Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elplural.com - Política escriba una noticia?

Europa y el Magreb: unas revoluciones sin dirección a las que hay que dar asistencia

24/02/2011 01:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Zumbido

Europa y el Magreb: unas revoluciones sin dirección a las que hay que dar asistencia

Los pueblos no tienen que pedir permiso para sublevarse frente a las tirarías. Y toda lucha contra un poder despótico y cruel es heroica en sí misma. Observar las calles de Trípoli o Bengasi manchadas de sangre por los bombardeos de un tirano hacen hervir la sangre. Pero la indignación en la distancia es sólo humo solidario.

Desde el 2 de Mayo hasta la revolución bolchevique, todas tienen sus orígenes en pueblos dominados por un invasor o por un tirano. Y la respuesta instantánea es la de la solidaridad y el apoyo a quienes se juegan la vida en esa lucha por la libertad.

Pero la responsabilidad de los europeos no acaba con las alabanzas a los héroes ni con la solidaridad manifestada con mayor o menor contundencia. Estamos ante una cadena de revoluciones o de rebeliones que exigen un análisis complejo y poliédrico.

En primer lugar está la preocupación porque la caída de los tiranos sea rápida, que se detengan los baños de sangre y se creen unas condiciones teóricas de construcción de sociedades en libertad. La salida del poder de los sátrapas es sólo el comienzo de un proceso que necesariamente ha de ser largo y complejo en el que hay una serie de análisis imprescindibles.

El segundo de ellos, el papel del ejército de cada país en sus procesos internos. El monopolio del uso de la fuerza está en los ejércitos y su legitimidad depende de su subordinación al poder civil. Pero ese poder civil hay que construirlo mediante la institucionalización de las sociedades.

En tercer lugar, el análisis de las estructuras base para crear una sociedad civil institucionalizada, capaz de organizar la democracia y de sentar las bases que soporten la garantía de los derechos humanos.

En tercer lugar, Europa o los países que se quieran implicar en ese proceso, tienen que apoyar a los partidos que homologuen la defensa de los derechos humanos, la igualdad del hombre y la mujer y en definitiva lo que hace irrenunciable las conquistas de la humanidad en los derechos de reunión, manifestación, expresión, libertad de prensa y sociedades en donde el poder civil sea independiente de las confesiones religiosas.

Barack Obama estableció en su ya legendario discurso conferencia de la Universidad de El Cairo en junio de 2009 que Islam y democracia no tenían que ser conceptos antagónicos sino compatibles. No nos puede cegar el miedo al integrismo islámico para tener tantas cautelas en el apoyo a las democracias incipientes que nos convoquen a no hacer nada.

Ni siquiera se trata sólo de ayuda económica, sino de un sentido global de colaboración que respetando las decisiones soberanas de cada sociedad, impulse los valores de la democracia, del progreso y de la modernidad para conseguir que el sur del Mediterráneo y el resto de los países árabes contagiados hermosamente por este dominó de la libertad.

Carlos Canicero es periodista y analista político

Blog de Carlos Carnicero


Sobre esta noticia

Autor:
Elplural.com - Política (4516 noticias)
Fuente:
elplural.com
Visitas:
2008
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.