Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Tahydia escriba una noticia?

La Eucaristia transforma tu vida

21/06/2011 22:46 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

html

Al reflejar en lo que significa comer la carne de Jesús y beber su sangre, considera esto: ¿No somos NOSOTROS también su Cuerpo - su carne y sangre - para el mundo hoy?

La lectura del Evangelio de hoy contiene la Gran Orden Eucarística. Sin embargo, nosotros no debemos mirar esto sólo de la perspectiva de ¿"qué hay en ello para mí"?, no si queremos ser seguidores de Cristo quien dijo, "los que se alimenten de mí tendrán la vida por mí".¿Qué clase de vida? ¿Cuál es la diferencia entre tener SU vida y la vida con la que nacimos, la existencia de carne y hueso de cuerpos físicos que finalmente pierden su vida? La respuesta está en quien se beneficia: nosotros o los demás.

Jesús nos da su cuerpo y sangre durante cada Misa para que nos beneficiemos consumiéndolo, que nos une a él (a su amor, a su vida, a su ministerio, etc.), que después debe beneficiar a los demás.

Nosotros también lo consumimos fuera de la Misa. Nosotros lo atraemos a nosotros durante nuestras oraciones, nuestras interacciones con los demás, e incluso apreciando la belleza de la naturaleza. El nos alimenta por medio de canciones cristianas y otra música inspiradora. El satisface nuestra sed para el desarrollo espiritual.

C Uando nosotros nos abrimos para r ecibir la presencia de Jesús fuera de la Misa, nosotros nos preparamos más para recibir completamente lo que él nos da dentro de la Misa. Porque la Eucaristía es nuestro Señor divino que se entrega a nosotros completamente, en su divinidad total y humanidad física, poderosa y milagrosa, nosotros salimos de la iglesia notablemente cambiados - o más bien, ese es el plan; para que suceda realmente, tenemos que cooperar con el plan de Dios participando completamente en la Misa.

Consumir a Jesús nos debe transformar a su semejanza. Nos convertimos en lo que recibimos; llegamos a ser la Eucaristía, que significa que estamos listos para que los demás nos consuman , o para ponerlo más exactamente, nosotros les damos las oportunidades para ser alimentados por la Verdadera Presencia de Jesús dentro de nosotros.

Cuándo nosotros damos amor a los demás, ellos reciben el amor de Dios, y cuando ellos no devuelven nuestro amor en una igual medida, ellos nos agotan: ¡Somos consumidos! La misma vida eucarística sucede cuando damos nuestro tiempo y habilidades y talentos pero no somos pagados ni recompensados.

Entre más nos agotamos y som o s consumidos por los demás, más necesitamos consumir a Jesús. Yo te puedo decir de experiencia que entre más ocupado estoy, más necesito orar y asistir a la Misa diaria .

Y recuerda esto, que es absolutamente esencial: Por nosotros mismos, nosotros no somos el cuerpo y la sangre de Cristo. El cuerpo tiene muchas partes. Si tu te sientes vacío y agotado, aplastado por el stress y desgastado, es porque no has permitido a Jesús que te llene con todo de su cuerpo y sangre, que incluye a las personas que él te ha dado dentro de la comunidad de la Iglesia, porque ellos son sus manos, su sonrisa, su abrazo, y su ánimo que nos refuerza ynos renueva.


Sobre esta noticia

Autor:
Tahydia (39 noticias)
Fuente:
ta-hydia.ning.com
Visitas:
897
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.