Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Exhorta Obama en Buchenwald a evitar crímenes contra la humanidad

05/06/2009 10:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El presidente estadunidense Barack Obama depositó hoy una rosa blanca en la lápida del ex campo de concentración de Buchenwald, donde exhortó a mantener viva la conciencia para que semejante crimen contra la humanidad no se repita. Obama visitó el lugar junto a la canciller federal de Alemania, Angela Merkel, y el Premio Nobel de la Paz y ex prisionero en ese lugar, Eli Wiesel, quienes se unieron al llamado. La visita al ex campo de concentración de Buchenwald fue la actividad a la que el mandatario estadunidense le dedicó más tiempo durante su visita informal de este viernes a Alemania, y que desde el principio fue designada por su gente como el motivo principal. La visita siguió un hilo conductor: tras su histórico discurso en El Cairo sobre el nuevo inicio en las relaciones de su país con el mundo islámico, y antes de ir Normandía para tomar parte en la conmemoración del 65 aniversario del desembarco aliado, que fue el principio del final de la Segunda Guerra Mundial y del Holocausto. Su presencia en Buchenwald destacó, por una parte, los estrechos vínculos entre Estados Unidos e Israel, y la conciencia sobre la tragedia del Holocausto. Por otro lado, remarcó la importancia del aniversario que este año se cumple en Normandía del desembarco de las fuerzas aliadas para derrotar a la Alemania nazi de Hitler y liberar campos de la muerte como el que visitó este viernes. Su estancia duró más de dos horas y sólo hubo transmisión de televisión en vivo en el recorrido que Obama hizo junto a Merkel y Wiesel en los exteriores de la enorme instalación. Al entrar al edificio donde se halla el museo, la visita se convirtió en privada y sin prensa. Obama dijo que esos momentos los quería en privacidad. Entró acompañado de Wiesel y Merkel, sin cámaras. Ahí pudo ver el pelo humano que los nazis cortaban a los presos antes de matarlos y cremarlos, las gafas con graduación, piezas dentales, con oro y postizas, que les recogían con el fin de comercializarlas. Obama dijo en conferencia de prensa en Dressden, junto con la canciller federal alemana, que su tío abuelo, hermano de su abuela, dejó de hablar varios meses al regresar a Estados Unidos después de haber participado en las liberación de las instalaciones de Buchenwald. La razón fue la fuerte impresión y el horror por lo que había visto en ese campo de la muerte. El tío abuelo, Charles Payne, tenía entonces 19 años y procedía de Chicago. Obama visitó también los crematorios de Buchenwald sin ser seguido por la mirada atenta de la prensa de todo el mundo, vio las torres vigías de los nazis, las barracas donde amontonaban a seres humanos en condiciones infrahumanas. Al término de la visita, Merkel se colocó ante un podio al aire libre para dar un mensaje. Destacó que la lápida del memorial que es Buchenwald tiene permanente la misma temperatura: 27 grados centígrados. Quien extienda la mano y la toque lo puede constatar. El objetivo de las autoridades alemanas es recordar que esa es la temperatura media del ser humano cuando está vivo. De esa forma se marca el contraste de lo que fue Buchenwald, un campo de la muerte y de un frío terror. Merkel formuló las interrogantes que muchos alemanes se siguen planteando: ¿Por qué un país presuntamente culto pudo experimentar semejante ruptura con la civilización? Al tomar la palabra, el presidente de Estados Unidos dijo que era necesario luchar contra cualquier tipo de intolerancia y expresó su anonadamiento por la capacidad del hombre para el mal, pero también para el bien. Hay que permanecer alertas para evitar que algo así vuelva a pasar, exhortó. Wiesel expresó por su parte que su padre murió en ese campo de concentración llamándolo a él, de sólo 16 años y muerto de miedo, sin poder acercarse. "La lección debe ser que algo así nunca debe repetirse", dijo. "Hagamos del siglo XXI una centuria de un nuevo comienzo, de esperanza", concluyó. Obama, acto seguido, partió hacia Landstuhl, en el occidente alemán, para visitar el mayor hospital militar de su país en el extranjero donde se internan a los soldados estadunidenses heridos en Irak y Afganistán.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
1564
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.