Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Chema Gil escriba una noticia?

EXCLUSIVA: El secuestrador de los cooperantes españoles es Saharaui, tenemos sus papeles

09/09/2010 21:17 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los desmentidos de Argelia y el Frente Polisario respecto a la vinculación de elementos saharauis y polisarios en el secuestro fue una pura y simple falacia. El secuestrador vivía en el campamentos de Tinduf

Chema Gil. Periodista. Www.gacetaforense.es . www.analisisdeinteligencia.blogspot.com

El Frente Polisario hace años que adoptó la vieja técnica de convertir una mentira en un falaz simulacro de verdad con el método de la repetición y la difusión de la falacia y, así lograr que la misma asiente en el imaginario común como si de una verdad se tratara.

Para ello ha sido capaz de aprovechar en la sociedad civil española el apoyo de ciertos colectivos, movimientos, grupos y asociaciones ?integrados en la mayor parte de los casos por personas bien intencionadas- que han terminado por conformarse en auténticos altavoces de una falacia global que es, en realidad, el Frente Polisario.

Vayamos a la última gran mentira del Frente Polisario esta vez en relación con el secuestro de los cooperantes españoles cometido por Al Qaeda en el Magreb Islámico, el antiguo Grupo Salafista para la Predicación y el Combate.

El pasado 12 de Marzo el ‘ Ministerio de Información’ de la autoproclamada República Saharaui emitió un comunicado en el que desmentía ‘ rotundamente’ que elementos saharauis y del Frente Polisario hubieran podido participar en el secuestro de los cooperantes catalanes que fueron liberados hace unos días.

El comunicado del Polisario decía que ‘ El llamado Omar Uld Sid Ahmed Uld Hamma, conocido por el nombre de Omar el Saharaui, no es nativo del Sahara Occidental y no pertenece ni perteneció a ningún órgano ni del Frente Polisario ni del Estado Saharaui’ . En otro de los múltiples desmentidos se llegaba a decir que ‘ ni siquiera tenía lazos de sangre con el pueblo saharaui’ e insistían en su no pertenencia al Frente Polisario. Nada más lejos de la realidad. Como demuestran los documentos a los que hemos tenido acceso a través de un periplo digno de película.

Dicen que se coge antes a un mentiroso que a un cojo y, aunque el Polisario y sus supuestas autoridades reproducen conductas diametralmente opuestas a una mínima transparencia, basta recordar, como botón de muestra, que Argelia, auténtico poder dentro del Polisario se niega a que Naciones unidas inspeccione, cense y hable libremente con los saharauis de los campamentos de Tinduf; el Polisario ?decía- pese a sus mentiras de difusión masiva, no ha podido evitar en esta ocasión que desde dentro de su organización haya quien esté dispuesto a facilitar información de lo que realmente está ocurriendo.

Lo cierto es que el principal acusado del secuestro de los españoles, Omar Uld Sid Ahamed Uld Hamma, alias ‘ Omar el Saharaui’ , es un miembro del Polisario, un saharaui de sangre, con certificado de nacimiento en el que se incluye su DNI Polisario de la autoproclamada República Árabe Saharaui Democrática.

En realidad Omar como ponen de manifiesto los diferentes documentos, de la propia administración saharaui, a los que hemos tenido acceso en exclusiva, nació, creció, se casó, fue padre y estuvo viviendo en los campamentos de Tinduf hasta ser detenido entre enero y febrero pasados. Pues bien, a pesar de su relación con el Frente Polisario, esta organización -que reclama para sí los territorios marroquíes del Sahara Occidental- ha tratado por todos los medios de desvincularse del detenido, condenado e inmediatamente puesto en libertad en Malí, tras ser juzgado como autor material del secuestro de los españoles.

Así pues, Omar Uld Sid Ahmed Uld Hamma, alias ‘ Omar el Saharaui’ , fue condenado a doce años de prisión por la justicia mauritana, pero en un extraño proceso judicial de apelaciones a ‘ contrareloj’ se fueron reduciendo sus posibles penas de cadena perpetua, a veinte años y finalmente los doce años de prisión citados.

Uno de los cómplices en el secuestro, Bujari Uld Mahmud Uld Isaui, fue condenado a un año de cárcel exento de cumplimiento, mientras que los otros cuatro procesados en el juicio contra los autores del secuestro de los cooperantes catalanes Albert Vilalta, Roque Pascual y Alicia Gámez quedaban absueltos por falta de pruebas. La Fiscalía mauritana, en su alegato final, como queda dicho, redujo sorprendentemente las penas solicitadas contra los imputados, y pidió para Omar Saharaui una condena mínima que, al fin y a la postre, no cumplirá. Por cierto, la Sala Penal del Tribunal de Nuakchot consideraba que Saharaui además de los 12 años de cárcel tenía que pagar una multa de unos 30.000 euros y que le fueran confiscados todos sus bienes.

Fuentes de distintos servicios de inteligencia cifran la cantidad del rescate, además de otras contraprestaciones, en diez millones de euros

El condenado fue hallado culpable de "atentado deliberado contra la vida de personas y su seguridad, secuestro, acuerdo remunerado para controlar la libertad de una persona y utilización del territorio de la República Islámica de Mauritania para cometer actos terroristas contra extranjeros".

La sentencia venía a considerar de esta manera que el papel de Omar Saharaui en el secuestro ‘ fue determinante pero secundario’ , y que el cabecilla de la acción fue Mohamed Uld Ahmed Deye, alias Ruyi. Éste, junto a Moctar Belmoctar -jefe de la rama de Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y Mini Uld Babe Uld Sid El Moctar, iban a ser juzgados en rebeldía por el mismo tribunal, pero finalmente se tomó la decisión de posponer su juicio hasta que fueran arrestados y puestos a disposición de la justicia.

Los familiares de los procesados que fueron absueltos celebraron con sorpresa la decisión de los jueces nada más escucharla en la sala.

El mismo tribunal decidió también absolver a otros dos saharauis que también estaban siendo juzgados en rebeldía por su supuesta implicación en el caso.

Los tres cooperantes catalanes, de la organización no gubernamental Barcelona Acción Solidaria, habían sido secuestrados cuando viajaban de regreso a Nuakchot desde el puerto de Nouadhibou el 29 de noviembre pasado, y trasladados a Mali. Alicia Gámez, una de los tres cooperantes, fue liberada en marzo. Roque Pascual y Albert Vilalta siguen en manos de sus secuestradores.

Los seis detenidos fueron arrestados en enero y febrero de este año. Al Qaeda, que asumió la autoría del secuestro había afirmado previamente que había secuestrado a los cooperantes debido a la participación española en las operaciones militares internacionales en Irak y Afganistán. También indicó que liberó a la mujer por cuestiones de salud y porque ésta se había convertido al Islám. El gobierno español negó haber pagado por su liberación, aunque fuentes vinculadas a diferentes servicios de inteligencia estiman que la cantidad pagada por el rescate de los secuestrados fue de unos diez millones de euros, eso en cuanto al dinero. En realidad ha habido más contraprestaciones entre las bambalinas de todo lo ocurrido.

Las contraprestaciones hemos de buscarlas en el sorprendente proceso judicial que acabó con una condena de doce años para el autor material del secuestro de los cooperantes y en el hecho de que, a las pocas horas de dictarse sentencia, mientras los periodistas preguntaban dónde se encontraba el preso, las autoridades mauritanas aplicaran unos supuestos protocolos de cooperación judicial con Malí y decidieran extraditar al reo a Bamako, sin que previamente se hubiera solicitado formalmente la extradición de Omar.

Mauritania, obviando las informaciones precisas de que Omar era un saharaui de los campamentos del Frente Polisario y que nada tenía que ver con Malí procedió a la extradición, que se aplicó casi de inmediato tras el juicio y que se ejecutó en un avión fletado por España, según fuentes de aquel país.

En realidad además de la extradición de Omar quien al llegar a Bamako fue puesto en libertad automáticamente, otros terroristas fueron sacados de las cárceles en Malíenses con el fin de facilitar el final de las negociaciones para la liberación de los dos cooperantes que aún quedaban a disposición de Al Qaeda en el Magreb Islámico, negociaciones en las que también participó el propio Omar Saharaui.

En definitiva, España pagó un rescate de unos diez millones de Euros por la liberación, ayudó al autor del secuestro con recursos interpuestos hasta el extremo de que pudo ser fotografiado y grabado llevando el todo terreno en el que los cooperantes catalanes fueron conducidos hacia Burkina Fasso.

En medio de esta situación tenemos a Argelia, país que dirige los designios del Polisario y de los 46.000 saharauis que quedan en los campamentos de Tinduf y que adoptó en todo el proceso un papel discreto que se limitó a presionar para que saharuis y polisarios quedaran fuera de cualquier vinculación con el secuestro.

¿Por qué, siendo el secuestrador de los campamentos polisarios en Argelia, fue extraditado a Mali?


Sobre esta noticia

Autor:
Chema Gil (185 noticias)
Visitas:
9248
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.