Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Nathaly escriba una noticia?

Extrañas Danzas del mundo, que no conocemos

25/08/2009 02:24 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La Danza y el Baile pertenecen a la sociedad desde hace 10.000 años (es el registro más antiguo de la utilización de dicha expresión artística) utilizado para rituales espirituales, religiosos y folkloricos. Vale la pena conocer un poco más sobre algunas de ellas

La danza es la ejecución de movimientos acompañados con el cuerpo, los brazos y las piernas. Ha formado parte de la historia de la Humanidad desde tiempo inmemorial.

El hombre se ha expresado a través de las artes desde su aparición en la Tierra, y de esta manera ha manifestado alegrías, tristezas, deseos, emociones, pedidos y agradecimientos. Así nos llegan desde tiempos inmemoriales sus artes, y de su mano, sus costumbres, su vida toda, y hasta parte de su historia. La danza no es ajena a este fenómeno, y es posiblemente de las primeras artes a través de la cual se comunica el hombre, es importante destacar que tal vez sea la más simbólica de las artes ya que, al prescindir básicamente de la palabra, se acentúa la necesidad de una buena transmisión gestual.

De esta manera, hoy haremos un recorrido por algunas de las danzas tradicionales de culturas lejanas, desde las más extrañas hasta las más pintorescas, tratando de aprender un poco sobre su significado y su importancia para aquellos que la realizan.

Empezamos con la Danza Kacak,

El valor de las danzas en las culturas asiáticas es de una magnitud incomparable, puesto que no sólo forman parte del imaginario colectivo, trayendo reminiscencias del pasado de la nación y de su historia, sino que contribuyen a generar un efecto cohesionador en los miembros del grupo, aglutinándolos en un todo cultural común.

En este caso, la danza Kecak, llevada a cabo en Indonesia, es una de las danzas más populares de este país. En ella participan decenas de personas, aunque no todas danzan y los instrumentos musicales son sustituidos por un numeroso coro que repite incansablemente un sonido que se pronuncia “kachak”.

Esta danza es una de las más dramáticas danzas de este país, y está extraída de la épica hinduista Ramayana. En ella se narra la historia del rescate del príncipe Rama a la princesa Sita, quien fue raptada por el rey de Lanka.

Observar esta parte de la tradición Indonesia es una experiencia formidable, y permite comprender el significado que la danza tiene para el grupo particular que la lleva a cabo y para la sociedad en general.

Suazilandia baila la Danza de los Juncos, La tradicional Danza de los Juncos reúne todos los años a decenas de miles de adolescentes y jóvenes que durante dos días cantan y bailan con los pechos descubiertos para mostrar su feminidad, vestidas con ropas que llevan los colores de la bandera nacional. "No me importa para nada enseñar mis pechos. Es algo de lo que todas aquí nos sentimos orgullosas. Todas lo hacen, y eso nos hace femeninas", dice una de las jóvenes, Zila Gwebu, de 19 años.

Las chicas llevan prendas amarillas, rojas y azules. Portan machetes, antorchas o escudos guerreros, y también cañas de tres o cuatro metros que han recogido en los últimos días.

Sus bailes y el lento avance de la bulliciosa multitud por la explanada situada cerca del Palacio Real deja una estela de polvo, ante la mirada de miles de personas nacionales y extranjeras que han llegado para ser testigos de la celebración tradicional.

Las jóvenes, todas solteras, están adornadas con un collar de cuentas, llamado ligcedesha en idioma suazi. Su torso lo cruza una bandolera de flecos o un pareo enrollado de color oscuro, y las caderas las cubren una falda muy corta, llamada indlamu . En los pies, unas tobilleras con semillas ovales marcan el ritmo de la danza, la emafahlawande .

En un principio, la idea de esta tradición era que todas las participantes se abstuvieran de tener sexo hasta que estuvieran en edad de casarse. El rey Mswati III suele utilizar esta ceremonia para escoger esposa (ya tiene doce).

La Danza de los Derviches; Un derviche (del persa: darvish, "mendigo") es un miembro de un grupo religioso musulmán de ascética Sufi. El término persa significa, literalmente, «el que busca las puertas» y se refiere a una persona que vive una pobreza mendigante y ascética, indiferente a las posesiones materiales, dedicada al aprendizaje de la religión similar a la orden mendicante de los frailes también conocidos como faquir.

Los Mevleví o Derviches Giradores es una orden derviche de Turquía, fundada por los discípulos del gran poeta Sufí Jalal al-Din Muhammad Rumi en el siglo XIII. El centro de la orden está en Konya (Turquía).

Se conoce los Mevleví también como Derviches Giróvagos o Derviches Giradores porque tienen una ceremonia de danza-meditación, llamada Sema, que consiste en una danza de hombres acompañada por música de flauta y tambores. Los danzantes, giran sobre sí mismos con los brazos extendidos, simbolizando "la ascendencia espiritual hacía la verdad, acompañados por el amor y liberados totalmente del ego". La ceremonia se originó entre los místicos de la India y los sufís turcos.

Los mevlevíes, alcanzan el éxtasis místico en virtud de la danza, símbolo del baile de los planetas. Los derviches mevlevíes giran sobre sí mismo hasta conseguir el éxtasis. La danza es acompañada de flautas, atabales, tamboriles, esa especie de violines llamados kamanché, y laúdes de mástil largo como el saz turco. Esta tradición musical se desarrolló a través de la ceremonia maulawiyya llamada Ain Sharif, que ha tenido compositores famosos como Mustafa Dede (1610-1675, Mustafa Itri (1640-1711), o el derviche Alí Siraÿaní (m. 1714).

La Danza Macabra -Totentanz-.

Dentro de las profundidades más oscuras de la naturaleza humana hay temores calados muy hondo, temor a lo desconocido, temor a lo inseguro pero más allá de todo temor a desaparecer… temor a ser olvidados y caer en un profundo abismo de nada. La muerte personifica el olvido, es la desaparición en su plena esencia. Así como los chicos de pequeños aprenden a cargar con sus temores jugando con estos para así tal vez llevarlos consigo más fácilmente, la cultura humana en su conjunto también lo hace de manera similar. Es mediante la expresión de estos temores globales que compartimos como especie, así como hoy en día vemos películas sobre guerras termonucleares -nuestro posible Armagedón- en los tiempos antiguos, cuando la peste hacía estragos por Europa, el arte comenzó a jugar con la muerte.. Quién sabe, tal vez así se hacía más digerible.

Chichamaya, la Yonna es considerada la manifestación folclórica más auténtica, pues simboliza el enorme patrimonio cultural albergado por la etnia wayúu de la Guajira Colombiana

La Danza macabra o Totentanz, es un tema alegórico en el arte, tanto en la música, como en la pintura o literatura que se caracteriza por la representación de esqueletos humanos -símbolo de la muerte- danzando, moviéndose o jugando como si se aferraran a su vida perdida. Tanto el rico como el mendigo, el Papa como el hereje son representados en estas imágenes, la muerte es inevitable y es igualadora, al final, todos somos huesos marchando a la tumba. En la danza macabra vemos esas diferencias terrenales se acaban en la muerte, y son los esqueletos bailando tan eufóricamente los que nos comentan que no importa cual haya sido el rol o posición de una persona durante su vida, al fin y al cabo eso desaparece. La figura del esqueleto en los siglos XIV y XV representaba a la muerte literalmente, un mundo repleto de plagas oscuras y guerras interminables pintaba un paisaje sombrío en las bóvedas de los cementerios donde los esqueletos se apilaban día tras día, y los crematorios que trabajaban la 24 horas del día no hacían más que iluminar esta cruel realización. El mundo es efímero y lo efímero se acaba, que triste.

Podemos ver representaciones de esta alegoría en los grabados del siglo XV de Huy Marchant, quien se podría decir es uno de los “padres” del genero, Konrad Witz, Hans Holbein y en infinidad de frescos que pululan las capillas y cementerios más antiguos de Francia, Suiza y Alemania. Siendo la más famosa la obra -tristemente destruida- que se encontraba en la Iglesia de los Santos Inocentes de París. En la poesía y literatura Goethe, Calderón de la Barca, Quevedo y muchos más de los más prominentes escritores que conocimos dejaron impresas sus impresiones sobre el tema.

La yonna, danza wayuu; Comúnmente llamada danza Chichamaya, la Yonna es considerada la manifestación folclórica zuliana más auténtica, pues simboliza el enorme patrimonio cultural albergado por la etnia wayúu de la Guajira Colombiana.

La Yonna es un rito comportamental de múltiples connotaciones simbólicas que mantiene dentro de la cultura guajira tres atributos esenciales: búsqueda del equilibrio social, solidaridad colectiva y relación entre el cosmos y el hombre. Básicamente los wayúu se reencuentran a través de este baile que consolida y perpetúa sus tradiciones.

El kasha o caja, único instrumento utilizado en esta celebración, imita los diferentes sonidos del mundo wayuu; con su toque se inicia la celebración. El kasha va apurando el ritmo para atraer a los wayuu, quienes buscando olvidar los momentos difíciles y fortalecer los vínculos de solidaridad van a la celebración.

Previamente, se limpia una extensión de terreno, que será el Pioui, círculo que describe los aros del espacio terráqueo y los círculos lunares. En ese espacio tendrá lugar la Yonna o Yonnakat durante una o varias noches. Es un baile en honor a la luna kashí.

La danza se ejecuta por parejas, primero sale el hombre, da media vuelta a la izquierda o a la derecha e invita a la mujer lanzando una exclamación: “¡wasei!¡pusaja!¡mirroua!”; ella, con un giro completo, acepta y así se inicia el baile.

Se le considera una danza libre; sin embargo, sí está constituida por ciertas secuencias que son marcadas por el tamborero: Skua kaarai o karaikuya (los pasos del alcaraván), Shi chirai´ra Majayülü (movimiento de los senos de la señorita), Sukua Patajuwa (pasos de cataneja) y Jayamulerüyaa (hacer como las moscas, única parte donde varias mujeres bailan alrededor de un solo hombre).

A lo largo del baile la mujer persigue al hombre al son del tambor. Ella va abriendo la manta con ambas manos y él se desplaza hacia atrás con largos pasos evitando caerse. Finalmente cuando ya no puede más, cae e inmediatamente ambos son reemplazados por otra pareja. Si el hombre abandona el baile por cansancio, sin ser tumbado, es felicitado por los otros varones y a la mujer se le reconoce su elegancia.

Para la Yonna, las mujeres utilizan trajes especiales y coloridos llamados Ashein y un pañuelo de colores. Este atuendo va acompañado de collares, pulseras de oro y aretes que se colocan en los tobillos para que suenen al bailar. El traje del hombre se llama She´i y es una manta cosida por un lado con una abertura en el centro. En la cabeza lleva un Karatse (aro tejido de paja) con borlas de lana de muchos colores y un penacho de plumas de pavo real o de gallo fino. Ambos van maquillados según el motivo de la celebración.

Danzas populares de la etnia han, ricas y atractivas

Los hans, dueños de una larga historia y brillante cultura tradicional, son el grupo étnico mayoritario de China. Esta etnia habla han, de la familia de lenguas han-tibetanas, y constituye el 93, 3% de la población del país. Habita en su gran mayoría en el norte, el este, el centro, el sur y sudeste de China.

Desde la antigüedad, sus danzas y cantos son abundantes y atractivos y nunca han dejado de desarrollarse. Hoy día, debido al alto ritmo de trabajo, el espacio de habitar estrecho, las relaciones interpersonales un tanto distanciadas y el acceso de la cultura extranjera y de la diversión de alta tecnología, muchos hans que viven en las ciudades han ido olvidando sus danzas, e incluso hay quienes no las conocen ni saben bailar. De ahí surge el malentendido de que la etnia han no tiene danzas propias. En realidad, sus danzas son muy ricas en contenido y poseen una gran variedad. Aun un mismo género puede ser distinto en estilo, forma y atuendo de región a región.

Entre los festejos se practican las danzas y cantos legados de las dinastías Song (960-1279) y Qing (1644-1911). Desde la antigüedad la nación china toma al dragón por tótem. Con el tiempo este animal mitológico ha sido endiosado. Se cree que es capaz de volar por las nubes, revolver el río y el mar y decidir sobre la sequía o inundación, debido a lo cual es muy respetado por los hans, agricultores por tradición, y disfruta de las ceremonias con ofrendas. Durante la Fiesta de la Primavera, de norte a sur hay toda clase de imágenes del dragón en medio de la ensordecedora explosión de cohetes y de su humo que tapa el cielo. De todas las imágenes, la más conocida es la del “dragón de tela” o “dragón de color” colosal, de diez metros de largo y hecho con cintas de seda de color.

En la Danza del dragón, los hombres que sostienen el cuerpo del dragón con palos corren y se contornean para exhibir cómo el dragón se revuelca por el suelo, sacude la cola y se arrolla en una columna de jade. En la provincia de Zhejiang es popular el Dragón de cien hojas, danza en que un grupo de muchachas forman las escamas del dragón con las nubes y flores de loto de papel o seda en las manos y, bajo la guía de un hombre, se mueven con gracia cual si el dragón volara a través de las nubes. En las aldeas del sur de China, los campesinos atan paja de arroz para darle forma de dragón, le clavan encima varillas de incienso encendidas y bailan el Dragón de paja en la noche vieja. Así, en la oscuridad los espectadores admiran a un dragón de fuego volando con chispas. Los hans también bailan la danza Dragón de la tierra, transmitida de la dinastía Qing (1644-1911). Este dragón tiene patas y camina por el suelo y, con la cabeza alzada, vomita agua para anunciar buena lluvia en el nuevo año. Otra danza es el Dragón del banco, popular en las zonas al sur del río Amarillo. Es un dragón pequeño de fina confección y atado a un banco largo. Sus tres bailarines, sujetando cada uno una pata del banco, trotan y saltan dando vueltas al tañido retumbante de los gongs y tambores.


Sobre esta noticia

Autor:
Nathaly (27 noticias)
Visitas:
8909
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.