Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Aicrag escriba una noticia?

¿Existe la libertad de expresión en España?

02/11/2018 19:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Más sanciones cada día corresponden a faltas de respeto o consideración, lo cierto es que este precepto otorga una gran discrecionalidad a la hora de su interpretación. Este tipo de sanciones superan al año los 3 millones de euros

Libertad es una de esas palabras que por abundancia de uso se ha ido vaciando de significado. Tanto es así, que quizás a estas alturas se nos ha olvidado cómo, en la práctica, debería ser un país libre. Porque no puede dejarse de apreciar que la libertad, a la que todo individuo tiene derecho en igual medida, no siempre es igual para todos, pues a pesar de ser iguales, hay estructuras sistemáticas que se traducen en condiciones de desigualdad.

En un país libre, a los individuos se les permite opinar, se les permite parodiar, se les permite hacer música y crear sus letras, se les permite participar de esa libertad. En un país libre, una parodia graciosa es sólo eso, una parodia graciosa y se acepta y se sonríe o no, pero no se monta un espectáculo mediático en torno a una chorrada, y quien quiere lo ve y quien no cambia de canal. Pero aquí, en nuestro país de pandereta y cachiporra, los intolerantes han decidido elevar la libertad de expresión al grado de tema capital. Cualquiera en Europa o en el resto del mundo libre pensaría que si estos intransigentes tienen tiempo para debatir si un humorista se suena los mocos en una bandera o lee el prospecto del paracetamol, es porque ya resolvieron ellos todos los problemas que achacan a la ciudadanía, como la pobreza, cuya incidencia en la vida nacional lentamente atenta contra la vida digna de sectores de población muy deteriorados, o como la violencia que aumenta día a día sin descanso.

Por eso, en un país libre se le deja al individuo decidir qué entretenimiento quiere ver y cuál no. Qué tipo de productos culturales ofenden su moral y cuáles no. Es esa libertad lo que permite la pluralidad del pensamiento y el respeto de todo un pueblo. Sólo faltaría que estos fascistas nos digan qué dieta de consumo cultural debería tener el español medio.

Tenemos que darnos cuenta de la peligrosidad de estos argumentos. Porque bajo esa misma premisa que hoy nos exponen, pueden limitarnos mañana otros tipos de contenido que no les gusten tampoco y forzarnos a consumir únicamente propaganda estatal, religiosa o paramilitar si les da la gana. ¿No se dan cuanta acaso que el hecho de que exista material con el que están en desacuerdo no implica una obligación de verlo o apoyarlo? Eso es la libertad, cada uno busca el cauce por el que mejor y más cómodo navega.

En un país libre se le deja al individuo decidir qué entretenimiento quiere ver y cuál no sin ninguna injerencia

En España somos libres y lo somos porque hay un principio, la ley es igual para todos. Los llamados constitucionalistas deberían aceptarlo; ellos que tantos aspavientos hacen en favor de la Carta Magna. En un país libre, en el que de verdad los ciudadanos son libres, existen conductas que reconfortan y cohesionan: la solidaridad, el respeto, la tolerancia y la flexibilidad.

Que no venga ningún merluzo ofendido como el estrambótico personaje de Frank Cuesta a soltar parrafadas sobre los valores de este país, cuando no hace tanto tuiteaba que “no hay justicia en este puto mundo", después de haber enviado una petición al rey Felipe VI para que intercediera tras conocer la sentencia de Yuyee, su mujer.

La igualdad de oportunidades es una idea de justicia social, buen hombre, una idea que propugna que un sistema es socialmente digno y justo cuando todas las personas tienen las mismas posibilidades de acceder al bienestar social y poseen los mismos derechos políticos y las mismas libertades de expresión. Si no le gusta a usted la sexta, pues ponga en su televisor Trece TV, que esa seguro le va ha gustar.


Sobre esta noticia

Autor:
Aicrag (255 noticias)
Visitas:
3888
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.