Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jean Bernstein escriba una noticia?

¿Qué explicaciones plausibles hay tras KIC 8462852?

25/10/2015 19:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En la formación de un sistema solar y en el avance científico los discos protoplanetarios y la imaginación juegan un papel fundamental

Fuente: Http://www.theatlantic.com/science/...

Traducción y adaptación: Jean Bernstein.

La controversia sigue ardiendo. Y cada vez con más ganas. ¿Qué esconde la misteriosa estrella KIC 8462852? ¿De verdad hay una civilización alienígena tras todo este debate? ¿O es tan solo una anomalía más dentro del infinito cosmos? Los científicos piden, ante todo, precaución. La posibilidad de que otra civilización tecnológicamente avanzada sea la responsable debería ser la última en considerarse. No es la primera vez, ni será la última, en la que un sistema estelar nos de un susto. Pero, igualmente, los investigadores ya están trabajando para destapar todo este asunto. La NASA, los astrónomos profesionales y los astrónomos amateurs, así como astrofísicos de todo el mundo... todos tienen su propia hipótesis. Si juzgamos nada más por su nombre, podría tratarse de una estrella más, aunque no hay nada en el comportamiento de KIC 8462852 que se asemeje al del resto.Esta estrella, detectada por un programa de ciencia ciudadana que ayuda a filtrar la información enviada por el telescopio espacial Kepler, tiene la extraña costumbre de disminuir la intensidad de su brillo a intervalos irregulares.Para hacernos una idea de la singularidad de esta ocurrencia, baste señalar que de las cerca de 150.000 estrellas que vigila el telescopio, esta es la única que se comporta de este modo.La reducción temporal de la luminosidad se produce, por lo general, cuando un planeta pasa por delante de su estrella durante su recorrido orbital.

Esta estrella algo más grande que el sol y que se sitúa a unos 1.500 años luz de aquí, entre Cygnus y Lyra. El pasado septiembre, en un estudio publicado, se encontró una anomalía en su "curva de luz". La luz se utiliza para estudiar los planetas. De esta forma se puede obtener una cantidad bastante variopinta de información sobre el astro. El caso es que KIC 8462852 muestra que "algo" pasa por delante del planeta cada ciertoKIC 8462852 muestra algo más grande que un planeta orbitando a su alrededor de manera irregulartiempo. Este objeto, que tapa la luz de la estrella es demasiado irregular para ser un planeta. (En la imagen vemos como podría verse basándonos en otra estrella)

Además, si lo fuese, este no reduciría hasta casi un 22% el brillo de la estrella. Júpiter, por ejemplo, solo es capaz de reducir un 1% el brillo de nuestro sol, y es enorme. Por tanto, lo más lógico es pensar que se trate de un conjunto de escombro protoplanetario. Y hasta ahí todo sería normal si no fuese porque la estrella no es una estrella joven. Esto quiere decir que no tiene sentido que exista un resto planetario, es decir, un disco de escombros que van uniéndose hasta formar un planeta. Los investigadores detrás del paper afirman que jamás se habían topado con nada semejante. Y es cierto. Pero, además, estas palabras son las que han derivado en las más alocadas especulaciones.

Más sobre

Y es precisamente este cambio el que nos permite deducir la existencia de un planeta. La frecuencia de estas caídas –que son regulares– se corresponde con la duración de su órbita. Pero en el caso de la estrella en cuestión, los intervalos observados fueron completamente irregulares, tanto en frecuencia como en intensidad.En 2009, por ejemplo, se registraron dos pequeñas caídas, además de una caída asimétrica de una semana en 2011, y una serie de varias caídas durante tres meses en 2013 (algunas de ellas del 20%).De lo dicho hasta ahora se desprende que entonces, la causa de este comportamiento no puede ser la presencia de un planeta aunque no puede serlo además, porque la intensidad de la disminución es muy grande: incluso si se tratase de un planeta del tamaño de Júpiter (el más grande de nuestro Sistema Solar), la luz de KIC 8462852 se reduciría solo en un 1%.

Entonces, ¿cómo se explica este fenómeno? Tabetha Boyajian, astrónoma de la Universidad de Yale, en Estados Unidos, institución que lanzó el programa de ciencia ciudadana Planet Hunters en 2010, publicó un estudio recientemente sobre las posibles causas.Pero cada una de ellas, dice la científica, tiene un punto débil. "Nos rascábamos la cabeza... Por cada idea que se nos ocurría, siempre había algo que argumentar en contra", explicó Boyajian.En principio, Boyajian y su equipo descartaron que se tratase de una falla en el telescopio o en los procesadores de datos. También desestimaron que fuese una estrella joven, que aún está en el proceso de acumular masa, y por ello está rodeada de una nube de polvo y rocas que podrían explicar la irregularidad de su brillo.El estudio concluye que la explicación más factible puede estar en un grupo de exocometas que se acercaron a la estrella y se rompieron a causa de la gravedad, dejando en el proceso enormes cantidades de polvo y gas.Si los cometas se trasladan en una órbita que los hace pasar frente al planeta cada aproximadamente 700 días, sus fragmentos que se siguen desgranando podrían explicar la disminución irregular del brillo percibida por Kepler.La única manera de verificar esta teoría es con más información, pero desde que el telescopio dejó de funcionar correctamente en 2013, es más difícil obtener datos. Mientras tanto, la investigación continúa en otra esfera.

Intrigada por el hallazgo, Boyajian compartió los resultados de su estudio con Jason Wright, colega de la Universidad Estatal de Pensilvania e integrante de una organización que investiga exoplanetas y mundos habitables.Según Wright, si ninguna de las razones antes mencionadas resulta convincente, ¿por qué no pensar en que el fenómeno podría ser causado por una serie de megaestructuras equipadas con paneles solares, construidas por extraterrestres?Los científicos que creen en la existencia de vida inteligente -o al menos la posibilidad- de ella fuera de nuestro planeta, sostienen que una civilización alienígena de avanzada se caracterizaría muy probablemente por su capacidad de obtener la energía de su sol y no de la explotación de los recursos de su propio planeta.Tanto Boyajian como Wright advierten que esta hipótesis es muy pero muy remota y que se debe tomar con pinzas.No obstante, creen que es una hipótesis válida, digna de ser investigada. Y para ello, ambos presentarán una propuesta para enfocar un masivo telescopio radial hacia la curiosa estrella. El astrofísico David Barrado cree que "antes de postular" que la curiosa señal de la estrella KIC 8462852 procede de una megaestrutura extraterrestre, se debe dar "una demostración que no deje duda". Barrado ha citado a Carl Sagan para señalar que "los fenómenos extraordinarios requieren pruebas extraordinarias" y, a su juicio, "aún quedan muchas opciones que descartar" antes de recurrir a la posibilidad de la inteligencia alienígena. "En este estudio quedan por cuadrar algunas "Asociar lo que pasa en KIC 8462852 con extraterrestres es saltar al vacío", ha insistido. De este modo, el científico del Centro de Astrobiología (CAB) se ha decantado más claramente por la posibilidad de que la anomalía en el brillo de la estrella hallada por el telescopio Kepler de la NASA sea consecuencia de un conjunto de cometas, que no serían similares a los que conocemos, sino "a una escala mucho mayor". “Un enjambre de cometas es la posibilidad que más cuadra", ha declarado a Europa Press Barrado, aunque el fenómeno no es "habitual" ha señalado que "se han visto estructuras similares en sistemas distintos y en condiciones diferentes". "En un análisis como este lo que se hace es ir descartando opciones y, al final, queda esta como posible", ha señalado. Aun así, reconoce que al equipo que ha llevado a cabo este trabajo le quedan por llevar a cabo algunas pruebas más para seguir descartando posibilidades. "Asociar lo que pasa en KIC 8462852 con extraterrestres es saltar al vacío" El astrofísico apunta que los datos se han recogido con un telescopio que es "muy preciso" pero tiene unas limitaciones. Además, señala que les faltaría realizar un seguimiento espectroscópico, que les permitiría ver si hay algún otro objeto menos masivo que este orbitando la estrella. Una investigación que les podría dar "una información adicional sobre lo que se está observando". Tampoco se ha realizado visualización en infrarrojo. "Las estrellas son muy peculiares", recuerda el experto. Solo hay que recordar el caso de KIC 4110611 cuya curva de luz también resultaba muy extraña... hasta que se detectó que, en realidad, el sistema era complejo, era un sistema estelar de cinco estrellas. Los propios investigadores no han tardado en señalar muchos de dichos escenarios, a cual más increíble. Pero en todos, como bien apunta Steve Howell, de la NASA, dejan en último lugar a una posible civilización alienígena. Y es que, por muchas ganas que tengamos de saber que no estamos solos en el universo, todavía es pronto para averiguarlo. Aunque, quién sabe, tal vez ahora estemos un paso más cerca. O no. Parece que a muchos se nos olvida que la Kepler, como toda la instrumentación humana, está sujeta a fallos del material. Esto quiere decir que podríamos estar ante un fallo de medición. Por supuesto existen procedimientos para evitar estos fallos. Pero hasta los procedimientos fallan a su vez. Así que todo es posible.


Sobre esta noticia

Autor:
Jean Bernstein (168 noticias)
Visitas:
3693
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.