Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Graciela Parra Chacon escriba una noticia?

La etapa más feliz de la existencia "Lo bueno comienza a los cincuenta"

16/08/2010 04:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

María ya ha festejado su cumpleaños número cincuenta y siente que es el momento de aprovechar la vida más placentera y relajada que le posibilita la nueva realidad que ha surgido con la llegada de la madurez

Kappelhumor.blogspot.com

Sus hijos ya se han independizado y han abandonado el nido materno. Tras muchos años de esfuerzo goza de una cierta estabilidad económica y ahora dispone de más tiempo libre.

Es hora de explorar nuevas actividades artísticas, sociales, lúdicas o de cualquier otro tipo como la lectura, y de aprender aquello que antes no tuve tiempo o tranquilidad para desarrollar, como por ejemplo un hobby, un oficio o una asignatura, señala esta mujer madura y entusiasta.

Carlos acepta los cambios físicos que le han llegado con la edad y afirma que la cincuentena es el mejor momento de su vida. Este hombre no sobreestima, ni idealiza lo que hacía cuando era joven, o más joven, como le gusta aclarar. Tampoco echa de menos su primera juventud, porque no ha olvidado que fue una etapa conflictiva, apresurada, precipitada e inmadura.

Siente que ha tenido una vida bien vivida, en la que se han acumulado experiencias y sabiduría, y en la que el paso de los años ha aportado muchos conocimientos y elementos valiosos.

Carlos y María son el vivo testimonio de lo que ahora acaba de comprobar una investigación científica: que si bien la vida no comienza a los cincuenta, como reza un conocido eslogan, a partir de ese momento una persona, en realidad, puede estar más cerca de la felicidad y de la plenitud de lo que podría supo.

Según un grupo de investigadores de la Universidad de Stony Brook, en el estado de Nueva York, Estados Unidos, la etapa más feliz de la existencia, en la que los sentimientos negativos como la preocupación y el mal humor son mínimos, en comparación con otros momentos vitales, suele llegar cuando ya se ha entrado en la quinta década de vida.

Curiosamente, y contra lo que cabría suponer, el efecto de la edad sobre las emociones es más consistente que el del estado civil, la paternidad o el empleo

Al parecer, este fenómeno podría deberse a que con el paso de los años, la gente aprende a controlar mejor sus emociones negativas, o quizá relativiza o resta importancia a los recuerdos negativos, lo cual les ayuda a sentirse mejor.

Curiosamente, y contra lo que cabría suponer, el efecto de la edad sobre las emociones es más consistente que el del estado civil, la paternidad o el empleo, y circunstancias como las de tener pareja, vivir con los hijos en casa o hallarse sin trabajo, no tienen una influencia apreciable en la evolución de las emociones positivas y negativas a lo largo de la existencia humana. María Jesús Ribas.

Según el Prof. Niven, la segunda mitad de la vida puede ser mejor que la primera. Para que esto suceda hay que tener en cuenta una serie de recomendaciones basadas en investigaciones profundas sobre la conducta, los hábitos de vida y la felicidad de quienes ya tienen arrugas y canas Resumimos y comentamos algunas de esas sugerencias que más nos llamaron la atención:

  • La felicidad no es un accidente. Se puede aumentar si uno toma conciencia de lo que está haciendo y de lo que está dejando de hacer, y asume el compromiso de cambiar lo que no le gusta.
  • Hay que intentar siempre hacer cosas nuevas. Las personas que viven en la rutina son 26 por ciento menos optimistas sobre su futuro cuando se les compara con quienes están constantemente haciendo pequeñas o grandes innovaciones en su vida.
  • Las muchas cosas bellas que hay a su alrededor: un amanecer, una flor, una obra de arte, una pieza musical, una buena jugada en el fútbol, la sonrisa de un extraño, la ternura de un bebé ó el regreso a casa, etc....son cosas maravillosas que a diario suceden y que no gozamos a plenitud.
  • Nunca se jubile de la vida. Las personas que poco o nada hacen sufren de depresión y otras enfermedades en mucho mayor proporción que los que viven su vida activamente. Mantener la mente y el cuerpo en acción es la mejor manera de conservar un espíritu joven.
  • Exprese su propia personalidad. Haga lo que haga, después de los 50 años es necesario que lo haga con su propio estilo, con su propia voz, dejando siempre su huella personal en cada paso.
  • El dinero no compra felicidad. Esta afirmación que parece no ser cierta en la primera mitad de la vida, se convierte en una realidad en la segunda parte. Las personas se dan cuenta que, prácticamente casi siempre, los momentos felices que van viviendo tienen poco que ver con el dinero.
  • Mantenga sus temores a raya. Imaginarse problemas futuros, preocuparse más de la cuenta, vivir asustado, es la mejor manera de amargarse la vida. Hay que procurar mantener la mente despejada y fresca el alma.
  • Los días por venir pueden ser mejores que los días del pasado. Cuanta más credibilidad tenga este planteamiento, mayor es la probabilidad de que este deseo se materialice. Mucho de lo que nos sucede es producto de la actitud que tengamos frente a la vida.
  • No se aísle, sea abierto, sea receptivo, involúcrese con mucha gente, interésese en sus vidas. Así descubrirá aficiones comunes, experiencias enriquecedoras y compañía en los momentos difíciles. Marginarse de la familia o de la sociedad es una forma de acelerar el envejecimiento del corazón.
  • Hay que ver lo bueno, no sólo lo malo de las transiciones. Después de los 50 se presentan cambios duros de aceptar, pero en muchos casos esos cambios tienen un componente positivo -se abren puertas a nuevas posibilidades.
  • Disfrute la naturaleza. Salir al campo es muy saludable para el cuerpo, la mente, el espíritu y el corazón. Por esas cosas mágicas de la vida, la belleza de lo natural inspira, relaja y distrae.
  • Fijese y reconozca que después de los 50 la vida en muchos frentes se descomplica. Es cierto que para algunas cosas ser joven trae sus ventajas, pero también es verdad que para muchas otras tener cierta edad implica alivio. El 60 por ciento de la gente mayor de 50 años afirma que siente menos estrés, menos ansiedad y más aprecio por la vida que cuando tenían 10 ó 20 años menos.
  • Haga trabajo voluntario. Ayudarle a personas necesitadas no sólo es una noble causa, sino un gran remedio para tensiones propias. Quienes ayudan al prójimo que sufre registran 72 por ciento más de satisfacción con la vida, que quienes no lo hacen.
  • Nunca se rinda. Sea lo que sea, pase lo que pase, simplemente nunca se rinda.
  • En la medida de lo posible camine, no use el coche. Estudios demuestran que las personas que se desplazan a pie tienen menores niveles de estrés que los que recorren trayectos similares en vehículos. La medicina preventiva prescribe que se ande una u dos horas cada día.
  • Comparta lo que sabe. En la primera mitad de la vida se acumulan abundantes y valiosos conocimientos. Compartir con otra persona lo que se ha aprendido es una forma de contribuir a su mejor futuro. Y es una manera de aumentar la autoestima y la sensación de haber vivido una vida interesante.
  • No se guarde sus problemas. Contarles sus dificultades a amigos y familiares, sin convertirse en una carga, es una fórmula efectiva para aliviar presiones nocivas. Los adultos jóvenes, por orgullo, se tragan sus preocupaciones, lo cual produce una gran indigestión emocional.
  • Convierta su hogar en un paraíso. Haga todo lo posible porque su casa sea un sitio ideal: espacio para el descanso, el entretenimiento, una buena convivencia familiar, fuente de tranquilidad, lugar para desarrollar sus pasatiempos, un remanso de paz. Esto le ayudará a aliviar más fácilmente las hostilidades del mundo externo.
  • Perdone. Pensamos que perdonar es algo que hacemos a favor de quienes nos ofenden, pero en realidad el principal beneficiario del perdón es quien lo da, porque descarga su rabia y su dolor. Perdonar no es un signo de debilidad sino de fortaleza. Ensaye a perdonar y verá cuánto gana.
  • Asegúrese de que sus alegrías sean más ruidosas y más frecuentes que sus irritaciones.
  • Vaya más allá de los formalismos. A partir de cierta edad, para realmente aprovechar las relaciones interpersonales hay que olvidarse de los títulos, de las cuentas bancarias y de los apellidos ilustres, para concentrarse en la esencia de los seres humanos. Así es que se descubren las verdaderas joyas que son las que en realidad alegran la vida.
  • Haga ejercicio. Practicar ejercicios al menos media hora diaria es fundamental para conservar no sólo la buena salud física sino la mental y la emocional. Investigaciones comprueban que el principal beneficio del deporte frecuente es de naturaleza psicológica, más que física. Es además, una manera eficaz de despejar los nubarrones y las telarañas que se posan sobre las cabezas sedentarias.
  • Tenga amigos muy cercanos. La gente que tiene buenos amigos logra niveles de satisfacción con su vida superiores al que tienen los "llaneros solitarios". Y son más optimistas. . Vuélvase un niño. En lo posible, y sin exagerar, trate de mantener sanas actitudes infantiles: curiosidad, vitalidad, capacidad de reírse con facilidad, gusto por los juegos, sinceridad y un sentido de simplicidad.

  • Escuche música que le gusta, todo lo que pueda. La música produce espléndidos efectos positivos en todas las dimensiones del ser humano. Para trabajar, para leer, para cenar, para cantar, para estudiar, para soñar, etc., la música es una compañía perfecta. Cuando pueda baile consigo mismo, dejándose llevar por la música. No hace falta pareja para bailar, simplemente el deseo de hacerlo.
  • 50 años es un buen momento para detenerse unos cuantos minutos y dedicarse a hacer un repaso de lo que uno ha hecho en todo este tiempo y, lo más importante, hacia dónde se quiere ir en lo que le quede a uno de vida
  • http://espanol.mujer.yahoo.com
  • fuentes varias google

Es la etapa más feliz de la existencia, en la que los sentimientos negativos como la preocupación y el mal humor son mínimos


Sobre esta noticia

Autor:
Graciela Parra Chacon (714 noticias)
Visitas:
6571
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.