Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Eklektiko escriba una noticia?

Europa 2010: El umbral que surgió antes de tiempo

10/01/2010 21:44 2 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los dramaticos efectos del frente frio que asola Europa solo es la punta de un iceberg que amenaza la humanidad

Enero de 2010 será un mes de triste recordación en Europa. Cada día mas ciudades amanecen bajo la nieve y lo que viene será peor. Las temperaturas en mas de veinte ciudades de Alemania, Francia, Gran Bretaña y Holanda han bajado por debajo de los diez grados bajo cero. La peor situación se ha vivido en ciudades del norte de Alemania, Dinamarca, Polonia y Rusia donde las temperaturas han alcanzado los veinte grados bajo cero y usar los buses del transporte público es un riesgo real pues en extensos tramos se acumulan placas de hielo.

Miles de camiones de transporte de productos y alimentos están atrapados en las carreteras y en general, los servicios de transporte público han colapsado. En zonas rurales de Europa central cientos de pueblos han permanecido incomunicados por mas de 48 horas. Los bomberos han tenido que rescatar a cientos de personas que han quedaron atrapadas en sus vehículos debido a la nieve. Para Francia y Gran Bretaña se trata de la ola de frío mas larga en los últimos treinta años y en varios países de Europa no se encuentran registros históricos análogos. En áreas de Austria, Francia y Polonia, miles de hogares enfrentan el horror: se ha producido el corte del suministro eléctrico y si no se restablece en las próximas horas de seguro que decenas morirán. Signos del cambio climático. La situación se parece demasiado a aquella historia relatada por la película El Día Siguiente que hace cinco años predecía una catástrofe similar. A veces, la ficción precede trágicamente a la realidad.

El fenómeno que explica este aviso apocalíptico es la rápida variación de los flujos de las masas de aire que circundan el globo. Una compleja interacción entre corrientes de aire y agua ocurre justamente en el Atlántico Norte. Allí está uno de los puntos críticos de la circulación termohalina oceánica. Esta conecta todos los océanos como una gran cinta transportadora. Así, aguas saladas y cálidas alcanzan altas latitudes en el Atlántico norte y en invierno se enfrían. Sin embargo, la desglaciación acelerada por el cambio climático provoca un aumento del caudal de los ríos de América del Norte con el consiguiente aumento de temperatura y menor salinidad del océano Atlántico. Según los modelos meteorológicos disponibles, la alteración del ciclo de circulación tendrá efectos serios en la formación de frentes fríos en el Atlántico Norte. De igual modo como la hipótesis del científico que interpretaba Dennis Quaid se confirmaba a una velocidad sorprendente, hoy vemos aquellos signos. Existe evidencia que un fenómeno similar se ha producido antes en el Paleolítico. Sin embargo, jamás en la historia una cantidad semejante de personas dependían de servicios externos para protegerse de la inclemencia del tiempo. Paradójicamente, junto con el mayor progreso la vulnerabilidad ha aumentado.

El fenómeno ha abierto el umbral y acabado con las esperanzas de que existía un margen de tiempo para la preparación

Las decisiones que hasta hace unas semanas los gobernantes sopesaban para afrontar el cambio climático se habían basado en proyecciones que indicaban un margen de entre treinta y cuarenta años antes de entrar al umbral del incremento de dos grados de temperatura en el clima global, el punto a partir del cual se producen efectos cruciales irreversibles para la humanidad. Tal parece que ese umbral ha aparecido mas pronto de lo que pensábamos.

La oportunidad perdida en Copenhagen, debido a la incapacidad de los líderes para razonar con una visión global y acordar salidas con criterio ético, no es una ocasión mas desperdiciada, tal parece que ha sido la última y esta vez tendrá consecuencias devastadoras. ¿Tan obscura está la mente de los gobernantes que subordinan el bienestar de la humanidad por intereses económicos que exigen niveles de consumo insostenibles? Tal como indicaba Jared Diamond, la perspectiva del tiempo pasado nos brinda una cierta claridad. Una razón bajo la cual las sociedades no consiguen percibir un problema se produce cuando las tendencias del cambio físico son lentas y están ocultas entre amplias fluctuaciones. Dentro de cincuenta años cuando el desastre esté en su apogeo podríamos preguntarnos ¿por qué no reaccionamos cuando todas las señales estaban dadas?

Los chicos y chicas que recorrieron las calles de Copenhagen recibiendo varazos y rociadas de gas lacriomógeno tenían la razón. Hoy lo sabemos, si los ciudadanos conscientes no actuamos hoy no habrá mañana posible para las personas comunes y corrientes. Es hora de formar un movimiento global de respuesta que actúe en el nivel mediático, en la acción de las calles y en la política. No es sólo el clima lo que está cambiando inexorablemente, también nuestra conciencia individual y colectiva. Lo único que falta es que nos decidamos a actuar.

El severo frente frío tiene su explicación en la alteración de la corriente halotermica del Atlántico Norte debido al deshielo de los glaciares


Sobre esta noticia

Autor:
Eklektiko (9 noticias)
Visitas:
11065
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

Marvin Santos (11/01/2010)

Me imaginé algo así. Estás afirmando entonces que estamos viviendo la trama de "El Día Después de Mañana"?

0
+ -
Responder

Eklektiko (12/01/2010)

En un momento de la película en efecto el personaje de Denis Quaid explica rudimentariamente la hipotesis de la corriente termohalínica del Atlantico Norte y los efectos de la reducción de la salinización de las aguas superficiales.