Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Consultorartesano escriba una noticia?

Fábricas llenas de ritmo y no de rutina

02/03/2011 06:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Case Goods conveyorAyer descubrí lo que ya sabía, pero que no tantas veces es evidente: las personas muchas veces organizan su trabajo al margen de lo que diseñan sus empresas. Y no hay que salir de las organizaciones clásicas para verlo. La forma en que una persona decide relacionarse con su trabajo es una decisión íntima y en los entornos fabriles habituales ocurre -quizá no tan escasamente como creemos- que hay quien hace de su actividad profesional delante de una máquina toda una obra artesanal.

Tener una máquina delante y estar sujeto al ritmo que marca no impide conquistar cotas de autonomía personal. Es un proceso complejo, que supone en buena parte reinterpretar esa parte degradante que toda rutina conlleva. Richard Sennett ya lo decía en El artesano (el subrayado es mío):

Repetir una y otra vez una acción es estimulante cuando se organiza mirando hacia delante. Lo sustancial de la rutina puede cambiar, metamorfosearse, mejorar, pero la compensación emocional reside en la experiencia personal de repetir. Esta experiencia no tiene nada de extraño, todos la conocemos: es el ritmo. Ya presente en las contracciones del corazón humano, el artesano ha extendido el ritmo a la mano y al ojo.

Apropiarse de la actividad profesional sin poseer ni los medios ni los materiales también es posible. Es una actitud; nada más, pudiera pensarse. Pero no sólo, porque suceden cosas tan curiosas como una que vi ayer. En un entorno altamente regulado, con un proceso delimitado por los cuatro costados -sistema de calidad desplegado al máximo- la persona que está frente a la máquina tiene ‘ su herramienta’ , que trae en su caja de herramientas personal. No la que le entrega la empresa, sino la suya personal.

La conversación gira entonces a la relación que tiene con esa máquina. Y descubres que aunque veamos 25 máquinas iguales, allí existe un mundo personal, íntimo, diferenciado. No hay estandarización que valga. Su ‘ gancho’ para desatascar piezas es su diseño particular, adaptado a su fuerza, estatura y maña. Y está ubicado en un soporte específico, un invento de quita y pon, que desaparecerá con su relevo. El compañero del relevo de noche será otro mundo.

La escena es sencilla: estamos escuchando a una persona que ha creado su microcosmos de satisfacción íntima con la máquina. ¿Hasta dónde quiere colocar en ese vínculo algo importante de su vida? Es algo que depende de ella. Es una decisión personal. ¿La empresa sabe que esa relación específica se da entre esa máquina y esa persona? Lo sabe, lo intuye… y lo respeta. Hasta cierto punto se queda al margen. No interviene. Deja que lo que tenga que ser, sea. Eso sí, esa persona se queja amargamente de que esa máquina está ‘ sucia’ . No quiere trabajar así.

Me acordé de algunas que escuché a Jesús Fernández en nuestra jornada sobre empresa y economía abierta del pasado 18 de febrero. Seguro que Yuri Noda también lo habrá visto. Cuando tienes frente a ti un mundo lleno de grandes avances tecnológicos y piensas que todo queda regulado, pues resulta que no. Que hay ¿enormes? espacios de creación individual en los ¿diminutos? actos cotidianos.

Hay muchos mundos en éste. Y también dentro de nuestras empresas industriales tradicionales hay actitudes artesanas que se traducen en un orgullo por el producto que se fabrica y por la actividad en sí que se despliega. Y en un mundo hiperregulado las personas encontramos alternativas. Sennett de nuevo:

En los talleres, las oficinas y los laboratorios se produce tanta improvisación como en las calles. Lo mismo que en el jazz, otras formas de improvisación implican habilidades susceptibles de desarrollo y mejora. La anticipación puede reforzarse; la gente puede hacer progresos en su capacidad para negociar lindes y bordes; puede hacerse más selectiva en relación con los elementos que decide variar.


Sobre esta noticia

Autor:
Consultorartesano (1350 noticias)
Fuente:
blog.consultorartesano.com
Visitas:
3628
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.