Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lucia Aragón escriba una noticia?

Fábula sobre la ira

24/07/2010 04:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Clearharmony

Hubo una vez, cuando Dios vio que la gente se apartaba de sus malas acciones, cambió de opinión sobre la calamidad que había preparado, protegiéndola de una catástrofe inevitable.

Un hombre, entre los habitantes de esta tierra antigua, no estaba satisfecho con el giro de los acontecimientos. Arrepentido de sus fechorías pasadas, esperaba ser castigado y dirigiéndose hacia Dios con ira, le dijo disgustado que prefería morir en castigo a sus transgresiones anteriores en lugar de seguir viviendo. Al mismo tiempo, este hombre sabía que Dios era lento para juzgar, lento para castigar e infinitamente paciente y tolerante.

Dios le dijo amablemente: "¿Tienes derecho a estar enojado?"

(sxc.hu)

El hombre se alejó de Dios, se fue al campo construyó una vivienda y esperó.

Dios estaba triste por el hombre, porque hacía mucho calor. Por compasión, hizo crecer un arbusto justo a la derecha de la vivienda del hombre para que le diera sombra y apaciguarlo. El hombre disfrutaba del arbusto, se acostó y se durmió.

Al amanecer del día siguiente, Dios creó un gusano para que atacara al arbusto y se secara. Cuando salió el sol, el hombre despertó y vio que el arbusto se moría. Le reprochó que se marchitara y muriera, agitó el puño al cielo. El sol se abatió sobre el hombre, incomodándole cada vez más. Se levantó un viento sofocante, que hizo sufrir tanto al hombre que le pidió a Dios morir inmediatamente antes que soportar el sufrimiento.

Dios le dijo suavemente: "¿Es justo estar enojado contra el arbusto? Tú no hiciste nada para hacerlo crecer, pero el arbusto te dio consuelo. Creció solo en la noche y murió durante la noche sin ti. ¿Crees que es justo que Dios esté preocupado por un solo hombre enojado mientras otros le muestran respeto, gratitud y alabanzas, y no se enojan nunca con él?

La conciencia del hombre se despertó de repente, se sintió avergonzado, agradeció a Dios por la lección. Hizo la promesa a Dios y a sí mismo de llegar a ser una buena persona y controlar sus emociones.


Sobre esta noticia

Autor:
Lucia Aragón (1000 noticias)
Fuente:
deorienteaoccidente.wordpress.com
Visitas:
5173
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.