Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fairon escriba una noticia?

Ética Pragmática

31/05/2010 17:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Todos los medios son buenos cuando son eficaces

Todos los medios son buenos cuando son eficaces

Jean Paul Sartre

Todo grupo humano para alcanzar un desarrollo notable necesita indudablemente de un conjunto de normativas que conduzcan correctamente sus actos públicos y privados. La paz, la prosperidad, la armonía y la felicidad de los seres humanos dependen del cumplimiento de los preceptos que establece la sociedad. En una familia próspera y pacífica los miembros que la conforman practican, concientes o inconcientemente, las reglas éticas allí establecidas. Los cánones morales regularizan y controlan las actuaciones humanas. Aunque, en cierto modo aniquilan la libertad, aseguran, por lo menos, el respeto a la propiedad privada, a los derechos individuales, a la libre expresión, entre otros, lo que le permite a los hombres poder coexistir y por ende, vivir en comunidad.

Una sociedad carente de leyes morales será siempre problemática, si es que se le puede denominar sociedad. Un hombre sin valores éticos que observar no es más que un lobo salvaje, un animal que nunca reparará en colectivos, sólo en saciar su hambre. Los vicios que han podrido a la sociedad, se han colado a la misma a través de individuos mezquinos e ignorantes, los cuales no practican ninguna norma moral.

El hombre a través del tiempo ha ido construyendo diversos paradigmas morales, para con ello, orientar sus acciones y establecer diferencias entre lo bueno y lo malo, lo correcto y lo incorrecto. Debido a esto, existe cierta clasificación de la moral, de la cual presentamos las ideas más importantes a continuación:

- Moral cristiana: La ética cristiana radica en la práctica del bien y de las buenas obras, definidas en la Santa Biblia. Tal como lo manda Cristo (Jesús) en el Evangelio: "Haced el bien a tu prójimo como a ti mismo" Jn 7, 10-19, por otra parte, el bien o el buen obrar está presente de modo intrínseco en la persona misma la cual ha sido hecha a imagen y semejanza de Dios... Cabe hacer notar que en la cultura luterana de los países nórdicos se cree que el hombre no es bueno en sí mismo y que necesita a Dios para librarse de su mal obrar.

- Moral Existencialista: ésta resalta el papel crucial de la existencia, de la libertad y la elección individual. Sostiene que el hombre es pura existencia y pura libertad. La palabra existencia se utiliza referida exclusivamente al ser humano. Sólo el hombre existe. Existir significa que el hombre “se realiza como interioridad, como conciencia y como libertad, saliendo fuera de sí mismo, en el encuentro con las cosas y en la apertura con los otros en el mundo (Dondeyne)”. Jean-Paul Sastre, es su máximo representante.

- Moral Kantiana: es una ética del deber. Lo bueno es el cumplimiento del deber y con la intención de cumplirlo. EL bien no se relaciona con el ser sino con el deber ser. Lo bueno es lo debido. Kant agrega que es importante la intención de cumplir el deber, de lo contrario la acción no es moralmente buena.

- Moral Budista: tiene como fundamento las enseñanzas de Siddhartha Gautama, mejor conocido como Buda, el iluminado.Todo budista, sea monje o laico, adopta los siguientes cinco preceptos básicos como guías de actuación y ayuda, los cuales son:

1. Tomo el precepto de respetar la vida.

  1. Tomo el precepto de no tomar lo que no me es dado.
  2. Tomo el precepto de tener una conducta sexual correcta (que no sea dañina con otros o conmigo mismo).
  3. Tomo el precepto de no hablar de manera dañina (mentir, rudeza, ostentación, cotilleo, charla vana).
  4. Tomo el precepto de no tomar intoxicantes (que alteren la mente y me pongan en riesgo de romper los otros preceptos).

- Moral Hedonista: es la doctrina filosófica basada en la búsqueda del placer y la supresión del dolor como objetivo o razón de ser de la vida. Las dos escuelas clásicas del hedonismo son la escuela cirenaica y los epicúreos. El Hedonismo expone los siguientes postulados:

- Todos los humanos hemos nacido con la posibilidad de experimentar placer.

- El placer no es bueno, ni malo, simplemente existe.

- Lo bueno o lo malo del placer reside en cómo se busca y hasta dónde llega.

La ética pragmática busca crear una guía colectiva

- Todos los extremos son inconvenientes, el exceso de placer se convierte en vicio.

- El placer no es solamente la gratificación sensual o sexual.

- Moral Pragmática: es una corriente filosófica que asume la actitud de apreciar la utilidad y el valor práctico de las cosas.

Pero de estas ideas morales ¿Cuál es la correcta? ¿Cuál plantea las ideas verdaderas? ¿A cuál debo creerle? ¿Son todas falsas? ¿Es necesario asumir una de estas ideas morales para poder vivir correctamente? ¿Puedo negar todas esas ideas y construir yo mismo mi forma de vivir? ¿A cuál me conviene seguir? Una ética verdadera y correcta debe estar basada en su utilidad real, en los resultados que se obtengan con la práctica de las reglas establecidas por la misma, en orientar al hombre a la realización de cosas que vayan en pro de la colectividad. La moral pragmática expone y defiende estas ideas. Entonces se hace necesario conocer más afondo los orígenes y propuestas de la misma.

El pragmatismo es una corriente filosófica desarrollada poco antes de entrar al Siglo XX, en la labor de varios filósofos norteamericanos prominentes, entre los que sobresalen, Charles Sanders Peirce, William James y John Dewey. El pragmatismo es una tendencia filosófica que asume la actitud de apreciar la utilidad y el valor práctico de las cosas. La Moral pragmática es individualista y relativista; individualista, debido a que el accionar de todo individuo se justifica por su éxito personal, y relativista, puesto que no acepta principios de valor universal. Para el pragmático lo único importante es saber bandearse en la vida, descubrir la manera de triunfar.

Las ideas anteriormente planteadas se explican en la siguiente situación, imaginémosno que Juan se ha puesto como meta comprarse un auto, lo cual conlleva un conjunto de dificultades: conseguir el dinero, priorizar entre el pago de su universidad o el auto, analizar si es la mejor ocasión para esta inversión, convencer a su esposa de la necesidad de el carro y empezar a ahorrar más, puede tener el dinero para el coche pero debe reparar su casa, etc. En todas estas situaciones los individuos se ven forzados a buscar la manera de solucionar cada conflicto. Por tanto, en este sentido, bueno es lo que en cada caso concreto conduce al éxito, es decir, a la satisfacción de los deseos o intereses de los seres humanos, y malo, lo que lo aleja de ello.

Para el hombre pragmático es en la práctica donde se pone a prueba el valor de las cosas, en la actuación es donde se evalúa si una actividad es correcta o incorrecta. No hay nada que sea siempre bueno o algo que sea siempre malo. De modo que, el Pragmatista asume que los juicios éticos no deberían sustentarse en la acción que se ejecuta sino en los resultados de dicha actuación. Es posible que un hombre pragmático sea pacifista (creyendo que siempre es malo matar), mas, si un Pragmatista en particular pensara que matar siempre es malo, sería porque ese individuo consideraría que matar siempre conduce a peores consecuencias que cualquier otra acción que pudiera ejecutarse y no debido a pensar que matar fuera intrínsecamente malo.

La moralidad de una persona habitualmente se refleja en su accionar público. Alguien que es amable actuará amablemente en una variedad de circunstancias. Pero, existen quienes presumen de ser gentiles o ¨ buenos¨ sólo en ciertas situaciones. Estos o son unos mentirosos o tiene una fantasía con las buenas intensiones. El pragmático valora sólo las actuaciones reales.

La valía de cualquier cosa está determinada solamente en términos de su utilidad para lograr un fin determinado. Al responder a la pregunta ¿Esto es bueno?, un Pragmatista posiblemente replicaría ¿Bueno para qué? Debido a esto es que se dice que la ética pragmática es relativista, pues es relativa al fin que se persigue. El Pragmatista sostiene y defiende la creencia de que el fin justifica los medios. Esto es, si algo me ayuda alcanzar un deseo o una meta, entonces es bueno. Lo malo, para el Pragmatista, es lo que es contraproducente, es decir lo que no produce absolutamente nada útil.

La ética pragmática busca crear una guía colectiva. Sin basarse en ningún principio moral ya establecido, sino sustentada en la idea de la utilidad de las cosas, fundamentada en que el valor de las cosas reside en los resultados que ésta pueda ofrecer. La razón de esto es metafísica: la realidad es experiencia, pero es la experiencia de todos. Para el Pragmatista, el todo es más que la suma de las partes. Es decir que lo general es más valioso que lo particular. De este modo, cuando nos referimos a los juicios de valor, la sapiencia colectiva de una comunidad cuenta con una mayor estima, que la sabiduría de cualquier individuo de la misma. Además, un hombre pragmático dará fundamento a sus juicios morales en lo que es mejor para el mayor número de personas. Esto significa que el Pragmatista intenta lograr “el mayor bien para la mayoría”. La paz, la prosperidad, la armonía y la felicidad de una sociedad sólo se logran con una práctica correcta de normas morales.

El sentido moral es de gran importancia. Cuando desaparece de una nación, toda la estructura social va hacia el derrumbe.

Alexis Carrel


Sobre esta noticia

Autor:
Fairon (5 noticias)
Visitas:
12061
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.