Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Salviati escriba una noticia?

Existir

29/01/2011 12:29 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Todos los seres humanos compartimos muchas cosas, pero una de ellas nos pasa muy desapercibida. Todos tenemos la sensación de existir.

Un aviso antes de empezar. Voy a tratar este tema con extrema crudeza, buscando acercarme a la utopía de la verdad. A todos nos puede resultar molesta y ofensiva mi opinión aquí expuesta, pero mi objetivo es el mismo de siempre... pensar y hacer pensar.

Todos tenemos, constantemente, la sensación de ser, de existir, de ocupar un espacio en el mundo. Pocas veces nos planteamos donde estábamos antes de nacer, que era de nosotros cuando construían las pirámides de Egipto o caía en imperio Romano. Alguna más pensamos en que será de nosotros cuando muramos, llegando siempre a darnos contra la misma pared, pongamos o no el colchón de la religión para amortiguar el golpe.

No cuadra. No hay explicación. Nuestro concepto de existencia, de ser, tal como lo sentimos para nosotros mismos, no es compatible con el resto del espectro espacio-temporal. Está tan particularizado y contextualizado que es ridículo que nos lo creamos.

¿Por qué nos lo creemos? ¿Por qué lo tenemos todos los humanos?... mi explicación típica.... la ley de leyes, la evolución de Darwin, que contestó todas las preguntas. Somos el resultado de la ingeniería evolutiva, que con el objetivo marcado de hacernos mejores para sobrevivir, alcanzó la tecnología que nos define física y mentalmente. Cuanta mejor percepción de nuestro entorno, mayor posibilidades de detectar peligros y evitarlos. ¿Qué mejor manera de percibir el mundo que creyendo que existimos, que pertenecemos a él, que tenemos un estatus cualitativo presencial en el mismo?

Pero es solo eso, un paso más en la mejora de las especies. Nuestro egocentrismo sobrepasa lo lógico, al caer en la parcialidad de creer en nuestra propia existencia.

No somos. Únicamente hay un complicado y muy complejo algoritmo de percepciones y respuestas antes las mismas que se pone en marcha sobre el 4-5 mes de gestación, impulsado y generado por la información que nos precede y que nos es delegada, nuestro ADN, testigo escrito con toda la carga tecnológica evolutiva. La flexibilidad que mostramos, nuestra plasticidad mental, nos permite creernos vivos dentro del mundo en el que nacemos, que ha sido muy distinto desde el instante temporal en el que empezó nuestra especie.

Antes de nacer, no estábamos ni éramos. Después de morir dejamos de ser y de existir. La única razón que es lógica dentro de estas dos verdades es que durante nuestras vidas tampoco somos.

Nuestro concepto de ser está magnificado por nuestra necesidad genética y Darwiniana de luchar por nuestra supervivencia, en un intento de mejorar la percepción del mundo en el que tenemos que sobrevivir.

Existir, es un invento del hombre.

Esto no debe interpretarse como el fin de nuestra motivación para vivir. Al contrario. Debemos aceptar la que para mí es una realidad, y, una vez comprendida, saborearla más intensamente. El entender algo lo enriquece, le da brillo. Te permite enfocarlo desde más ángulos y por lo tanto ser más fuerte y más capaz.


Sobre esta noticia

Autor:
Salviati (96 noticias)
Fuente:
laagoradesalviati.blogspot.com
Visitas:
2520
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.