Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Consultorartesano escriba una noticia?

Facturar o no facturar, he ahí la cuestión

23/10/2010 06:04 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Don dineroCreo que hay ¿trabajos? en los que no debemos facturar. O al menos hay que considerar ciertos proyectos de tal forma que su objetivo no sea ganar dinero. Quizá cobremos por ellos, pero debería ser lo mínimo imprescindible. Trabajar siempre para facturar te hace perder mucha perspectiva… de negocio. Sí, he dicho de ‘ negocio’ .

Cuando hablamos de economía abierta, en realidad, lo que vemos frente a nosotros son alternativas en los modelos de negocio. Si Radiohead decide no cobrar de la forma habitual por un disco o el MIT a través de su opencourseware abre la lata de los apuntes de clase y los pone a nuestra disposición, no por ello renuncian a disponer de un modelo de negocio. Al eliminar una de las fuentes clásicas de ingreso tradicionales se afila la imaginación para buscar alternativas.

¿De dónde llega la facturación que alimenta la primera línea de la cuenta de resultados? Puede ser este un buen momento para repensar su procedencia. ¿Los ingresos atípicos pueden representar alternativas viables a futuro? Pero si eso es así, ¿debe la empresa aceptar como propio de su negocio una fuente de ingresos no vinculada a su cadena de valor tradicional? Mi respuesta es sí. La economía abierta ‘ abre’ también la lata del ingreso. Hay que repensar por qué las personas y empresas estamos dispuestas a ‘ pagar’ .

¿Puede una empresa privada con ánimo de lucro pedir ‘ donativos’ y contemplarlo como una fuente de ingreso estable? Parece una locura. Pero el lucro y el no lucro se están fundiendo en una plaza de mercado donde las fronteras se diluyen. El tercer sector se privatiza y la empresa privada migra -o quiere hacerlo y hay que estar atento a las formas- hacia esquemas de valores propios del tercer sector. Y la santa madre iglesia bendice el cuarto sector, lo dijo el Aspen Institute, amén.

En un ámbito artesano, esta realidad la tenemos enfrente todos los días. Llevamos a cabo muchas actividades no facturables, junto a otras donde facturas lo que puedes. Aplicas leyes de mercado donde los proyectos tienen un precio. Pero ¿cómo cobrar a gente que se acerca para poner en marcha nuevos proyectos en los que están colocando toda su ilusión? Quizá pueda facturarse si disponemos de ayudas públicas… lo cual no sé en realidad si es facturación, porque se rige por otros criterios. Hay lo que hay y se factura lo que se factura. Nada que tenga que ver con precio de mercado. Y tan contentos.

Tenemos que conseguir proyectos para no facturar. Así de claro. O, como decía antes, proyectos que no se rijan por la obtención del máximo beneficio económico. Sí, tenemos que ser empresa y tenemos que no serlo. O tenemos que ser otro tipo de empresa. Al final, no me engaño, hablamos de ética. Eso en lo que tantas aplica el refrán: ‘ dime de qué presumes y te diré de qué careces’ . Y hasta incluso, a veces, seguro que se me puede aplicar. Paradojas y dilemas irresolubles con los que convivimos.

Buen fin de semana, por cierto.

— — — -

La imagen en Flickr es de David Lacarta.


Sobre esta noticia

Autor:
Consultorartesano (1347 noticias)
Fuente:
blog.consultorartesano.com
Visitas:
3107
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.