestar animal y aquellos motivados por la libertad religiosa.

Vemos conflictos similares entre los defensores de la libertad religiosa y los que se oponen a la circuncisión masculina, y entre las dos partes en el debate sobre el aborto. Lo vemos en los debates sobre las prohibiciones de las coberturas de los musulmanes. En los sistemas políticos democráticos, incluidos aquellos con fuertes protecciones constitucionales para las minorías, la opinión de la mayoría finalmente triunfa. Las constituciones se pueden cambiar, y lo que la mayoría considera "correcto" eventualmente se convertirá en la posición de todas las instituciones.

Además, en casos como la matanza kosher, las actividades a las que se dirige no son meras preferencias. Tocan los valores fundamentales y presentan un claro conflicto con otros sistemas de valores. En casos como estos, donde no hay espacio aparente para el compromiso. Y si no hay un "punto medio", ¿qué valores deben prevalecer?

La democracia no siempre funciona

En la mayor parte de Occidente, por supuesto, desde una edad temprana a todos nos enseñaron que la "democracia" permitirá que todo funcione por sí solo. Las partes en conflicto entrarán en un "diálogo", llegarán a un "compromiso" y, luego, todos estarán felices y en paz al final.

Pero, no es así como funciona en la vida real. Si bien hay algunas áreas de compromiso que se pueden encontrar alrededor de los límites de temas como los valores morales y la identidad étnica, el hecho es que al final, las carnes kosher son legales o no lo son. La circuncisión es legal o no lo es. El aborto es legal o no lo es. Las cubiertas musulmanas para la cabeza son legales o no lo son.

Después de todo, si un grupo de personas cree que un feto de 3 meses es un parásito que ha invadido a la madre, esas personas encontrarán poco espacio para comprometerse con un grupo de personas que piensan que el mismo feto es una persona. Merece protección legal.

De hecho, vemos las deficiencias de la democracia en el trabajo cada vez que surge este último problema. Un lado llama a los otros asesinos que son cómplices en el asesinato de bebés. El otro lado llama a sus oponentes patanes y bárbaros, probablemente motivados por poco más que misoginia enloquecida. Por supuesto, dinámicas similares están presentes en casos relacionados con los derechos de los animales, la circuncisión y los pañuelos. Un lado piensa que su lado es la única opción aceptable para las personas virtuosas. La "virtud", por supuesto, puede definirse de muchas maneras. De hecho, algunos están tan cegados por sus prejuicios culturales que incluso llegan a la conclusión de que ninguna persona "civilizada" podría creer que, por ejemplo, la circuncisión es otra cosa que una práctica bárbara. Los que continúan creyendo en tales cosas deben, por lo tanto, ser obligados "al siglo XXI" por el poder coercitivo del estado. Sus creencias religiosas, como exigía Hillary Clinton en 2015, "tienen que ser cambiadas".

Estos problemas también existen bajo regímenes autoritarios, no democráticos. Pero los anti-demócratas generalmente admiten que el estado está utilizando la fuerza para apoyar a un lado sobre el otro. Los demócratas, por otro lado, a menudo prefieren disfrutar de ficciones reconfortantes. Lo que muchos partidarios de la democracia se niegan a admitir es que no hay un debate pacífico que resuelva este conflicto. El conflicto es de naturaleza filosófica y moral. Y, mientras ambos lados se vean obligados a vivir bajo un solo sistema legal, cualquier "compromiso" tomará la forma de un lado imponiendo su posición en el otro por la fuerza. Al final, la parte perdedora será gravada para respaldar al régimen que ignora sus puntos de vista y obliga a cumplir con las leyes establecidas por la parte ganadora.

Aquellos en el lado ganador, por supuesto, no ven ningún problema aquí. Lo que la minoría piensa como "opresión" es realmente, según los ganadores, simplemente "modernización", "progreso", "decencia", "sentido común" o simplemente "la voluntad de la mayoría". El hecho de que la ejecución de esa voluntad de la mayoría se base en la violencia estatal es poco preocupante.

La solución: secesión y descentralización

Ludwig von Mises, quien era un demócrata, ofreció una solución al problema de las mayorías democráticas: la autodeterminación a través de la secesión y la descentralización.

Para Mises, las poblaciones no deben ser forzadas perpetuamente en estados donde nunca podrán ejercer la autodeterminación debido a la presencia de una mayoría más poderosa. Entonces, a nivel práctico, las poblaciones en regiones, ciudades y aldeas dentro de los estados existentes deben ser libres para formar sus propios estados, unirse a otros estados con mayorías más amistosas o, al menos, ejercer un mayor autogobierno a través de la descentralización.

Además, para adaptarse a las realidades de las poblaciones, la demografía y las culturas en constante cambio, las fronteras y los límites deben cambiar con el tiempo para minimizar el número de personas como miembros de poblaciones minoritarias con poca o ninguna opinión en los gobiernos nacionales controlados por mayorías hostiles.

En la visión de Mises, no hay una solución perfecta. Siempre habrá algunos grupos minoritarios que están en desacuerdo con la mayoría gobernante. Sin embargo, al hacer que los estados sean más pequeños, más numerosos y más diversos, las comunidades y los individuos tienen más posibilidades de encontrar un estado en el que sus valores coincidan con la mayoría. Sin embargo, los grandes estados unitarios ofrecen exactamente lo contrario: menos opciones, menos diversidad y menos cambios para ejercer la autodeterminación.

La opción de las confederaciones descentralizadas

Tampoco todas las jurisdicciones políticas tienen que ser estados totalmente independientes. El propio Mises abogó por el uso de la confederación como solución a los problemas de las minorías culturales y lingüísticas. Las confederaciones podrían formarse con fines de defensa nacional y diplomacia, señaló Mises. Pero en cualquier país con una población diversa, para mantener la paz interna, el autogobierno de los asuntos internos debe mantenerse localizado para minimizar la capacidad de un grupo mayoritario de dominar a un grupo minoritario.

Mises no inventó esta idea, por supuesto. Este tipo de confederación fue justificada por motivos similares por los fundadores de la Confederación Suiza y los Estados Unidos. Además, aunque no se había planeado con anticipación, el gobierno de Austria-Hungría se descentralizó por necesidad para minimizar el conflicto interno. En casos como estos, los asuntos de idioma, religión, educación e incluso política económica deben ser manejados por la mayoría local, independientemente de las mayorías a nivel nacional. O bien, la democracia se convierte en poco más que una herramienta para que la coalición ganadora reprima a la coalición perdedora.

Durante décadas, esto funcionó en varias ocasiones en los Estados Unidos. En cuanto al aborto, por ejemplo, los estadounidenses acordaron antes de Roe v Wade, permitir que las leyes de aborto se determinen a nivel local y se mantengan fuera del alcance del gobierno nacional. Las escuelas públicas, y lo que se enseñaba en ellas, estaban gobernadas casi exclusivamente por los consejos escolares locales y los gobiernos estatales. Incluso las políticas de inmigración y los problemas lingüísticos fueron decididos por las mayorías locales, y no por las nacionales. Mientras estos asuntos siguieran siendo asuntos locales, eran irrelevantes para la política nacional. En estas condiciones, una victoria para una parte u otra a nivel nacional tiene poco impacto en la práctica diaria de la religión, los valores morales o la escolaridad.

Sin embargo, a medida que la democracia localizada se convierte en democracia de masas, las mayorías ejercen un poder cada vez mayor sobre los grupos minoritarios. Cada elección se convierte en un referéndum nacional sobre cómo la mayoría usará su poder para aplastar a aquellos que representan una amenaza para el sistema de valores prevaleciente. Peor aún, cuando hay una "ley de la tierra" a nivel nacional, no hay escape de sus efectos, salvo para reubicar a cientos de millas de distancia a una tierra extranjera donde el emigrante debe aprender un nuevo idioma y una nueva forma de vida lejos de los amigos y familia.

No hace falta decir que, a medida que aumenta este tipo de centralización democrática, los riesgos son cada vez más altos. El potencial de violencia se hace más grande y la privación de derechos de los grupos minoritarios se hace cada vez más palpable.

Mises entendió bien cuál es el juego final de este proceso. Es malestar político y social, seguido de la represión política para "restaurar" el orden. Incluso la guerra puede seguir. Para Mises, la necesidad de garantizar la autodeterminación localizada no era un mero ejercicio intelectual para los científicos políticos. Era un asunto esencial para la preservación de la paz y la libertad. Haríamos bien en tomar el asunto tan en serio como él lo hizo.

El artículo original se encuentra aquí.

1.La ley también prohíbe la matanza "halal", que es básicamente la versión musulmana de la matanza kosher, y es extremadamente similar. No es sorprendente que el pasaje de la ley estuviera motivado en parte por el sentimiento anti-musulmán en Bélgica, aunque el bienestar animal fue la justificación más utilizada para la legislación.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1643 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
987
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.