Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Peter Ve escriba una noticia?

Las más extrañas fobias de las celebridades

17/06/2009 02:24 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Más del 10 por ciento de la población los padece y los famosos no son la excepción. Los miedos, fobias, ansiedades, obsesiones siempre han perseguido a las estrellas de Hollywood

Por más que lleven adelante una vida llena de lujos y glamour, no pueden dejar de ser vulnerables y sentirse amenazados ante ciertos objetos y circunstancias.

Hay quienes poseen los miedos más frecuentes, como puede ser el temor a volar, a las alturas, a la oscuridad, pero también están las fobias más excéntricas como atemorizarse ante objetos antiguos o paralizarse ante una planta de interior. Especialistas calculan que existen unos 530 miedos y temores y muchos de ellos atacan a las celebrities más admiradas.

Bella y exitosa, Jennifer Aniston confesó su pánico a volar; miedo que es compartido con estrellas de la talla de Michael Jackson, Cher o Penélope Cruz, que han protagonizado algún que otro ataque de pánico a bordo de una aeronave. A tal punto que la actriz española motivó hace un par de años atrás el aterrizaje forzoso de un avión en Estados Unidos debido a una incontrolable crisis en pleno vuelo.

El temor a los insectos y algunos animales también suelen ser comunes entre los mortales. La actriz australiana Nicole Kidman dijo que teme a las mariposas; Justin Timberlake, a las serpientes; Orlando Bloom, a los cerdos; Brad Pitt, a los tiburones; Scarlett Johanson expresó que suele paralizarse ante una cucaracha; Sheryl Crow y Johnny Depp odian a las arañas.

El actor de Piratas del Caribe expresó, además, que también suele entrar en pánico ante la presencia de un payaso. La fobia de Depp ante los simpáticos personajes fue justificada por él mismo que dijo sentir un miedo profundo por "la cara pintada y esa risa tan falsa y exagerada". Y no es el único de los famosos en padecer de coulrofobia. El rapero Puff Diddy también confesó sentirse amenazado ante la presencia de un payaso, así como el actor Daniel Radcliffe.

Estrellas de la talla de Kim Basinger y Daryl Hannah han pasado muy malos momentos debido a que padecen de agorafobia, un terror a los espacios abiertos y llenos de gente, por lo que suelen ser figuras que no frecuentan fiestas populares o espacios donde puedan registrarse aglomeraciones.

Los truenos suelen provocar un gran temor entre los más chicos de la casa, pero hay celebrities que no lo han podido superar como el caso de Madonna, que no puede soportar las tormentas eléctricas, cargadas de rayos y relámpagos.

El temor a la oscuridad quizá sea el más infantil de los miedos, pero sin profundizar en las razones por las cuales les persiste en la adultez, la actriz Jennifer Love Hewitt y la tenista Serena Williams asumieron que sólo pueden dormir con la luz encendida.

Sarah Michelle Gellar (protagonista de Buffy, la Cazavampiros), ni el jugador Roberto Carlos soportan estar en un cementerio ni pasar por su puerta; y Matthew McConaughey teme quedar atrapado en una puerta giratoria.

El terror a las enfermedades es una de las fobias más típicas. Michael Jackson, Donald Trump y Woody Allen son los que más al extremo han llevado su pánico a contraer alguna enfermedad. El rey del pop suele dejarse ver por la calle con mascarillas y túnicas para aislarse de los microbios.

Entre las fobias menos frecuentes y más extrañas, se destacan las que padece el futbolista David Beckham. El astro indicó que sufre de ataxofobia, un miedo extremo al desorden, por lo que todo a su alrededor debe estar perfecto: las prendas de vestir acomodada por colores, las latas de gaseosa deben estar correctamente alineadas en la heladera y todo a su alrededor tiene que acomodado según su criterio.

Si existen fobias excéntricas, seguramente la de Christina Ricci sea una de ellas. La actriz de La Familia Addams dice que no soporta estar cerca u observar una planta de interior y, sus allegados confirmaron que su hogar está decorado por hojas y flores plásticas.

El genial James Bond, Roger Moore, asumió que tiene pánico a los colores claros, a las antigüedades y a los cubiertos de plata. Otra figura que confesó sus miedos fue la cantante Shania Twain, quien aseguró padecer una extraña fobia que consiste en un miedo irracional a sufrir algún tipo de accidente.

Este tipo de miedo se llama distiquifobia. En función de sus temores, la cantante lleva medidas de seguridad extremas en sus conciertos y apariciones públicas, siguiendo todos los detalles de manera obsesiva.

Billy Bob Thornton, el ex marido de Angelina Jolie, procura evitar el mobiliario antiguo.

Pero los miedos no son una novedad en la meca de la industria cinematográfica y los más exitosos directores del género también padecían de fobias que alteraban su comportamiento y hábitos.

El legendario cineasta Alfred Hitchcock era ovofóbico y se volvía loco en presencia de un huevo y Stanley Kubrick, el director de La Naranja Mecánica, tenía miedo a volar (aerofobia).

En alguna oportunidad, Kubrick aseguró: "A lo largo del tiempo, he descubierto que no me gustaba volar, y he reparado en comprometedores márgenes de seguridad de la aviación comercial de los que nunca se habla en la publicidad de las aerolíneas. Así que he decidido viajar por mar, y jugármela con los iceberg".

Lo que confirmó aún más su desconfianza a volar fue que de joven sacó una licencia que le permitía pilotear aeronaves de un solo motor. Irónicamente, eso sólo contribuyó a incrementar su fobia hacia los aviones.

Si de directores fóbicos se trata, Woody Allen se encuentra entre los más maniáticos. En una de sus películas, tirado en un diván, Allen le confiesa a una oveja su larga lista de miedos y fobias: los insectos, la luz del sol, los perros, los niños, la altura, a las habitaciones pequeñas, la muchedumbre, los cangrejos y todo lugar fuera de Manhattan.

Nadie imaginó que la escultural Carmen Electra sea una fóbica del agua y no sepa nadar. La actriz que se saltó a la fama por encarnar a una guardavidas en Baywatch confesó que siente pánico y sensación de ahogo al sumerger su cabeza en el agua y que una de sus grandes frustraciones es no haber aprendido a nadar.

También es difícil de creer que una de las mujeres más deseadas no pueda ver su imagen en un espejo. Pamela Anderson, otra de las guardianas de la bahía, dijo que odia ver su reflejo y que intenta evitar mirarse en los espejos.


Sobre esta noticia

Autor:
Peter Ve (44 noticias)
Visitas:
18331
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.