Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Elplural.com - Política escriba una noticia?

Entre la ética y la legalidad, con la vigilancia siempre perversa del PP

12/03/2011 00:58 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Zumbido

Entre la ética y la legalidad, con la vigilancia siempre perversa del PP

Mientras Gadafi continúa masacrando a los libios y recupera posiciones, la comunidad internacional sigue enfrascada en las distintas opciones que existen para su intervención. Los ritmos de la diplomacia internacional juegan a la contra de la precisión y automaticidad con la que las armas del dictador libio machacan a los valientes. Lamentablemente, el tiempo juega a favor de Gadafi. Una vez más las reglas de la diplomacia internacional que tendrían que estar para garantizar derechos sirven para retrasar injerencias humanitarias.

Francia y Reino Unido están ejerciendo presión sobre el resto de sus colegas europeos para implantar una zona de exclusión aérea sobre Libia. Esto dificultaría que Gadafi siguiese empleando aviones militares para bombardear a los rebeldes. Sin embargo, no parece fácil que Rusia y China, miembros permanentes con derecho a veto del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, den su visto bueno. La posibilidad de que la experiencia Libia sirva de precedente en futuras revueltas en su ámbito doméstico sencillamente les aterra.

Con el Consejo de Naciones Unidas bloqueado por China y Rusia, los dilemas morales que están por venir prometen ser de la máxima intensidad. Una acción armada contra las tropas de Gadafi (la creación de la zona de exclusión aérea puede implicar el uso de la fuerza) sin el aval de la ONU sería ilegal, de acuerdo con el derecho internacional, pero quizás no ilegítima. La legitimidad deriva de las leyes democráticas, pero también de la moral. Y si los europeos miran para otro lado e ignoran los sufrimientos de sus vecinos del sur, la historia les juzgará de manera muy severa.

La ministra de defensa Carme Chacón ha mostrado cuales son las líneas rojas en la posición de España: que una hipotética acción cuente con el aval del Consejo de Seguridad; que cuente con el aval del Congreso de los Diputados y que se haga de manera coordinada con las organizaciones regionales. Una posición impecable para un gobierno democrático, pero difícilmente realista.

El precedente de la guerra de Irak de 2003, con patrocinio de Bush, Blair y Aznar, causó un daño inesperado más allá de las propias fronteras iraquíes. Por estar basada en mentiras y perseguir motivos espurios, ahora cualquier intervención en la región tendrá una espesa nube de sospecha. En España, no sería extraño encontrar al PP repartiendo pegatinas con el "no a la guerra", como para demostrar los dobles estándares del Gobierno. El Gobierno debe, sin embargo, ser valiente en sus decisiones y pensar en los libios, antes que en los votos.

Carlos Carnicero es periodista y analista político

Blog de Carlos Carnicero


Sobre esta noticia

Autor:
Elplural.com - Política (4516 noticias)
Fuente:
elplural.com
Visitas:
2198
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.