Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Internacionales escriba una noticia?

Evocan católicos ecuatorianos ritos y practicas medievales

21/04/2011 12:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La conmemoración de la pasión y muerte de Cristo, que tendrá este viernes su momento culminante con procesiones que evocarán prácticas medievales de penitencia y la escenificación de la crucifixión, entró hoy de lleno en Ecuador. La Misa Popular Ecuatoriana interpretada por la Orquesta Sinfónica Juvenil, marcará la celebración de Jueves Santo, esta tarde, en la Catedral Metropolitana de Quito. En ese acto religioso, la orquesta interpretará ritmos ecuatorianos andinos como el pasillo, sanjuanito, yumbo y danzante, utilizando el texto litúrgico de la misa ordinaria. El director de la orquesta, Patricio Aizaga, dijo que la composición representa una de las obras sinfónico-corales más destacadas del país y refleja el sentir religioso ecuatoriano. Esta víspera en la misma Catedral Metropolitana, ubicada a un costado del Palacio Presidencial de Carondelet, la alta jerarquía católica protagonizó el arrastre de caudas, un ritual ampliamente publicitado y que en Quito data del Siglo XVI. Ese ritual, según expertos ecuatorianos, es una herencia de la Catedral de Sevilla, España, y proviene de una tradición del Imperio Romano en la que el Ejército rendía homenaje a un general caído en la batalla. Los personajes son el arzobispo y ocho canónigos, que simbolizan la tropa que ensalza a Jesucristo como el general caído y van acompañados de dos acólitos que llevan cirios encendidos. Los canónigos, que visten de negro, llevan tres prendas: la sotana, una capa pequeña y la capucha de la que se desprende la cauda, una tela negra de cuatro metros y una cruz roja que cae por la espalda de los religiosos y se arrastra por el suelo. El color negro simboliza la humanidad “ennegrecida” por el pecado y el luto por la muerte de Cristo; el rojo de la cruz sobre la bandera que porta el arzobispo, es el martirio; el púrpura y el blanco de la vestimenta de éste, la penitencia y la pureza. Parte esencial del ritual es el relator, cuya voz, que revisa la tradición histórica del arrastre de caudas, se escucha mientras la procesión, que parte detrás del altar mayor, avanza por la nave derecha y da vuelta a lo largo de la izquierda y retorna al altar. La procesión, que se desarrolló en el interior de la catedral, tomó algún tiempo y la concluyó el arzobispo Fausto Trávez, que llevaba en sus manos el Santísimo. El ritual terminó cuando el arzobispo batió una bandera negra, primero sobre el altar para cubrir, simbólicamente, el cuerpo de Jesucristo y luego la extendió sobre los canónigos para transmitirles la energía, los méritos y el espíritu de Cristo.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Internacionales (44072 noticias)
Visitas:
1670
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.