Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Siusango escriba una noticia?

¡Éxito o Fracaso!... ¿Un problema de Autoestima?

21/10/2009 23:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Cuántas veces has visto o escuchado hablar del éxito y del fracaso?... Tal vez muchas y a miles de personas… ¿verdad?... Sin embargo, ¿cuántas veces te has preguntado a qué se debe? ¿Qué es lo que lleva a las personas por uno u otro camino?

La verdad, es que la autoestima es la base que ancla nuestras vidas a uno de esos caminos y dentro de este, el concepto de Sí Mismo es fundamental para comprender los procesos emocionales y psicológicos que suceden en el individuo. Esto debido a que la postura que toma el individuo en forma totalmente inconsciente, se mueve entre dos grandes “percepciones internas” y estas son: “Yo estoy mal” o “Yo estoy bien”. Si opta por “Yo estoy mal”, entonces la imagen de Si mismo que fortalece, es una imagen carente de amor, débil, con alto grado de culpabilidad, miedo y sin sentido de pertenencia. Es de por si, una imagen negativa de Si Mismo.

Dentro de estos procesos está el total desconocimiento que se tiene respecto de como y desde cuando el individuo capta, recibe y procesa la información. Inconsciente de esto, desde los comienzos de su gestación y formación como tal, en el interior de la matriz materna y hasta mucho después de su nacimiento –e el periodo en que se da inicio a la manifestación del lenguaje hablado- incorporará en sus registros de memoria, conceptos y significados que no tan solo correspondan a la “palabra hablada” sino que, de todo lo que observa, con todos los sentidos, AMPLIFICADOS con los procesos emocionales que emanan de su interior y que aún inconsciente de sus significados, sólo le permiten “sentirse bien” o “sentirse mal”, “sentirse amado” o “sentirse no querido”, “sentirse aceptado” o “sentirse rechazado”. Procesos que lejos de poder explicar sólo se manifiestan en llanto, pataletas, rebeldía, mañas o, por el contrario: alegría, risotadas, juegos y tantas otras manifestaciones que nos muestran el estado de ánimo en que se encuentra el sujeto en formación. Esto claro, luego de que ha nacido, ya que el “Yo estoy mal” o “Yo estoy bien” se manifiesta a través de expresiones emocionales que muestran disgusto o alegrías y se va reafirmando a través del tiempo.

Sin embargo, hay un periodo en el cual se forma el individuo en el interior del útero materno, donde está recibiendo, durante más o menos 9 meses, todos los impulsos de su madre, sus emociones, sus reacciones nerviosas, sus alegrías, sus pesares, su propio estado de ánimo. Adentro, cada elevación de la voz por parte de la madre, cada grito o insulto por parte del otro, resuena como un peligro fulminante y el sujeto en formación se recoge como buscando refugio del eminente peligro, pues los líquidos del cuerpo de la madre cambian su PH, se alteran. Los latidos del corazón de la madre se aceleran, su sangre se bombardea más rápidamente en forma angustiosa… por nombrar algunos de los probables efectos que pueden ocurrir en una persona que pasa una rabia, una pena, algún gran susto, un peligro, etc.

¿Cómo crees tú que esto afecta al feto “sujeto en formación”?

Pero, como el no puede expresarse ni entender que es lo que pasa, su sistema guarda en su bulbo raquídeo y su cerebelo toda esta información que, por ese exceso de adrenalina segregada por su madre, posteriormente, se traducirá en vibraciones que comprimen las células: “angustias, miedos, temores u otros” o, vibraciones que expanden las células llenándolas de energía, que para él no tendrán un aparente sentido ni significado pues el impacto de la situación es traducida en ondas eléctricas (+/-) y modificación del PH de los líquidos que interactúan durante su gestación y que van quedado grabadas, formando lo que posteriormente será su inconsciente y su subconsciente.

Este “feto”, ni siquiera sabe que siente o no siente, pues no tiene conciencia y mucho menos puede elegir que se graba en los registros de su sistema nervioso y sus emociones. Esto llega a tal grado de sensibilidad, que no sólo afecta los estados de la propia madre sino que todos los que interactúan con ella pues, todo gatilla en emociones de felicidad o infelicidad, en elevadas vibraciones o bajas vibraciones, en latidos del corazón que lo aceleran o que lo relajan.

Lo mismo sucede con todos lo eventos externos, ya sea de peligro, de accidentes u otros, que acontecen durante el embarazo a una mujer. Esto se comprueba fácilmente, ya que muchos individuos cuyas madres sufrieron accidentes o estuvieron expuestas a peligros durante su embarazo, al nacer y posteriormente desarrollarse como adultos, han encontrado las respuestas de muchos de sus “sentir” que por momentos les agobió, cuando han logrado vivenciar su desarrollo al interior del útero materno.

Pero, tú te preguntarás y ¿Qué tiene que ver esto con el éxito o el fracaso y la autoestima?...

Verás, cuando por alguna razón has sentido, ya sea con sonidos, gestos, expresiones u otros, que estas en peligro, que algo te va a pasar, que algo malo te va a suceder, tiendes a buscar respuestas y/o protegerte, pues sientes que ese algo es contra ti, porque algo te va a pasar a ti, no es ajeno a ti, está directamente relacionado con tu seguridad, con tú vida, con tú integridad o con lo que tu más quieres. Si asocias esa sensación a un lugar determinado, posteriormente tú pensarás, que ese lugar no es bueno para ti, o que en ese lugar no te quieren o no te aceptan, o que ahí, tú corres peligro porque algo o alguien, sientes que quiere hacerte daño. Esto es lo que te puede suceder al interpretar sensaciones que de alguna manera en ti evocan peligro, siendo adulto. Puedes imaginar, como sentirías, si hay algo extraño que rompió la armonía interior donde tú estabas tranquilo, en un sueño profundo y algo abruptamente cambia tu estado y tal vez, tenías 5 meses de gestación. Tú no sabes de donde viene ni lo que es, solo “sientes” que algo cambio y te incomoda, provoca en tu interior una sensación extraña, desagradable, y te inquieta. Más aún cuando estas manifestaciones se producen en forma constante. Entonces, sientes que lo que sea, no es bueno, que no eres bienvenido, ahí ya se inician las primeras sensaciones de que esto no es bueno para ti y, si no es bueno, te pregunto ¿Qué premisa crees tú que comenzará a gestarse en tú interior, en forma muy inconsciente? Y desde esa perspectiva ¿Cómo te podrás parar frente al mundo?

Esto, sin saber, va formando los primeros esquemas de aceptación o rechazo que imprime en su inconsciente y subconsciente el individuo y, va edificando el concepto de Sí Mismo..

Esto, sin saber, va formando los primeros esquemas de aceptación o rechazo que imprime en su inconsciente y subconsciente el individuo y, va edificando el concepto de Sí Mismo, dando origen a los primeros peldaños de la Autoestima y, el “Yo estoy mal” o “Yo estoy bien” va determinando la postura que se definirá en ti en forma definitiva alrededor de los 7 a 8 años. Imagínate como es la situación en aquellos no deseados o aquellos embarazos producto de las violaciones o con marcada tendencia a la violencia… ¿Cómo crees tú que vienes esos bebes al mundo? ¿Qué calidad de información traducida en vibraciones de miedo, espanto, etc. traerán incorporados en sus inconscientes? ¿Podrán ser estas unas de las tantas causales de la creciente escalada de agresividad y violencia suscitada en los tiempos actuales?

Sí, mis estimados amigos y amigas, la autoestima no se forma después de nacer, se potencia después de nacer, pero se empieza a formar sobre la base de tranquilidad o intranquilidad que vive el “feto” en cuestión, durante su permanencia en el útero materno.

Esto se acentúa o minimiza durante el parto. Si el parto fue muy difícil, este individuo se verá frenado energéticamente, dependiendo de la dificultad que tenga al momento de nacer. Más aún, el sentido de vida, de arraigarse a la vida se desarrolla y potencia cuando este “recién nacido” es colocado en los brazos de su madre durante los primeros momentos de su vida. Su ancla a la vida esta en el contacto vital y fundamental con su madre y ojala su padre en esos primeros momentos

Entonces, inconscientemente, una vez que ya eres capaz de identificar las sensaciones de miedo o alegrías, lo que te permite construir o te paraliza, te verás enfrentado/a a vivenciar dichas emociones que te impedirán avanzar por el camino del éxito o que te llevarán por el camino del fracaso, al sentir que hay algo que no sabes que es, que te paraliza, que no te deja avanzar y que interiormente resuena en tú inconsciente y subconsciente como “Yo estoy mal” o “Yo estoy bien”. Luego cuando ya eres adulto/a, si no fuiste inteligentemente ayudado, el fracaso tomó forma en ti “Yo estoy mal”… Yo no puedo”… “Yo no me lo merezco”… o, por el contrario si tuviste la suerte de contar con quienes te ayudaron, potenciando el amor en ti, tus cualidades y dones, reafirmándote siempre “Yo estoy bien”… “Yo siempre puedo”… “Quien mas que Yo, que me lo merezco”… el éxito te llevó a lograr tu felicidad.

La autoestima… la autovaloración ira potenciando el concepto de Si Mismo, de cómo te paras frente a la vida “inseguro o seguro” de ti mismo, lo que al final y al cabo determinará tú éxito o fracaso en lo que hagas. Escucha a las personas cuando se expresan frente a sus desafíos, te darás cuenta que esta postura de “Yo estoy mal” o “Yo estoy bien” se ve con una marcada connotación que determina si tuvo o no éxito en lo que emprendió y, aunque no medie palabra, la actitud física de su cuerpo y de su mente lo delatara.

Importante entonces, es conocer bien cuales fueron las circunstancias que envolvieron el embarazo de tú madre cuando tú estabas en gestación y como fue el momento de tu nacimiento, ya que esto te permitirá comprender en parte lo que te lleva al éxito o al fracaso y, escúchate a ti mismo... ¿Cuál de las expresiones mentales “Yo estoy mal” (Actitud negativa= Fracaso) o “Yo estoy bien” (Actitud Positiva= Éxito), te has pillado repitiendo en tu interior, con mayor frecuencia, en cualquiera de sus formas?


Sobre esta noticia

Autor:
Siusango (1 noticias)
Visitas:
13250
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.